Indice Anterior Siguiente
Rev Cubana Oncol 1999;15(3):203-7
Formato PDF

LA ONCOLOGÍA EN CUBA

Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología

Incidencia del cáncer pediátrico en la provincia santiago de cuba (1990-1994)

Dra. Priscila Torres Babié,1 Lic. Margarita Graupera Boschmonar,2 Dr. Benigno Ravelo Felipe,1 Dra. Mariela García Jordán,3 Dr. Armando Rodríguez Salvá4 y Lic. Ramón Ropero Toirac5

RESUMEN

A pesar de la baja proporción que representa el cáncer pediátrico en comparación con el cáncer total de un país, es importante su estudio pues es responsable del mayor número de años de vida potencialmente perdidos además del compromiso emocional que provoca a los pequeños pacientes y a sus familiares. Éste es un estudio epidemiológico descriptivo de los niños diagnosticados por cáncer y reportados al Registro Nacional de Cáncer con residencia en la Provincia de Santiago de Cuba en el período 1990 a 1994. Se estimaron las tasas de incidencia específica (x 100 000 niños) con los datos brindados por el Registro Nacional de Cáncer. Se encontró que más del 50 % de los casos fueron diagnosticados en la provincia y que las tasas más elevadas correspondieron al grupo de 0 a 4 años, al sexo femenino y a la leucemia linfoide aguda, esta última seguida por los tumores del sistema nervioso central y los linfomas no Hodgkianos, patrón comparable con los países de Europa y América del Norte.

Descriptores DeCS: NEOPLASMAS/epidemiología; NIÑOS.

El cáncer infantil es responsable del mayor número de años de vida potencialmente perdidos por cáncer, aunque en proporción su frecuencia no es comparable con la de los adultos, es importante analizarla como un problema de salud, pues representa una de las causa de muerte más frecuentes en los menores de 14 años en nuestro país y en el mundo.1,2 Otras razones que justifican el estudio del cáncer infantil por separado son que las localizaciones anatómicas de las neoplasias más frecuentes en niños son completamente diferentes a las que comúnmente se observan en adultos y la etiología de los cánceres infantiles no es explicable mediante el modelo clásico de exposición prolongada a agentes carcinógenos; la mayoría de los factores de riesgo de los cánceres en adultos (hábito de fumar, conducta sexual, entre otras) no tienen sentido en el caso de los niños, causando éste un profundo impacto emocional en los pequeños pacientes y sus familiares.2

En nuestro país anualmente se registran un promedio de 250 niños con neoplasias malignas significando aproximadamente un 1 % del cáncer total. Cifras similares (por ejemplo 0,5 % en Noruega en 1992 y 0,7 % en Alberta en 1990) se reportan por otros registros,3,4 lo que indica que estos tumores malignos de la infancia son relativamente poco frecuentes, manteniendo la incidencia un comportamiento estable en su tendencia en Cuba en la última década, siendo las leucemias el grupo diagnóstico más frecuente seguido por los linfomas y los tumores del sistema nervioso central (SNC).5 7

En el presente trabajo se describe el comportamiento de la incidencia del cáncer pediátrico por sexo, grupo de edad y grupo diagnóstico en la provincia Santiago de Cuba en el período de 1990 a 1994.

MÉTODOS

Registro de casos

Se realizó un estudio epidemiológico descriptivo, de los pacientes de 0 a 14 años diagnosticados por cáncer y reportados al Registro Nacional del Cáncer (RNC), con residencia en la provincia Santiago de Cuba, durante el período de 1990 a 1994, incluyendo todas las fuentes de información. El universo de estudio estuvo constituido por 139 pacientes, distribuidos en los 9 municipios de la provincia Santiago de Cuba: Contramaestre, Mella, San Luis, Segundo Frente, Songo la Maya, Santiago, Palma Soriano, Tercer Frente y Guamá, durante el período antes mencionado. Se creó un fichero con los datos obtenidos de las oficinas centrales del RNC, con las variables: número de reporte, edad, sexo, variedad histológica, fuente de información y municipio de residencia.

Procedimientos estadísticos

La estimación de las frecuencias de casos se realizó por el programa SPSS para Window calculándose las frecuencias relativas por localización, municipio y grupo de edad.

En base a las frecuencias de casos se realizó el cálculo de las tasas de incidencia específica (x 100 000 habitantes) totales, por grupo de edad (de 0 a 4, de 5 a 9 y de 10 a 14), sexo y grupo diagnóstico, como uno de los indicadores que permitió medir el impacto de esta enfermedad sobre la población objeto de este estudio.

RESULTADOS

Los 139 casos en edad pediátrica (0 a 14 años) de la provincia Santiago de Cuba representan el 1,7 % en relación con el total de casos de cáncer diagnosticados en igual período (1990 a 1994); el grupo etáreo más afectado para ambos sexos fue el de 0 a 4 años con una tasa específica de 12,8. Predominó el sexo femenino con una tasa específica de 12,1 (tabla 1) excepto para el grupo de 5 a 9 años. Por otra parte la tasa global del cáncer pediátrico en esta provincia fue de 10,9.

Tabla 1. Incidencia del cáncer pediátrico por sexo y grupo de edad

Femenino
Masculino
Ambos sexos
Grupo de edad 
No.
%
TE
No.
%
TE
No.
%
TE
0 4
32
42,7
14,5
26
40,6
11,2
58
41,7
12,8
5 9
23
30,7
10,3
24
37,5
10,3
47
33,8
10,3
10 14
20
26,7
11,3
14
21,9
7,6
34
24,5
9,4
Total
75
100
12,1
64
100
9,9
139
100
10,9
TE: Tasa específica x 100 000 habitantes.
Fuente: RNC.

En la tabla 2 se aprecia que los grupos diagnósticos que más altas tasas específicas alcanzaron fueron la leucemia linfoblástica aguda, los tumores del SNC y los linfomas no Hodgkianos.

Tabla 2. Frecuencias y tasas de incidencia del cáncer pediátrico por tipo histológico en la provincia de Santiado de Cuba. 1990-1994

Variedad histológica 
No.
%
TE
Leucemia linfoblástica aguda
36
26,0
2,8
Tumores del SNC
25
18,0
1,9
Linfoma No Hodgkianos
13
9,3
1,0
Retinoblastoma
10
7,2
0,8
Enfermedad de Hodgkin 
7
5,0
0,5
Tumor de Wilms
6
4,3
0,4
Neuroblastoma
5
3,6
0,3
Sarcoma partes blandas
5
3,6
0,3
Osteosarcoma
2
1,4
0,1
Otros
30
21,6
2,4
Total
139
100
10,9
TE: Tasas específicas x 100 00 habitantes.
Fuente: RNC.

En el quinquenio estudiado se dejaron de reportar vivos 38 casos de cáncer en el grupo de 0 a 14 años, representando alrededor del 27 % del total (tabla 3). También se aprecia de esta tabla que el mayor número de casos (53,4 %) fue reportado por los hospitales de la provincia y que otros hospitales en el país también reportaron casos al RNC, destacándose en Ciudad de La Habana el Instituto de Nefrología con 7,2 %.

Tabla 3. Frecuencia de casos del cáncer pediátrico por hospital de atención o fuente de información. Santiago de Cuba. 1990 1994

Fuente de información 
No.
%
Pediátrico Norte
60
43,2
SCD
38
27,3
Pediátrico Sur
14
10,2
Instituto Nefrología
10
7,2
Pediátrico Juan Manuel Márquez
7
5,0
Hospital Provincial Saturnino Lora
3
2,2
INOR
2
1,4
Pediátrico Centro Habana
1
0,7
Pediátrico Leonor Pérez
1
0,7
Pediátrico Cerro
1
0,7
Hospital Oncológico Conrado Benítez
1
0,7
Hospital R. Chang
1
0,7
Total
139
100
Fuente: RNC.

Al analizar las tasas específicas de incidencia del cáncer pediátrico por municipio de residencia y sexo en esta provincia según la tabla 4 se encuentra que el municipio de San Luis presenta la tasa más elevada del cáncer pediátrico en la provincia. Se aprecia también un predominio significativo del sexo femenino en el municipio Santiago de Cuba.

Tabla 4. Cáncer pediátrico por municipio de residencia y sexo

 
Masculino
Femenino
Municipios 
No.
TE
No.
TE
Contramaestre
7
10,32
3
4,74
Mella
4
15,60
1
4,14
San Luis
11
17,82
10
16,65
II Frente
4
14,00
4
14,84
Songo la Maya
7
10,58
4
6,33
Santiago de Cuba
21
7,67
41
15,61
Palma Soriano
7
8,99
8
10,66
III Frente
2
9,03
2
9,47
Guamá
1
4,04
2
8,57
Total
64
9,87
75
12,10
TE: Tasa específica por grupo de edad por 100 000 habitantes.
Fuente: RNC.

DISCUSIÓN

Al comparar estos resultados (tabla 1) con los publicados por el RNC5-7 sobre la incidencia del cáncer pediátrico en Cuba encontramos que los pacientes de 0 a 4 años también alcanzaron su tasa específica más elevada para ambos sexos con un valor de 14,4.7 Internacionalmente también se observa este comportamiento.8,9 Sin embargo, los resultados por grupo diagnóstico difieren en su orden relativo ya que predominan a nivel nacional las leucemias seguidas de los linfomas y los tumores del SNC. En este estudio (tabla 2) se señala que la leucemia linfoblástica aguda (LLA) presentó una frecuencia relativa alrededor del 26 % en relación con los restantes grupos diagnósticos, seguida de los tumores del SNC, patrón presentado por la mayoría de los países de Europa4,9-11 y América del Norte.3,12 Las tasas de incidencia para ambos sexos encontradas para la LLA fue de 2,8, comparable con la de los Estados Unidos (1983 1987)12 y el Reino Unido (1971 80)11 y superior a la reportada para Bangalore, India para 1982 198912 de 1,3.

Conocer los casos informados solamente por certificado de defunción (SCD) (tabla 3) constituye un indicador de la calidad de los datos de un registro, siendo altos porcentajes indicadores de subregistro de casos.11,12 En Cuba, en igual período, se reportó un 17,8 % de SCD, valor inferior al encontrado en este estudio. Ambos valores están por encima del máximo de 15 % aceptado internacionalmente. Sin embargo, los resultados obtenidos son comparables con las cifras internacionales.

Las tasas estimadas para el municipio de San Luis para los 2 sexos y el de Santiago de Cuba para el sexo femenino resultaron significativamente superiores a las reportadas tanto para Cuba7 (12,0 y 12,2 para el sexo masculino y femenino, respectivamente) como para la provincia de Santiago de Cuba.

SUMMARY

Despite the low proportion of childhood cancer compared to other types of cancer in the country, it is important to study it because it accounts for the highest number of potentially lost years of life and also because of the emitional disorders that my cause in little patients and their relatives. This was an epidemiological descriptive study of children diagnosed with cancer and reported to the National Registry of Cancer in Santiago de Cuba from 1990 to 1994. The rates of specific incidence per 100 000 children were estimated using data from the said Registry. Over 50 % of cases were diagnosed in the province and the highest rates corresponded to the group ages 0-4 years, female sex and acute lymphoide leukemia, followed by central nervous system tumors and non?Hodking lymphomas. This patter is comparable to that of the countries in the European and North American continents.

Subject headings: NEOPLASMS/epidemiology; CHILD.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. MINSAP. Anuario Estadístico 1996. Habana, Cuba, 1997.
  2. Jurgens H. Recent Advances in Childhood Cancer. European Journal of Cancer 1997;33 (Suppl 4):S15-22.
  3. Alberta Cancer Board. Annual report. Alberta Cancer Registry. 1990. Alberta, Canada, 1993.
  4. The Cancer Registry of Norway. Cancer in Norway 1995. Oslo (Noruega). 1998.
  5. Alert J. Incidencia de tumores malignos en los niños en Cuba en los años 1973-75 y 1976-78. Rev Cubana Ped 1985;57-469.
  6. Martin A, Grueiro S, Váldes M, Longchong M. Incidencia del Cáncer Pediátrico en Cuba 1983-87. Rev Cubana Oncol 1994;10(1-2):50-8.
  7. Martin A, Alert J, Renó J, Longchong M, Grueiro S. Incidence of childhood cancer in Cuba 1986-90. Int J Cancer 1997;72:551-55.
  8. Kaatsch P, Kaletsch U, Michaelis J. Annual report 1997. German Childhood Cancer Registry, Mainz: Institud fur Medizinische Statistik und Dokumentation. 1998.
  9. Peris Bonet R, Guiral Rodrigo S, Melchor Alós I, García Medina A. Registro Nacional de Tumores Infantiles. Estadísticas Básicas (1980-1990). Monografies Sanitaries, Serie A (Estudis), No. 25, 1993.
  10. Sharp L, Black RJ, Harkness EF, Finlayson AR, Muir CS. Cancer Registration Statistics Scotland. 1981-1990. Scottish Cancer Intelligence Unit:ISD Publications, Edinburgh, 1993.
  11. Draper GJ et al. United Kingdom-England and Wales, National Registry of Childhood Tumours, 1971-1980. En: Parkin DM et al., eds. International Incidence of Childhood Cancer. Lyon, France: International Agency for Research on Cancer, 1988; IARC Sci Publ No. 87:295-97.
  12. Nandakumar A et al. Descriptive Epidemiology of Childhood Cancer in Bangalore, India. Cancer Causes and Control 1996;7:405-10.
  13. Navarro C, Lizan M, Tormo MJ. Usos del certificado de defunción en un registro de cáncer de población. Gaceta Sanitaria 1995; 2(7):197-202.
  14. Parkin DM, Chen VW, Ferlay J, Galcerán J, Storm SS, Whelan SL. Comparabilidad y Control de Calidad en los Registros de Cáncer. IARC, Informe técnico No. 19. Lyon (France). 1995.


Recibido: 16 de abril de 1999. Aprobado: 27 de abril de 1999.
Dra. Priscila Torres Babié. Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología. Calle 29 esquina a E, El Vedado, Ciudad de La Habana, Cuba.
 
 

1 Especialista de I Grado en Oncología.
2 Licenciada en Química. Investigadora Titular.
3 Estomatóloga General. Máster en Salud Pública. Profesora Instructora.
4 Especialista de I Grado en Epidemiología.
5 Licenciado en Química. Profesor Asistente Adjunto.
 
Indice Anterior Siguiente