Inicio Anterior Siguiente 
Rev Cubana Oncol 2000;16(1):44-7
Formato PDF
Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología

P-32 en el tratamiento de las metástasis óseas por carcinoma prostático

Dra. Ivette Portilla Fabregat,1 Dra. Sofía de la C. Alsina Sarmiento,2 Dr. Juan P. Oliva González,3 Dra. María del C. Barroso Álvarez2 y Dra. Daysi Chi Ramírez4

Resumen

Se informan los resultados del tratamiento con P-32 realizado en 50 pacientes portadores de carcinoma prostático metastásico con intenso dolor óseo. Se analizan los grupos de edades y las respuestas objetivas y subjetivas, así como su duración. El 50 % mostró respuestas completas y el 46 % parciales, 42 pacientes (84 %) refirieron desaparición del dolor y 6 (12 %) alivio. Se reportan las ventajas del procedimiento.

Descriptores DeCS: NEOPLASMAS OSEOS/secundario; NEOPLASMAS OSEOS/quimioterapia; RADIOISOTOPOS DE FOSFORO/uso terapéutico; CARCINOMA/secundario; CARCINOMA/quimioterapia; NEOPLASMAS DE LA PROSTATA/patología.

De todos es conocido que la mayoría de los cánceres prostáticos son sensibles a la supresión androgénica.1 Desgraciadamente casi todos estos tumores, entre 1 y 2 años después de iniciado el tratamiento hormonal caen en un estado hormonoinsensible, ocurriendo diseminación metastásica de la enfermedad.2 El sitio de preferencia es el hueso,3,4 provocando dolores de gran intensidad que afectan de manera importante la calidad de vida de estos enfermos.5 Este estado hormo-noinsensible nos obliga a utilizar tratamientos de segunda línea.6 -10

El uso del P -32 en el tratamiento de las metástasis óseas está basado en varias observaciones:

  1. Estudios realizados han demostrado que las células malignas toman una alta concentración de P-32.
  2. Marshak11 ha demostrado que las células tumorales acumulan más P-32 que las células normales, y que sus núcleos contienen mucha más cantidad de elementos radiactivos que los núcleos de las células normales.
  3. El P-32 tiene características que lo hacen que se adapte a uso biológico. Emite una partícula beta de energía máxima 1,710 MeV y una energía efectiva de 0,69 MeV, ya que la radiación beta es de poco poder de penetración, la irradiación está limitada primariamente al tejido en el cual el fósforo es depositado.
  4. El tratamiento con P-32 tiene varias ventajas como que el paciente no tiene que estar hospitalizado, pues lo tolera muy bien, se pueden tratar múltiples metástasis simultáneamente y no se han reportado reacciones severas por irradiación.12

Métodos

Se trataron 50 pacientes inscriptos en el Hospital General Docente "Calixto García" entre los años 1986 y 1989, portadores de carcinoma prostático hormonorrefractario con metástasis óseas y dolores óseos de gran intensidad que se mantuvieron en seguimiento en el Instituto Nacional de Oncología (INOR).

A todos los pacientes se les realizó hemograma con diferencial y conteo de plaquetas, por la posibilidad de depresión medular postratamiento. Se realizó además perfil renal, ya que la mayor parte del P-32 que se absorbe dentro del organismo es excretado por los riñones.

El tratamiento consistió en la administración de 2 milicuries de fósforo 32 (P-32) en días alternos, hasta administrar 10 milicuries. Todos los enfermos se evolucionaron de forma ambulatoria. Se tuvo en cuenta la edad y las respuestas subjetivas y objetivas alcanzadas, así como su duración.

Resultados

Según la tabla 1 el grupo de edades con mayor incidencia fue el de 60 a 69 años. En casi todos los casos se obtuvo un cambio sorprendente del cuadro doloroso. Los síntomas desaparecieron en 42 (84 %) de los casos, en 6 (12 %) el dolor mejoró considerablemente y en 2 (4 %) se mantuvieron los síntomas (tabla 2). Las respuestas objetivas fueron muy satisfactorias, con respuesta completa en 25 (50 %) de los casos y parcial en 23 (46 %); en 2 pacientes no se apreciaron cambios de la enfermedad (tabla 3). No ocurrió depresión medular en ningún paciente. 
Tabla 1.
Edad
No. de casos
40- 49
1
50 -59
15
60-69
23
70 -79
10
+ 80
1
 
Tabla 2.
Respuesta subjetiva
(desaparición del dolor en %)
No. de casos
%
100
42
84
80
6
12
0
2
4
 
Tabla 3.
Respuesta objetiva
No. de casos
%
RC
25
50
RP
23
46
EE
2
4
 
De los pacientes tratados, 2 fallecieron a los 6 meses; en 2 se mantuvo la respuesta pero no regresaron a la consulta después del año de seguimiento. El mayor grupo no presentó nuevos síntomas ni nuevas lesiones durante 2 años; 10 (20 %) presentaron control de su enfermedad durante 5 años y 8 (16 %) por más de 5 años (tabla 4).
Tabla 4.
Duración de la respuesta
No. de casos
%
6 meses
2
4,2
1 año
2
4,2
2 años
26
54,2
5 años
10
20,8
+ 5 años
8
16,7

Discusión

El P-32 con una emisión beta enérgica capaz de destruir localmente los tumores, constituye un radiofármaco ideal. Se ha logrado el alivio del dolor, que es uno de los grandes problemas que enfrenta el urólogo en la enfermedad maligna de la próstata con metástasis óseas.13 Además, parece ser que los enfermos con metástasis generalizadas de carcinoma prostático, pueden lograr regeneración del tejido óseo invadido cuando se emplea un tratamiento intrusivo con P-32. Teniendo en cuenta que el promedio de vida de los pacientes hormonorrefractarios es de 6 meses a 1 año,14 es importante destacar que un 75 % de los casos alcanzaron una sobrevida de más de 2 años, y en alrededor del 17 % se elevó la sobrevida a más de 5 años.

Al analizar estos factores se considera que deben realizarse estudios por gammagrafía ósea periódicos en el seguimiento de nuestros enfermos, y valorar la aplicación del tratamiento con P-32, aun cuando no existan dolores óseos de gran intensidad, ya que este tratamiento no sólo alivia el dolor, sino que también logra la desaparición o resolución de un alto porcentaje de las lesiones óseas.

Conclusiones

Se logró el 96 % de respuestas objetivas y subjetivas y prolongar la sobrevida en el 80 % de los casos a más de 2 años.

Summary

The results of the treatment with p32 of 50 patients affected by metastatic prostatic carcinoma with intense bone pains were reported. Age groups, objective and subjective responses and their duration were examined. 50 % patients showed full responses and 46 % partial responses to treatment, 42 patients (84 %) declared that their pains had dissapeared whereas 6 (12 %) reported some pallation of pain. The advantages of this method were presented.

Subject headings: BONE NEOPLASMS/secondary; BONE NEOPLASMS/drug therapy; PHOSPHORUS RADIOISOTOPES/therapeutic use; CARCINOMA/ secondary; CARCINOMA/drug therapy; PROSTATIC NEOPLASMS/pathology. 

Referencias Bibliográficas

  1. Crawford DE, Hussain M, De Antoni PB. Southwest Oncology Group Strategies in prostatic carcinoma. Semin Surg Oncol 1995;11(1):60-4.
  2. Chodak GW, Thisted RA, Gerber GS. Results of conservative management of clinically localized prostate cancer. New England Jour of Med 1994;330(4):242-8.
  3. Mundy GR, Yoneda T. Facilitation and supression of bone metastases. Clin Orthop 1995;312:34-44.
  4. Abrams HH, Spiro R, Goldstein N. Metastases in carcinomas: analysis of 1 000 autopsied cases. Cancer 1950;3:74-85.
  5. Liotta LA, Kohn E. Cancer invasion and metastases. JAMA 1990;163:1123-6.
  6. Vorreuther R. Biphosphonates as an adjunct to palliative therapy of bone metastases from prostatic carcinoma. A pilot study of clodronate. Br J Urol 1993;72:792-5.
  7. Myers G, Cooper M, Stein A. Suramin: a novel growth factor antagonist with activity in hormone-refractory prostate cancer. J Clin Oncol 1992;10:881-9.
  8. Scher HL, Chung LW. Bone metastases: improving the therapeutic index. Sem Oncol 1994;21(5):630-56.
  9. Seidman AD, Scher HI, Petrylak D. Estramustine and Vinblastine: use of prostate-specific antigen as a clinical trial end point for hormone-refractory prostate cancer. J Urol 1992;147:931-4.
  10. Crawford DE, Balmer C, Kozlowski JM. The use of Strondium 89 for palliation of pain from bone metastases associated with hormone-refractory prostate cancer. Urology 1994;44:481-5.
  11. Villarino Ulloa. Aplicación en medicina de los isótopos radioactivos. Ed. Científico Técnica. Barcelona: 1959: 269-71.
  12. Johnson DE, Haynie TP. Phosphorus 32 for intractable pain in carcinoma of the prostate. Urology 1979:137.
  13. Masud T, Slevin ML. Pamidronate to reduce pain in normocalcemic patients with disseminated prostatic carcinoma. Lancet 1989;1:1021-2.
  14. Scher HI, Kelly WK. Flutamide withdrawal syndrome: its impact on clinical trials in hormone-refractory prostatic cancer. J Clin Oncol 1993;11:1566-72.
Recibido: 16 de abril de 1999. Aprobado: 27 de abril de 1999.
Dra. Ivette Portilla Fabregat. Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología. Calle 29 esquina a E, El Vedado, Ciudad de La Habana, Cuba. 

1 Doctora en Ciencias. Especialista de I Grado en Urología. Profesora Auxiliar.
2 Especialista de II Grado en Oncología. Profesora Asistente.
3 Doctor en Ciencias. Especialista de II Grado en Oncología.
4 Especialista de I Grado en Neurología.
 

Inicio Anterior Siguiente