Inicio Anterior
Rev Cubana Oncol 2(16):135-6
Formato PDF

Notas breves

Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología

Medicina basada en evidencias

Dra. Maria. Del C. Barroso Álvarez 1

DEFINICIÓN

La medicina basada en evidencias es el empleo consciente y juicioso de la mejor evidencia existente que proviene de la investigación en atención clínica y el manejo de pacientes individuales.

Esta definición sigue evolucionando. Los términos fundamentales como consciente, uso juicioso y mejor evidencia existente proveniente de la mejor atención clínica, implican elevados estándares para todos aquellos que pretenden ejercer la medicina basada en las evidencias. Consciente, significa que la evidencia será aplicada de manera consistente en cada paciente para quién resulte relevante. Uso juicioso exige la incorporación de la pericia clínica capaz de establecer un equilibrio de riesgos y beneficios, tomando en cuenta resultados de estudios diagnósticos, y la posibilidad de tratamientos alternativos para cada paciente. Igualmente, se tomarán en cuenta las circunstancias clínicas únicas, características de los pacientes, incluyendo el riesgo basal, las condiciones comórbidas y las preferencias individuales. La mejor evidencia existente, proveniente de la investigación en atención clínica significa que quiénes practican esta medicina deben ser capaces de discernir la mejor evidencia vigente tomada del espectro completo de estudios sobre la atención de este tipo de pacientes, a esto también se le llama "evaluación crítica".

Esto significa que el médico debe tener acceso rápido y confiable a las fuentes más actualizadas de información, en las cuales la relación surgida de la investigación sea explícita y honesta. También se necesitan estudios sistemáticos sobre su aplicación en diferentes marcos clínicos que representan las etapas más avanzadas de investigaciones concebidas para determinar si las innovaciones surgidas de la ciencia básica, ofrecen resultados confiables, si ellos son de aplicación universal, y para cuales enfermos son más útiles. La medicina basada en evidencias no compite con las ciencias básicas, sino que depende de ella, y construye nuevas etapas a partir de ella.

Hace falta experiencia clínica para analizar el problema de cada paciente: ¿cuál es el problema?, el grado de severidad, las condiciones coexistentes y otros problemas relacionados.

En la formación profesional y durante todo el tiempo de vida profesional, los médicos aprenden a familiarizarse con los mecanismos básicos de las enfermedades, su fisiopatología y otros aspectos relacionados a la vez que adquieren y afinan habilidades en realizar historias clínicas, exámenes clínicos, exámenes físicos, pruebas diagnósticas y prescripción de tratamientos. Durante su vida acumula experiencia, observando correlaciones y consecuencias de sus acciones en la medida que trata muchos pacientes. Algunas decisiones clínicas son sencillas, otras muy complicadas. La experiencia y la pericia médica no puede ser sustituida por programas de computación. Pero la evidencia proveniente de la investigación puede ayudar a perfeccionar esta pericia, pero no puede realizar exámenes ni buscar entre todo el gran flujo de información, con criterios cuali y cuantitativos, los aspectos más relevantes que analizan los médicos desde los primeros momentos de cada encuentro clínico. La experiencia clínica es el elemento crucial que distingue la medicina basada en la evidencia de la medicina de libro, y la aplicación crítica de reglas y lineamientos.1-3

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. Sackett Dl, Rosenberg WMC, Gray JA, Haynes RB, Richardson WS. Evidence-based medicine. B Med J 1996;312:71-2.
  2. Haynes RB, Sackett D, Gray JM, HG. Transferencia de hallazgos de la investigación a la práctica. American College of Physicians Journal Club 1998;1(1):6-7.
  3. Dawes M. Evidence-based medicine. B Med J 1996;1:68-9.


Recibido: 9 de marzo del 2000. Aprobado: 22 de marzo del 2000.
Dra. María del C. Barroso Álvarez. Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología. Calle 29 esquina a E, El Vedado, Ciudad de La Habana, Cuba.

1 Especialista de II Grado en Oncología. Profesora Agregada e Investigadora Titular.

Inicio Anterior