Índice Anterior

COMPLEJO CIENTÍFICO ORTOPÉDICO
INTERNACIONAL "FRANK PAÍS".
CIUDAD DE LA HABANA, CUBA


Osteocondroma de localización infrecuente

Dr. Juan Entenza Surí,1 Dr. Liván Peña Marrero,2 Dra. Haysell López Díaz,3 Dra. Vilma Rondón García,4 Dr. Hugo Mirández Olarán5 y Dr. Orlando Hernández Espinosa2

Entenza Surí J, Peña Marrero L, López Díaz H, Rondón García V, Mirández Olarán H, Hernández Espinosa O.
Osteocondroma de localización infrecuente. Rev Cubana Ortop Traumatol 2003;17(1-2):101-4.

Resumen

Se presenta un paciente de 11 años de edad, sexo masculino y piel blanca, que desde hace un año se queja de molestias en el hombro izquierdo. Se realiza un examen físico, radiográfico y tomográfico y se diagnostica un osteocondroma subescapular. Se somete el paciente a tratamiento quirúrgico y se realiza exéresis y biopsia de la lesión. El examen anatomopatológico confirmó el diagnóstico de osteocondroma. El paciente evolucionó satisfactoriamente.

DeCS: OSTEOCONDROMA/cirugía; ESCAPULA/cirugía.

Los osteocondromas constituyen el 36 % de todos los tumores benignos. Representan cerca del 10 % entre todos los tumores conocidos.1 Estos tumores pueden aparecer como exostosis cartilaginosas solitarias o rara vez como una afección hereditaria múltiple. La mayoría de los osteocondromas se localizan en los huesos largos de la extremidad inferior (50 %), generalmente en el extremo distal del fémur y proximal de tibia. La localización en los pequeños huesos de la mano ocurre en el 10 % de los casos, pelvis en el 5 % y columna en el 2 %. La escápula constituye un asiento poco frecuente de los tumores óseos primarios.

Estudios estadísticos demuestran que aproximadamente un tercio de los tumores de escápula son osteocondromas, sin embargo, sólo el 4,6 % de los osteocondromas se localizan en este hueso.1,2,3

La mayoría de los tumores escapulares tienen un origen cartilaginoso, el más frecuente de ellos es el osteocondroma, seguido del condrosarcoma.4 Los tumores de escápula suelen permanecer asintomáticos durante largos períodos de tiempo y producen síntomas al crecer o cuando su localización interfiere con la función del hombro. En estos casos se hace necesario llevar a cabo un tratamiento quirúrgico que consiste en la exéresis del tumor con lo cual puede lograrse la remisión de los síntomas. Motivados por la localización infrecuente del osteocondroma en la escápula y la escasa cantidad de casos publicados en la literatura se decidió realizar el presente trabajo.

Presentación del caso

Paciente de 11 años de edad, sexo masculino y piel blanca, que durante un año ha estado aquejado de molestias en el hombro izquierdo. En los últimos 4 meses estas molestias fueron más constantes y refiere dolor durante los esfuerzos. Los familiares notan que el niño presenta una prominencia de la escápula. Por todo ello asisten a consulta.

Examen físico

A la inspección se observó una escápula alada con prominencia de su borde vertebral y se palpó una tumoración de consistencia dura, dolorosa, de aproximadamente 3 cm de diámetro en la cara ventral de la escápula izquierda, que separa el cuerpo escapular de la caja torácica.

Exámenes complementarios

Se realizó rayos X en vista tangencial de escápula donde se observó una tumoración pediculada que se proyecta desde la cara ventral de la escápula hacia las costillas (fig. 1).

Fig. 1. Radiografía tangencial de escápula que revela un osteocondroma en la cara anterior del ángulo superior de este hueso que hace prominencia hacia la caja torácica a nivel de la segunda costilla.


La tomografía axial computadorizada (TAC) mostró los detalles de esta tumoración que parece corresponder con un osteocondroma (fig. 2).

Fig. 2. Imagen tomográfica de un osteocondroma de la cara anterior de la escápula que hace prominencia hacia las costillas.

Tratamiento

Se realizó la exéresis quirúrgica de la tumoración por medio de un abordaje paravertebral medial (fig. 3) y se tomó muestra para biopsia.

Fig. 3. Vista transoperatoria de un osteocondroma de la cara anterior del cuerpo de la escápula.

Estudio anatomopatológico

La biopsia confirmó el diagnóstico clínico-radiográfico: osteocondroma.

Discusión

Los osteocondromas escapulares suelen localizarse en el cuerpo del hueso, generalmente aparecen en la segunda o la tercera décadas de la vida y tienen un claro predominio en los varones (65 %). Estos tumores son mayoritariamente solitarios y sólo el 3,8 % de las osteocondromatosis múltiples tienen afectación escapular.2,5

Los tumores escapulares se manifiestan habitualmente por dolor o por la presencia de un aumento de volumen.2 El dolor es producido generalmente por la formación de una bursitis peritumoral por irritación, que puede simular un dolor torácico de origen pulmonar o cardiaco.6,7,8 En ocasiones pueden interferir con la compleja función del hombro, lo que está en dependencia de la localización que tienen en el hueso. Los tumores que crecen en la cara anterior del cuerpo de la escápula pueden producir una elevación del hueso respecto al tórax que se manifiesta como una escápula alada, aunque solo algunos casos de escápula alada por osteocondroma han sido publicados.1,9,10 En ocasiones el osteocondroma se localiza en la cara inferior del acromion y produce un atrapamiento subacromial.11

El estudio imagenológico es esencial en el diagnóstico de los osteocondromas escapulares. El problema fundamental radica en la localización del tumor ya que, como habitualmente se sitúa en la fosa subescapular, es fácil que pase inadvertido en una proyección radiográfica anteroposterior. Se aconseja por ello, ante la sospecha de un tumor, realizar siempre una radiografía tangencial de escápula, en la que será más fácil detectar los tumores localizados en el cuerpo. El osteocondroma se ve como una excrecencia ósea, de bordes irregulares.2 La TAC y la Resonancia magnética Nuclear (RMN) permiten obtener una imagen tridimensional de la lesión, determinar la estructura de la porción cartilaginosa y muestra además la bursa que en algunas ocasiones rodea al tumor y que, al irritarse, produce dolor.1,5,8 Algunos autores recomiendan el uso del ultrasonido de partes blandas para aquellos casos en los que se sospecha una irritación de la bursa subescapular.12

El tratamiento habitual es la exéresis del tumor con lo cual puede lograrse una remisión total de los síntomas. Tha13 entre los años 1973 y 1993 operó a 6 pacientes con osteocondromas escapulares y logró excelentes resultados en todos los casos.

Conclusiones

El osteocondroma es el tumor benigno más frecuente. Su localización escapular es rara. En los casos en que afecta a este hueso, se manifiesta dolor, limitación en los movimientos y prominencia. La radiología en vista tangencial, la TAC, la RMN y el ultrasonido pueden ser de gran utilidad para realizar el diagnóstico. El tratamiento de elección en estos casos es la exéresis quirúrgica del tumor, con lo cual se logra un resultado satisfactorio en la mayoría de los casos.

Summary

The paper presents the case of an 11-years-old white boy who has been complaining of discomfort in his left shoulder for a year. Physical, radiographic and tomographic exams were performed, and finally he was diagnosed with subscapular osteochondroma. The patient was then operated on by performing exeresis and biopsy of the lesion. The anatomical and pathological analysis confirmed the osteochondroma diagnosis. The patient’s recovery was satisfactory.

Subject headings: OSTEOCHONDROMA/surgery; SCAPULA/surgery.

Résumé

Un garçon âgé de 11 ans et de race blanche, qui se plaignait depuis un an d’une gêne à l’épaule gauche, est présenté. Un ostéochondrome sous–scapulaire est diagnostiqué par l’examen physique, les radiographies et les tomographies. Une exérèse et une biopsie de la lésion sont alors effectuées. L’examen anatomo–pathologique confirme le diagnostic d’ostéochondrome. L’évolution du patient a été satisfaisante.

Mots clés: OSTÉOCHONDROME/chirurgie; OMOPLATE/chirurgie.

Referencias bibliográficas

  1. Galate JF, Blue JM, Gaines RW. Osteochondroma of the scapula. Mo Med 1995;92(2):95-7.
  2. Blacksin MF, Benevenia J. Neoplasms of the scapula. Am J Roentgenol 2000;174:1729-35.
  3. Calafiore G, Bertone C, Urgelli S, Rivera F, Maniscalco P. Osteochondrom: report of a case with atypical localization and symptomatology. Acta Biomed Ateneo Parmense 2001;72(5-6):91-6.
  4. López Martína N, Calvo Crespo E, Álvarez Galovicha L. Tumores de escápula de estirpe cartilaginosa. Rev Ortop Traum 2002;46:259-62.
  5. Campanacci M, Ruggieri P. Tumeurs osseuses á histogenése cartlagineuse. En: Dorfmann H, ed. Encyclopédie médico chirurgicale: aparato locomotor. París: Elsevier Science; 1992 p. 660-92.
  6. Shackcloth MJ, Page RD. Scapular osteochondroma with reactive bursitis presenting as a chest wall tumour. Eur J Cardiothorac Surg 2000;18(4):495-6.
  7. Okada K, Terada K, Sashi R, Hoshi N. Large bursa formation associate with osteochondroma of the scapula: a case report and review of the literature. J Clin Oncol 1999; 29(7):356-60.
  8. Ben Hamouda M, Allegue M, Bergaoui N, Dahmene J, Korbi S, Moula T, et al. Scapular exostosis complicated by bursitis: apropos of a case. J Radiol 1993;74(3):143-6.
  9. Bloch AM, Nevo Y, Ben-Sira L, Harel S, Shahar E. Winging of the scapula in a child with hereditary multiple exostoses. Pediatric Neurol 2002;26(1):74-9.
  10. Vande Lune DW. Osteochondroma of the scapula. Mo Med 1995;92(6):296-301.
  11. Craig EV. Subacromial impigment symdrome in hereditary multiple exostoses. Clin Orthop 1986;(209):182-4.
  12. Griffiths HJ, Thompson RC Jr, Galloway HR, Everson LI, Suh JS. Bursitis in association with solitary osteochondromas presenting as mass lesions. Skeletal Radiol 1991;20(7):513-6.
  13. Than P, Balint L, Kustos T. The Scapula: rare localization of osteochondroma. Orv Hetil 1995;136(38):2047-9.

Recibido: 16 de diciembre de 2002. Aprobado: 4 de marzo de 2003.
Dr. Juan Entenza Surí. Complejo Científico Ortopédico Internacional “Frank País”. Ave. 51 No. 9603 entre 196 y 202. La Lisa. Ciudad de La Habana. Cuba.

1 Profesor Titular de Ortopedia y Traumatología del ISCM-H. Especialista de II Grado en Ortopedia y Traumatología.
2 Especialista de I Grado en Ortopedia y Traumatología.
3 Residente de IV año de Ortopedia y Traumatología.
4 Especialista de I grado en Imagenología. Jefa del departamento de Radiología.
5 Especialista de II Grado en Ortopedia y Traumatología. Instructor.

Índice Anterior