Indice Anterior Siguiente
Rev Cubana Pediatr 2003;75(3):

Hospital General Docente "Armando E. Cardoso".
Guáimaro, Camagüey

Vía intraósea en pediatría

Dr. Carlos Coronel Carvajal1

Resumen

El acceso vascular conjuntamente con la permeabilización de la vía aérea y la ventilación adecuada son los procedimientos más importantes en el servicio de urgencia. La infusión a través del hueso comienza a utilizarse en 1922. En los menores de 6 años los sitios ideales son la tibia proximal, distal y fémur distal. Es una técnica extremadamente fácil que puede ser practicada de forma rápida, por donde se pueden administrar todos los medicamentos necesarios para la reanimación. Se indica en situaciones donde no se logra un acceso venoso después de 3 intentos o pasados 90 min. La técnica se contraindica en la celulitis u osteomielitis en el sitio de aplicación, la osteopetrosis y en la osteogénesis imperfecta. A través de esta vía pueden administrarse múltiples sustancias. El índice de complicaciones de esta técnica es muy bajo. Los accesos vasculares en los niños deben establecerse de forma escalonada e iniciarse con las técnicas menos invasivas

DeCS: INFUSIONES INTRAOSEAS/métodos; URGENCIAS MEDICAS; PREESCOLAR

El acceso vascular conjuntamente con la permeabilización de la vía aérea y la ventilación adecuada son los procedimientos más importantes en el servicio de urgencias. Por tal motivo los servicios de urgencias deben contar con personal adiestrado en las técnicas de acceso vascular. En los niños las características anatómicas y fisiológicas también influyen en la permeabilización vascular, como es la presencia de un cuello corto, que dificulta el acceso a venas centrales, yugulares y subclavia; en el recién nacido, la vía umbilical es un acceso rápido y fácil, pero sólo en las primeras 2 semanas de vida, y aun así actualmente se describen secuelas debido a la utilización de esta vía venosa.1

Los niños pequeños tienen más grasa subcutánea y se dificulta la localización de las venas periféricas en las extremidades. Desde el punto de vista fisiológico, en los niños los cambios hemodinámicos son más dramáticos e influyen en el acceso a una vía vascular, cuando disminuye el volumen circulante, se produce constricción de los vasos periféricos para mantener un gasto cardíaco adecuado, lo que hace imposible la canalización de una vía.1-3

Todo lo antes expuesto resalta la importancia del acceso a una vía alternativa que permita la administración de fluidos y fármacos ante una situación emergente, como la intraósea. El objetivo de esta revisión es resaltar la importancia de esta vía en pediatría.

Aspectos históricos1,2

La infusión a través de hueso comienza a utilizarse en 1922 en animales de experimentación, y en 1934 en humanos para tratar la anemia perniciosa, aunque a partir de 1940 su uso se difundió ampliamente para transfundir pacientes con granulocitopenia.

En los años 1942 y 1943 se demostró la absorción instantánea de cada vía y se concluyó que era equivalente a la intravenosa.

En 1917 Hernald analizó datos de 982 infusiones con éxito en 964 casos y en 1954 se utilizó la cresta ilíaca para la infusión de fármacos con buenos resultados. A partir de la década de 1950 se comienza a utilizar otras vías de infusión y disminuye el uso de la vía intraósea hasta casi desaparecer. Revive nuevamente el interés por esta vía en 1977 a causa de trabajos con venografía intraósea. En 1984 Rosetti y otros publicaron un estudio de 3 años en niños bajo reanimación cardiopulmonar, donde observaron que en el 6 % de los casos reanimadores experimentados no lograron el acceso vascular, y en el resto de los casos el tiempo promedio para lograrlo fue de 7,8 min y en el 25 % de los pacientes se necesitaron 10 min o más para lograrlo. Estos mismos autores en 1985 revisaron 4 359 intentos con solo el 2,9 % de fallos. Actualmente muchos estudios han confirmado la eficacia y seguridad de esta vía. La médula permite una entrega rápida y completa de líquidos y medicamentos.

Sitios anatómicos3-5

En los menores de 6 años los sitios ideales son la tibia proximal, distal y fémur distal, los lugares alternos son cresta ilíaca y trocánter mayor. En los mayores de 6 años la cresta ilíaca y el esternón constituyen los sitios ideales, y la tibia distal y el trocánter mayor los sitios alternos.

Técnica para la infusión intraósea1-3,6

Previa asepsia y antisepsia y colocación de campos estériles en el sitio de inserción, se localiza el lugar. En él, casi de elegirse el punto tibial proximal, 2 cm por debajo de la tuberosidad anterior y 1 cm hacia la cara medial, se introduce el trócar, perpendicularmente al platillo tibial, con cierta orientación distal, para no afectar el núcleo de osificación. Cuando se alcanza el periostio, es necesario imprimirle a la aguja un movimiento rotatorio, hasta sentir una disminución de la resistencia, lo que indica que se ha llegado al canal medular que se confirma con: a) aspiración de material medular, b) ausencia de movilidad de la aguja, c) flujo libre de líquido y d) ausencia de aumento de partes blandas.

Para el fémur distal de inserción la técnica se efectúa en la línea media, 2 ó 3 cm por encima de los cóndilos femorales, con sentido cefálico para evitar la lesión del platillo de crecimiento. Las agujas para el acceso intraóseo son: aguja para punción lumbar, aguja para aspirado esternal, y el dispositivo SAVE (Esternal Access Venous Entry).

Ventajas2

Indicaciones6-10

Está indicada en situaciones donde no se logra un acceso venoso después de 3 intentos o pasados 90 min.

Contraindicaciones1,2

La técnica se contraindica en la celulitis u osteomielitis en el sitio de aplicación, la osteopetrosis y en la osteogenesis imperfecta.
Tampoco se recomiendan intentos repetidos en el mismo sitio, pues las punciones múltiples reducen la eficacia.

Sustancias que pueden administrarse por vía intraósea.1,2,5,9,11

Líquidos: Solución salina hipertónica, ringer lactado, dextrán 40, sangre total.

Fármacos: Antibióticos, antitoxinas, atracuronio, atropina, calcio, dexametasona, diazepán, diazoxido, digoxina, dobutamina, dopamina, adrenalina, heparina, isuprel, noradrenalina, lidocaína, lorazepan, fenitoína, propanolol, bicarbonato de sodio, tiopental sódico, pentotal, succinilcolina, insulina.

Complicaciones1,3,7,10

El índice de complicaciones de esta técnica es bajo, pero las halladas son:

  I. Locales: Extravasación de líquidos y fármacos por una mala colocación de la aguja, celulitis local, osteomielitis, fracturas,      lesión del platillo de crecimiento.
II. Generales: Embolismo graso y óseo, depresión medular, sepsis, perforación de esternón seguida de mediastinitis,      hidrotórax, perforación de grandes vasos, muerte.

Prioridades en los accesos vasculares1,11

Los accesos vasculares en los niños deben establecerse de forma escalonada e iniciarlos con las técnicas menos invasivas. Las punciones venosas percutáneas se deben intentar antes que las disecciones venosas, de igual forma las venas distales periféricas de las extremidades antes que las proximales. En primer término la venopunción percutánea de las venas periféricas distales de las extremidades, o en el cuero cabelludo en lactantes; de no ser posibles se intenta en venas más proximales de las extremidades y por último la canalización de venas centrales.

Ante situaciones emergentes la cateterización venosa percutánea de vasos periféricos es imposible en 90 min o después de 3 intentos, y entonces es necesario recurrir a otra vía, que en los menores de 6 años es la intraósea la de elección y en el mayor la vena femoral. De no lograrse la canalización, las venas femoral y safena son las recomendadas en caso de PCR, ya que no interfieren con las maniobras de reanimación. Si no hay arresto cardiorrespiratorio se recomienda la yugular externa seguida por la interna y posteriormente la subclavia (fig).


FIG. Orden de las vías de acceso en pediatría.

Summary

The vascular access together with the permeabilization of the airway and the adequate ventilation are the most important procedures in the emergency service. Intraosseous infusion began to be used in 1922. In under 6 years-old children, the ideal sites are proximal and distal tibia and distal femur. It is an extremely easy technique that may be quickly applied, through which all the necessary drugs for resuscitation can be administered. It is indicated when there is no vein access after three attempts or 90 minutes elapsed. However, it is contraindicated if cellulitis or osteomyelitis is present in the site of application, or in the case of osteopetrosis and imperfect osteogenesis. Multiple substances may be administered through this route. The rate of complications is very low. The vascular access sites should be progressively set in children and applied with the less invasive techniques.

Subject headings: INFUSIONS, INTRAOSSEOUS/methods; EMERGENCIES; CHILD, PRESCHOOL.

Referencias bibliográficas

  1. Gutiérrez P, Acosta M, Llamosa B. Vía de acceso intraósea en pediatría. Acta Pediatr Mex 2001;22(2):90-6.
  2. Pierog JE. Pediatrics cardiopulmonary resuscitation. En: Clarke T, Germaine C, Jacobs LM, ed. Emergency medicine: a comprehensive review. 3ra. ed. New York: Raven; 1995: 513-28.
  3. Brownstein DR, Rivara EP. Servicios médicos de urgencia en pediatría. En: Behrman RE, Eliegman RM, Arvin AM, ed. Nelson: tratado de pediatría. 15 ed. La Habana: Editorial Ciencias Médicas; 1998: 290-8.
  4. Goldsein B, Doody D, Briggs S. Emergency intraosseous infusion in severely burned children. Pediatr Emerg Care 1990;6:195-7.
  5. Velazco LA, Delgado C, Templeton J, Steigman C. Intraosseous infusion of fluid in the initial management of hypovolemic shock in young subjects. J Pediatr Surg 1991;26:4-8.
  6. Iwama H, Katsumi A, Shinohara K, Kawamae K, Ohtomo Y, Akama Y, et al. Clavicular approach to intraosseous infusion in adults. Fukushima J Med Sci 1994 J;40(1):1-8.
  7. Budassi SA. Trauma ready reference. St Louis: Mosby; 1994: 37.
  8. Feenstra WR, Henderson JM, Kramer GC. Design of an intraosseous infusion system. Am J Emerg Med 1994;12(4):477-84.
  9. Evans RJ, McCabe M, Thomas R. Intraosseous infusion. Br J Hosp Med 1994;51(4):161-4.
  10. Neal CJ, McKinley DF. Intraosseous in pediatric patients. J Am Osteopath Assoc 1994;94(1):63-6.
  11. Banjerjee S, Shinghi S, Singh M. The intraosseous route is a suitable alternative to intravenous route for fluid resuscitation in severely dehydrated children. Ind Pediatr 1994;31:1512-20.
  12. Simmons CM, Hohnson EN, Perkin RM, Van Stralen D. Intraosseous extravasations complication reports. Ann Energ Med 1994;23:363-6.
  13. Orlowsky JP, Porembka DT, Gallagher JM, Van Lente F. Comparison study of intraosseous, central intravenous and peripheral intravenous infusion of emergency drugs. Am J Dis Child 1990;144:112.
  14. Prado E. Medicamentos. En: Torre E, González J, Gutiérrez JA, Jordán J, Pelayo EJ, eds. Pediatría. La Habana: Editorial Pueblo y Educación; 2000: 111-37.
  15. Cumminis RO. Ed. Advanced cardiac life support. Dallas: American Heart Association; 1994.
  16. Drescher W, Li H, Jensen SD, Ingerslev J, Hansen ES, Hause EM, et al. The effect of long-term methylprednisolone treatment on the femoral head in growing pigs. J Orthop Res 2002;20(4):662-8.
  17. Scheuch BC, Van Hoogmoed LM, Wilson Wd, Snyder JR, MacDonald MH, Watson ZE, et al. Comparison of intraosseous or intravenous infusion for delivery of amikacin sulfate to the tibiotarsal joint of horses. Am J Vet Res 2002;63(3):374-80.
  18. McGraw JK, Heatwole EV, Strnad BT, Silber JS, Patzilk SB, Boorstein JM. Predictive value of intraosseous venography before percutaneous vertebroplasty. J Vasc Interv Radiol 2002;13:149-53.
  19. Alam HB, Punzalan CM, Koustova E, Bowyer MW, Rhee P. Hypertonic saline: intra osseous infusión causes myonecrosis in a dehydrated swine model of uncontrolled hemorrhagic shock. J Trauma 2002;52(1):18-25.
  20. Porzio P, Pharr JW, Allen Al. Excretory urography by intra osseous injection of contrast media in a rabbit model. Vet Radiol Ultrasound 2001;42(3):238-43.
  21. Chastagner P, Lozniewski A, Lascombes P, Barberi-Heyob M, Merthes PM, Merlin JL. Pharmacokinetic longitudinal studies of antibiotics administered via a permanent intraosseous device in micropigs. Med Pediatr Oncol 2001;36(6):635-40.
  22. Abdelmoneim T, Kissoon N, Johnson L, Fiallos M, Murphy S. Acid-base status of blood from intraosseous and mixed venous sites during prolonged cardiopulmonary resuscitation and drug infusions. Crit Care Med 1992;27(9):1923-8.
  23. Kentner R, Haas T, Gervais H, Hiller B, Dick W. Pharmacokinetic and pharmacodynamic of hydroxyethil starch in hypovolemic pigs; a comparison of peripheral and intraosseous infusion. Resuscitation 1999;40(1):37-44.
  24. Nasimi A, Gorin P, Berthier M, Boussemart T, Follet-Bouhamed C, Oriot D. Use of the intraosseous route in a premature infant. Arch Pediatr 1998;5(4):414-7.
  25. Dubick MA, Kramer GC. Hypertonic saline dextran (HSD) and intraosseous vascular access for the treatment of hemorrhagic hypotension in the far-forward combat arena. Ann Acad Med Singapore 1997;26(1):64-9.
  26. Evanns RJ, Jewkes F, Owen G, McCabe M, Palmer D. Intraosseous infusion -a technique available for intravascular administration of drugs and fluids in the child with burns. Burns 1995;21(7):552-3.
  27. Warren DW, Kissoon N, Mattar A, Morrisey G, Gravelle D, Rieder MJ. Pharmacokinetics from múltiple intraosseous and peripheral intravenous site injections in normovolemic and hypovolemic pigs. Crit Care Med 1994;22(5):838-43.
  28. Kisson N, Idris A, Wenzel V, Murphy S, Rush W. Intraosseous and central venous blood acid-base relationship during cardiopulmonary resuscitation. Pediatr Emerg Care 1997;13(4):250-3.
  29. Waisman M, Waisman D. Bone marrow infusion in adults. J Trauma 1997;42(2):288-93.
  30. Plewa MC, King RW, Fenn-Buderer N, Gretzinger K, Renuart D, Cruz R. Hematologic safety of intraosseous blood transfusion in a swinw model of pediatric hemorrhagic hipovolemia. Acad Emerg Med 1995;2(9):799-809.
  31. Kissoon N, Peterson R, Murphy S, Gayle M, Ceithaml E, Harwood-Nuss A. Comparison of pH and carbon dioxide tension values of central venous and intraosseous blood during changes in cardiac output. Crit Care Med 1994;22(6):1010-5.
  32. Runyon DE, Bruttig SP, Dubick MA, Clifford CB, Kramer GC. Resuscitation from hipovolemia in swine with intraosseous infusion of a saturated salt-dextran solution. Trauma 1994;36:11-9.
  33. Kisson N, Rosenberg H, Gloor J, Vidal R. Comparison of the acid-base status of blood obtained from intraosseous and central venous sites during steady and low-flow states. Crit Care Med 1993;21(11):1765-9.

Recibido: 16 de enero de 2002. Aprobado: 13 de marzo de 2002.
Dr. Carlos Coronel Carvajal. Calle 1ra, edificio B, apartamento 3, Guáimaro 72600, Camagüey, Cuba.

1 Especialista de I Grado en Pediatría. Hospital General Docente "Armando E. Cardoso". Guáimaro, Camagüey.

Indice Anterior Siguiente