Índice Anterior Siguiente

Hospital Pediátrico Universitario Centro Habana

Facultad de Ciencias Medicas "Calixto García"

Quistes del mesenterio y epiplón en niños. Estudio de 20 años

Dra. Vivian Vialat Soto,1 Dr. Eduardo Labrada Arjona,2 Dra. Natacha Sandín Hernández3 y Dr. Armando Arriete Vega4

Resumen

Se realiza un estudio de 8 casos operados con diagnóstico de quistes de epiplón o mesenterio en el período de enero de 1982 a diciembre de 2001, en el Hospital Pediátrico universitario Centro Habana. Estas son lesiones intraabdominales raras, que con frecuencia evolucionan como una tumoración asintomática, pero en ocasiones pueden ser causas de abdomen agudo en el niño. Más frecuente en el sexo femenino y todos menores de 10 años de edad. Las radiografías simple de abdomen y el ultrasonido abdominal aportan gran positividad en el diagnostico de estas afecciones. En todos los casos se realizo exéresis total de la lesión tumoral benigna; 3 casos eran quistes del mesenterio del intestino delgado y 5 casos linfangiomas quísticos del epiplón mayor. En 2 pacientes fue necesario realizar resección intestinal para la exéresis del tumor. No hubo complicaciones en nuestros casos.

Palabras clave: Quiste del mesenterio, quiste del epiplón, quiste del omentum.

Los quistes del mesenterio y del epiplón son lesiones intraabdominales raras.1-4 Del total de 200 941 pacientes ingresados, 8 pacientes presentaban esta patología, para una incidencia de 0,3 x 10 000. La literatura refiere que un tercio de los quistes del mesenterio ocurren en niños menores de 15 años y que son mas frecuentes en varones. Generalmente estos quistes (epiplón y mesentéricos) se presentan como una masa abdominal palpable asintomático, pero algunos pueden evolucionar con cuadro de abdomen agudo y producir dolor abdominal y vómitos, principalmente los quistes del mesenterio.2,4 El diagnóstico se establece mediante el cuadro clínico y estudios imagenológicos, entre ellos la radiografía simple del abdomen en sus 3 vistas y el ultrasonido abdominal tienen alto valor y positividad. El tratamiento siempre es quirúrgico y con una evolución muy favorable.

Métodos

Se estudiaron 8 pacientes operados con diagnóstico de quiste de epiplón o del mesenterio en el período del 1ro de enero de 1982 hasta el 31 de diciembre del 2001, en el Hospital Pediátrico Universitario Centro Habana. Se elaboró un cuestionario que contemplaba las siguientes variables: edad, sexo, formas de presentación, síntomas y signos, estudios radiológicos, hallazgos anatómicos, técnica quirúrgica y complicaciones. Los resultados fueron analizados y procesados en una PC Pentium III, se empleó sistema de porcentaje y los datos se muestran en tablas. Se presentan además fotos de radiografías y pieza microscópica de 1 paciente de 1 año edad, con un quiste de epiplón.

Resultados

Se realizó un estudio de 8 pacientes afectos de quiste de epiplón o del mesenterio, en un estudio realizado entre los años 1982 y 2001 en el Hospital Pediátrico Universitario Centro Habana. De ellos 5 fueron femeninos (62,5 %) y 3 masculinos (37,5 %) (tabla 1). El rango de edad estuvo en niños menores de 10 años; hubo mayor incidencia en el grupo de 1 a 5 años de edad (50 %). A todos se les realizó radiografía simple de abdomen en 3 vistas y ultrasonido abdominal; en 3 casos se realizó TAC, y 2 pacientes necesitaron estudios contrastados de abdomen.

Tabla 1. Estudio sobre quistes de epiplón y mesenterio de enero de 1982 a diciembre de 2001. Hospital Pediátrico Docente Centro Habana. Distribución de acuerdo con edad y sexo

Edad
Femenino
Masculino
Total
0 a 11 meses
2 (40,0 %)
-
2 (25,0 %)
1 - 5 años
2 (40,0 %)
2 (66,6%)
4 (50,0 %)
6- 10 años
1 (20,0 %)
1 (33,3%)
2 (25,0 %)
> 10 años
-
-
-
Total
5 (62,5 %)
3 (37,5 %)
8 (100 %)

Fuente: Datos tomados de historias clínicas. Archivo HPDCH.

En la tabla 2 se muestran los síntomas y signos en cada caso. Tres pacientes tenían quiste de mesenterio y 5 quiste de epiplón; hay que destacar que 1 paciente con quiste de epiplón tenia además un pequeño quiste en el hilio hepático. El 80 % de los quistes era multilobulado. El rango del diámetro de los quistes osciló entre 4,2 x 4,5 cm a 25 x 30 cm. El tratamiento más frecuente fue la exéresis total del quiste en el 75 % de los casos (tablas 3 y 4), no hubo complicaciones mayores en ninguno de los pacientes operados, ni recurrencia de los quistes.

Tabla 2. Estudio sobre quistes de epiplón y mesenterio de enero de 1982 a diciembre de 2001. Hospital Pediátrico Docente Centro Habana. Signos y síntomas de los quistes del epiplón y mesenterio

Presentación de caso Síntomas y signos de presentación
Caso 1. Edad 4 meses, Femenina, Quiste de mesenterio ileon terminal Dolor abdominal, vómitos y masa abdominal palpable
Caso 2. Edad 5 meses, Femenina, quiste de epiplón mayor y pequeño quiste en hilio hepático Distensión abdominal y circulación colateral
Caso 3. Edad 1 año, masculino, quiste de epiplón mayor Distensión abdominal, masa abdominal palpable, pérdida de peso y apetito
Caso 4. Edad 2 años, Femenina, Quiste de mesenterio yeyuno Dolor abdominal, vómitos, Distensión abdominal y masa abdominal palpable
Caso 5. Edad 4 años, Masculino, quiste de mesenterio yeyuno Masa abdominal palpable, pérdida de apetito y peso, ligera distensión abdominal
Caso 6. Edad 4 años, Femenino, quiste de epiplón mayor Masa abdominal palpable
Caso 7. Edad 6 años. Masculino, quiste de epiplón mayor Dolor abdominal y vómitos
Caso 8. Edad 6 años, Femenino, quiste de epiplón mayor Masa abdominal palpable

Fuente: Datos tomados de historias clínicas. Archivo HPDCH.

Tabla 3. Estudio sobre quistes de epiplón y mesenterio de enero 1982 a diciembre 2001. Hospital Pediátrico Docente Centro Habana. Localización de los quistes del epiplón y mesenterio

Localización
No. de pacientes
Mesenterio de intestino delgado Yeyuno (2) Ileon (1)
3 (37,5 %)
Epiplón mayor
5 (62,5 %)
Total
8 (100 %)

Fuente: Datos tomados de historias clínicas. Archivo HPDCH.

Tabla 4. Estudio sobre quistes de epiplón y mesenterio de enero de 1982 a diciembre de 2001. Hospital Pediátrico Docente Centro Habana. Tratamiento de los quistes de epiplón y mesenterio

Técnica quirúrgica Quiste de mesenterio Quiste de epiplón
Exéresis 1 5*
Resección intestinal 2 -

*Incluye exéresis del quiste del hilio hepático.
Fuente: Datos tomados de historias clínicas. Archivo HPDCH.

Discusión

El peritoneo es una cubierta mesotelial que recubre la cavidad que se extiende desde el abdomen a la pelvis. Los epiplones son, también, repliegues peritoneales. El mayor (omentum mayor) se extiende desde la curvatura mayor gástrica y duodeno proximal hasta emerger con el mesocolon transverso.5, 6

Existen muchas teorías para considerar la formación de quistes del mesenterio y del omento, entre ellas está la proliferación benigna de tejido linfático ectópico, otra teoría es la de obstrucción linfática que provoca la formación de grandes quistes intraperitoneales, aunque está en duda pues la obstrucción experimental de los vasos linfáticos mesentéricos no produce la formación de quistes por la gran circulación colateral rica en vasos linfáticos que ella presenta, otras causas tambien invocadas incluyen: fracaso en la fusión de las hojas de mesenterio, traumatismo oculto, neoplasia, y degeneración de nódulos de la linfa, entre otras.2,5,7 Los linfangiomas quísticos son más frecuentes en los niños, que los quistes simples del mesenterio y epiplón.

La literatura plantea que los quistes del mesenterio son más frecuentes que los quistes del epiplón,8, 9 en nuestra serie no se comporta de esta forma, vemos que el 62,5 % de los casos presentaban quiste de epiplón mayor. Entre los quistes del mesenterio es más frecuente su localización en el intestino delgado que en el colon, aunque hay casos reportados en la literatura.7

La forma clásica de presentación de los quistes del mesenterio y del epiplón en niños es la de una masa abdominal palpable, también puede ser un hallazgo durante una laparotomía.8-10 La presentación aguda más frecuente en los niños es el de una obstrucción intestinal con un posible vólvulo de intestino e isquemia del intestino adyacente.11-13 En nuestro estudio 6 de nuestros 8 pacientes se presentaron con masa abdominal palpable (75,0 %). Tres pacientes mostraron un cuadro de abdomen agudo con signos de oclusión intestinal (37,5 %). De ellos, 2 eran quistes del mesenterio y uno con compromiso vascular del asa volvulada.

El diagnóstico de esta patología en niños depende en primer lugar del examen físico y de los exámenes radiológicos. La ecografía es el examen de elección en pediatría cuando en un paciente con masa abdominal palpable y radiografías simple se encuentra zona de densidad de partes blandas que rechaza las asas intestinales esto nos permite hacer diagnóstico de lesiones quísticas e incluso tomar biopsias.14-17 Las figuras 1 y 2, representan a un paciente de 1 año con cuadro de tumor abdominal asintomático, que ingresa para estudio de una ascitis, que presentaba un quiste gigante de epiplón mayor. La figura 3 muestra la pieza anatómica completa donde fue necesario la exéresis total del epiplón mayor.

FIG. 1. Radiografía de abdomen simple en vista lateral donde existe zona de densidad de partes blandas que ocupan el plano anterior y rechaza las asas intestinales hacia atrás, lo que nos indica que se trata de una lesión intraabdominal.

FIG. 2. Imágenes de la ecografía donde se observa imagen que ocupa la parte anterior del abdomen; por delante de las asas intestinales existe una imagen ecolúcida multitabicada, que forma grandes lóculos de contenido claro que se extiende desde el reborde hepático hasta la región pélvica sin calcificaciones. La posibilidad diagnóstica de linfangioma quístico se planteó por ecografía.


FIG. 3. Fotografía macroscópica de la pieza de omentectomía total con el quiste gigante de epiplón mayor, de un niño de 1 año de edad, al cual corresponden las radiografías anteriores.

El pronóstico y los resultados en el tratamiento quirúrgico de estas patologías quísticas benignas es muy favorable. Las complicaciones están dadas por la intervención quirúrgica en sí, y las posibilidades de recidiva son mínimas. La mortalidad es casi nula.18-20 En nuestro estudio no encontramos complicaciones ni recidivas, coincidiendo con lo publicado. Podemos concluir que el diagnostico precoz y tratamiento adecuado de todos estos quistes, tiene asociado un buen pronóstico y muy pocas posibilidades de recidiva.

Summary

A study of 8 cases operated on with diagnosis of omentum or mesentery cysts from January 1982 to December 2001 at "Centro Habana" Teaching Pediatric Hospital was conducted. These are rare intraabdominal lesions that frequently evolve as an asymptomatic tumor, but on ocassions may be causes of acute abdomen in the child. They were more common among females and all the affected were under 10. The simple X-rays of the abdomen and the abdominal ultrasound showed great positivity in the diagnosis of these affections. Total exeresis of the benign tumoral lesion was performed in all cases. 3 cases were cysts of the mesentery of the small intestine and 5 were cystic lymphangiomas of the greater omentum . In 2 patients, it was necessary to perform intestinal resection for the tumor exeresis. There were no complications.

Key words: Mesentery cyst, omentum cyst.

Referencias bibliográficas

  1. Candanedo-Gonzalez F, Luna-Pérez P. Cystic lymphangioma of the mesentery. Clinical, radiological, and morphological analysis. Rev Gastroenterol Mex 2000;65(1):6-10.
  2. Ricketts Richard R. Mesenteric and Omental Cysts. En O'Neill Rowe. Pediatric Surgery. St Luis. Ed. Mosby. 1998;2:1269-75
  3. Rygl M, Snajdauf J, Pycha K, Moravek J, Kodet R, Vondrichova H. Abdominal lymphangiomas in childhood. Rozhl Chir 2000;79(12):609-12.
  4. Pandit SK, Rattan KN, Budhiraja S, Solanki RS. Cystic lymphangioma with special reference to rare sites. Indian J Pediatr 2000;67(5):339-41.
  5. Medina-Pérez M, Varela E, Pérez Martín D. Teratoma quístico maduro del omentum mayor. Rev Obstetricia y Ginecología. 1998; 41( 2): 115 - 7.
  6. Haddad MC, Birjawi GA, Hemadeh MS, Melhem RE, Al-Kutoubi AM. The gamut of abdominal and pelvic cystic masses in children. Eur Radiol 2001;11(1):148-66.
  7. Seymour, Neal E. Mesenteric Tumors. www.emedicine.com. Medicine Journal. 2001,2(11).
  8. Lin JI, Fisher J, Caty MG. Newborn intraabdominal cystic lymphatic malformations. Rev Semin Pediatr Surg 2000;9(3):141-5.
  9. Egozi E, Ricketts R. Mesenteric and omental cysts in children. Am Surg 1997,63(3):287-91.
  10. Medina Pérez M, Varela Corneo E, Pérez Martín D. Teratoma quístico maduro del omentum mayor. Rev Prog Obstet Ginecol 1998; 41: 115-7.
  11. Guivarc'h M. Tumors of the mesentery. Apropos of 102 cases. Ann Chir 1994; 48(1): 7-16.
  12. Lin JI, Fisher J, Caty MG. Newborn intraabdominal cystic lymphatic malformations. Rev Semin Pediatr Surg 2000;9(3):141-5.
  13. Chang SC, Tu SH, Shi MY, Huang SH, Chen KM. Mesenteric lymphangioma causing bowel obstruction: report of one case. Acta Paediatr Taiwan 2002;43(1):43-5.
  14. Konen O, Rathaus V, Dlugy E, Freud E, Kessler A, Shapiro M, et al. Childhood abdominal cystic lymphangioma. Pediatr Radiol 2002;32(2):88-94.
  15. Sato M, Ishida H, Konno K, Komatsuda T, Konno S, Watanabe S, et al. Mesenteric cyst: sonographic findings. Abdom Imaging 2000;25(3):306-10
  16. Chung MA, Brandt ML, ST-Vil D, Yazbeck S. Mesenteric cysts in children. J Pediatr Surg. 1991;26:1306-8
  17. Niwa K, Hashimoto M, Hirano S, Mori H, Tamaya T. Primary leiomyosarcoma arising from the greater omentum in a 15-year-old girl. J Gynecol Oncol 1999;74(2):308-10
  18. Rodríguez Álvarez JL, Sanmartín de Castro G, Gómez Durán J, García de Sola Arriaga J, Cabrera Fraga M. Leiomioma gigante de epiplón mayor. Rev Cirugía Española. 2000; 67(5):517-9.
  19. Rahman GA, Johnson AW. Giant omental cyst simulating ascites in a Nigerian child: case report and critique of clinical parameters and investigative modalities. Ann Trop Paediatr 2001;21(1):81-5.
  20. Okur H, Kucukaydin M, Ozokutan BH, Durak AC, Kazez A, Kose O. Mesenteric, omental, and retroperitoneal cysts in children. Eur J Surg 1997;163(9):673-7.

Recibido: 17 de junio de 2003. Aprobado: 4 de octubre de 2003.
Dra. Vivian Vialat Soto. Línea del Oeste 651, esq. Luis Estévez, Santos Suárez, Ciudad de La Habana.
vialat@infomed.sld.cu

1Especialista de I Grado en Cirugía Pediátrica. Asistente.
2Especialista de I Grado en Cirugía Pediátrica. Instructor.
3Especialista de I Grado en Radiología. Instructora.
4Especialista de II Grado en Cirugía Pediátrica.

Índice Anterior Siguiente