PRESENTACIÓN DE CASOS

 

 

 

Síndrome Hutnchinson-Gilford-Progeria. Reporte de un caso

 

Huntchinson-Gilford Syndrome. Case report

 

Margarita Arguelles Arza; I Arianne LLamos Paneque; II Hilda Álvarez Valiente; III Gisela Regalado Caballero; III Idania Montero Ortiz I

 

I Centro Provincial de Genética Médica de Santiago de Cuba. Cuba

II Centro Nacional de Genética Médica. Habana. Cuba

III Centro Municipal de Genética Médica de Songo la Maya. Cuba

 

 


RESUMEN

El Síndrome Hutnchinson-Gilford-Progeria constituye una rareza médica dada su muy escasa frecuencia mundial. Es además hoy en día un sustrato muy abordado desde el punto de vista científico para desentrañar los  misterios del envejecimiento. La mayoría de los casos son esporádicos o tal vez ocurren como nuevas mutaciones. La presentación clínica no se hace evidente al nacimiento sino después del primer año de edad. Realizamos la presentación clínica de un caso femenino de 17 años de edad, natural de Santiago de Cuba. Se hizo una revisión actualizada de este trastorno lo que nos permitió excluir otros síndromes que cursan con un fenotipo similar y ofrecer asesoramiento genético.

Palabras Claves: Progeria, Envejecimiento precoz


ABSTRACT

Hutchinson-Gilford-Progeria Syndrome is one of the rarest conditions in the world. Nowadays it is being investigated to examine and identify the basic mechanisms of aging. Most cases are sporadic or arise by a novo mutation. Clinical manifestations are evident after the first year. We present a case who is a seventeen year old woman from Santiago de Cuba City who suffers from Classic Progeria. A careful review of the literature was done in order to make the differential diagnosis and to offer genetic counselling.

Key words: Progeria, Premature aging


 

INTRODUCCIÓN

El Síndrome Hutchinson-Gilford-Progeria constituye una entidad médica con una superescasa frecuencia mundial. Fue descrito por vez primera por Jonathan Hutchinson en 1886 reportándose actualmente en el orbe alrededor de 40 casos. 1

Es un trastorno genético raro que provoca envejecimiento prematuro. En las personas afectadas, se hacen patente desde la niñez, síntomas característicos de la vejez como la osteoporosis, la pérdida del cabello y los dientes, la despigmentación cutánea y la enfermedad cardiovascular, esta última consecuencia de la cardioesclerosis precoz que desarrollan. En cambio su diagnóstico es difícil al nacimiento, realizándose alrededor de los dos años de edad en que comienzan a hacerse evidentes los primeros signos y síntomas. 2, 3

La conservación del intelecto que hace al paciente copartícipe de su deterioro y la esperanza de vida acortada por un proceso metabólico que quema etapas de la vida y hasta ahora sin explicación científica, son elementos, que se unen a dos hechos: el primero, su baja frecuencia en nuestro medio y en el mundo, el segundo, el hecho de que nuestro caso ha sobrepasado el promedio de vida descrito para estos pacientes. Estas consideraciones constituyen la principal motivación para presentar a la comunidad científica nacional e internacional un paciente con Síndrome de Hutchinson-Gilford-Progeria.

 

PRESENTACION DEL CASO

Se trata de un paciente del sexo femenino, de 17 años de edad, de raza mestiza y de procedencia rural, que fue remitido por Dermatología a la consulta de Genética Clínica del Hospital Infantil Sur de Santiago de Cuba por presentar alopecia y piel seca.

Se recoge como Antecedentes Prenatales la sepsia urinaria a los tres meses de gestación tratada con ampicilina y una serología reactiva tratada.Comoantecedentes perinatales un parto eutócico a término con un peso de 3300 gr y Apgar de 9/9.Como antecedentes postnatales tuvo un ingreso por cuadro diarreico a los 16 meses de edad.No se recogen antecedentes patológicos familiares de interés.

Examen Físico

Mensuraciones: Peso: 14kg Talla: 114cm
Estado Nutricional: IMC (-3p) P/T (-3p). P/E (-3p). (Según Tablas Cubanas) 4
Cráneo-facial: Alopecia del cuero cabelludo. Venas Superficiales del cráneo visibles. Orejas despegadas, finas, acopadas y sin lóbulos. Aspecto senil de cara, cuerpo y piel. Doble hilera dentaria. Manchas del esmalte. Atrofia de la bola de bichat. Ausencia de cejas y escasas pestañas (Figura.1)
Soma: Atrofia universal del tejido celular subcutáneo. Hipoplasia de Clavícula. Tórax estrecho. Severa coxa valga con imposibilidad para la marcha en estos momentos. Afinamiento de las falanges distales. Camptodactilia.
Piel: Manchas seniles distribuidas por todo el cuerpo. Piel arrugada, seca. Uñas hiperqueratósicas y deslustradas. Escaso vello corporal.
Aparato Cardiovascular: Ruidos cardíacos fuertes, rítmicos, con desplazamiento del latido de la punta al 8vo espacio intercostal. No soplos TA: 140/ 90 mm de Mercurio.
Aparato Genital: Escaso desarrollo mamario. Escaso vello púbico. Menarquia a los 14 años. Fórmula Menstrual: 6/28-30.

Dado los hallazgos encontrados al examen físico se tiene la Impresión Diagnóstica de un Síndrome de Progeria y se indicaron estudios que revelaron los siguientes resultados:

Hematológicos:

Hemoglobina: 11.3 g/l
Eritrosedimentación: 35 mm/h
Leucocitos: 6.5*10/ul
Linfocitos: 3.1 u/L
Monocitos: 0.3 u/L
Granulocitos: 3.1 u/L
Glicemia: 3.4 mmol/L
Colesterol: 2.8 mmol/L
Triglicéridos: 2.8 mmol/L

Imagenológicos:

Ecocardiografía: Hipertrofia del Ventrículo Izquierdo. Aorta: 26 mm
Electrocardiograma: Hipertrofia del Ventrículo Izquierdo.
Rx de Cadera A-P: Coxa Valga Extrema. Cadera en fase de degeneración crónica.
Rx de ambas Manos: Osteolisis de las falanges distales.
Ultrasonido Abdominal y Ginecológico: Hígado de aspecto normal con textura homogénea. No dilatación del sistema biliar. Riñones de aspecto normal. Aorta abdominal sin signos de ateromatosis. Útero que mide 59*33 (normal). Ovarios normales.

Valoración oftalmológica:

Catarata senil. Presbicia.

 

DISCUSIÓN

El Síndrome de Hutchinson-Gilford-Progeria resulta una entidad genética de peculiares características clínicas que facilitan un rápido diagnóstico. El aspecto es tan característico que Dieguez ha dicho: nada es más parecido a una Progeria que otro caso de Progeria, sin embargo el escaso número de pacientes reportados en el mundo y el fallecimiento precoz de estos, casi siempre en la segunda década de la vida, hace limitado el conocimiento de esta enfermedad.5, 6

Los signos de envejecimiento prematuro que la caracterizan comienzan generalmente después del año de edad con una deficiencia de crecimiento que los presenta como niños delgados y pequeños. Posteriormente los cambios cutáneos dados por una piel seca, de aspecto envejecido y la caída o falta de cabello van conformando la historia natural de la enfermedad, 7 que ha sido perfectamente constatada en nuestro caso que llega a la evaluación clínico genética tras la solicitud de los Dermatólogos.

La exploración radiológica resulta el pilar fundamental para la complementación diagnóstica revelando hallazgos característicos como la osteolisis de las falanges distales y tercio externo de las clavículas, ambos presentes en nuestro paciente, además de otras deformaciones también presentes en el propósito como la coxa valga y el cráneo grande.9-10

Resaltan en nuestro caso singularidades que merecen destacarse, tal es el hecho de la no constatación al menos hasta el momento en que se decide la publicación del caso, de evidencias de cardioesclerosis precoz , característica que con mayor celeridad lleva a la muerte a este tipo de pacientes. Obsérvese que los valores séricos de los lípidos son normales, factor que pudiera explicar este hallazgo.

De igual manera llama la atención que con una edad estimada superior a los 70 años, según el cálculo de un ritmo de envejecimiento en la Progeria Clásica de al menos 5 años por cada año cumplido, no se apreciaran signos de involución uterina u ovárica.

Constituyen éstas evidencias de la variabilidad clínica que puede observarse en los individuos con Progeria Clásica lo cual subyace en la heterogeneidad alélica que se describe hoy en el gen de la laminia A, proteína mayormente implicada en esta afección, baste señalar que se han descrito mas de 34 mutaciones distintas en el gen de la Laminia A en estos pacientes. 11

Otros Síndromes Genéticos cursan con signos de envejecimiento prematuro y fueron considerados en el diagnóstico diferencial de nuestra paciente. Son los denominados Síndromes Progeroides donde se destacan:

- El Síndrome de Wiedemann-Rautenstrauch o Progeria Neonatal, pues el fenotipo de este cuadro se manifiesta desde el nacimiento. Usualmente existe el antecedente de retardo del crecimiento intrauterino y oligoamnios, su expectativa de vida en promedio es de 7 meses. Su herencia es autosómica recesiva. 8
- El Síndrome de Cockaine que se caracteriza por una marcada fotosensibilidad a los rayos ultravioletas, baja talla, microcefalia, retinitis pigmentaria, ataxia, aspecto senil. 12
- El Síndrome de Rotmund-Thompsom caracterizado por eritema, hiperqueratosis, hipohidrosis, lesiones corneales de comienzo precoz, despigmentación en parches, hipersensibilidad a la luz
- El Síndrome de Werner, también conocido como "progeria de los adultos", por presentar sus primeras manifestaciones entre los 15 y 30 años de vida. Es un cuadro autosómico recesivo.
- EL Síndrome de Mulvihill-Smith, en el cual existe retardo de crecimiento intrauterino, talla baja, microcefalia, hipodontia, hipospadias, criptorquidia, múltiples nevus, braquidactilia, sordera neurosensorial, retraso mental y déficit de IgG. La mayoría de los casos han sido esporádicos.
- Los Síndromes Progeroides con anomalías de mano y cara (Aracnodactilia, Sindactilia, Camptodactilia, Microcefalia, Alopecia, Nariz Fina) así como el que se asocia a anomalías genitourinarias y gastrointestinales ( Atresia de vías biliares e Hidronefrosis). 13

 

Concluimos que nuestra paciente presenta el Síndrome de Hutchinson-Gilford-Progeria o Progeria Clásica, constituyendo uno de los tres casos de los que conocemos su existencia en nuestro país y sin lugar a dudas uno de los que mayor sobrevivencia ha alcanzado de los que existen reportados en el mundo.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. MeSH Browser [base de datos en Internet]. Bethesda (MD): National Library of Medicine (US); 2002. Citado el [ 25 de junio del 2006]  De prisa por la vida. (1 pagina) Disponible en http://www.jrebelde.cubaweb.cu.

2. Pardo V, RA; Castillo TS. Progeria. Rev. Chilena de pediatría. V.73, No.1, Enero, 2002, Pág. 34-36

3. Smith DW. Recognizable patterns of human malformation. 5ta ed. Philadelphia: W.B. Saunders: 1997, 112-3 .

4. Jordan J, Bebelagua A, Ruben M, Hernandez J. Investigación Nacional de crecimiento y desarrollo. Rev Cub Pediatr. 1977 Jul-Agost  49(4): 367-390.

5. LLanio N, Raimundo, Lantigua AC, Batule MB y otros. En: Síndromes. La Habana, Editorial Ciencias Médicas, 2002. p477.

6. MeSH Browser [base de datos en Internet]. Bethesda (MD): National Library of Medicine (US); 2005.Citado el [16 de abril del 2006] Identification of genes give hope to children with Progeria; may shed light on phenomenon of aging. Disponible en http://www.nhgri.nih.gov/.

7. MeSH Browser [base de datos en Internet]. Bethesda (MD): National Library of Medicine (US); 2004.Citado el [20 de febrero del 2006]. 1 página. Disponible en http://www.genome.gov/Learning about Progeria.htm

8. Courtens W, Nuytinck L, Fricx, Andre J, Vamos E. A probable case of Wiedemann-Rautenstrauch syndrome or neonatal progeroid syndrome and review of the literature. Clin Dysmorphol. 1997 Jul;6(3):219-27.

9. Rodríguez José I. Pérez-Alonso , P. Diagnosis of Progeria Síndrome is the only posible.Am J.Medical Genetics.Vol 87 Issue 5, 1999, pág:453-54.

10. MeSH Browser [base de datos en Internet]. Bethesda (MD): National Library of Medicine (US); 2005.Citado el [ 5 de abril del 2006] 1 pág.Disponible en http://www.rarediseases.org/Researchers Identify Progeria Gene.htm.

11. Hennekam RC. Hutchinson-Gilford progeria syndrome: review of the phenotype.Am J Med Genet A. 1;140(23), 2006 Dec :2603-24.

12. Neveling K, Bechtold A, Hoehn H. Genetic instability syndromes with progeroid features.Z Gerontol Geriatr.;40(5) 2007 Oct :339-48.

13. Merideth MA, Gordon LB, Clauss S, y colbs. Phenotype and course of Hutchinson-Gilford progeria síndrome. N Engl J Med. ;358(6),febrero 2007:552-5

 

 

Recibido: 14 de junio de 2007
Aprobado: 31 de marzo de 2008

 

Dra. Margarita Arguelles Arza Máster en Atención Primaria de Salud. Especialista de 1er Grado en Genética Clínica. Profesor Instructor. Centro Provincial de Genética Médica de Santiago de Cuba. E-mail: hgomez@mediras.sld.scu.cu

Dra. Arianne LLamos Paneque Especialista de 2 do Grado en Genética Clínica. Profesor Auxiliar. Centro Nacional de Genética Médica.

Dra. Hilda Álvarez Valiente Máster en Asesoramiento Genético. Especialista de 1er Grado en Medicina General Integral. Centro Municipal de Genética Médica de Songo la Maya.

Dra. Gisela Regalado Caballero Máster en Asesoramiento Genético. Especialista de 1er Grado en Medicina General Integral. Centro Municipal de Genética Médica de Songo la Maya.

Dra. Idania Montero Ortiz Especialista de 2 do Grado en Genética Clínica. Profesor Auxiliar Centro Provincial de Genética Médica de Santiago de Cuba.