Humanidades Médicas, Vol 1, No 3, Septiembre- Diciembre del 2001
CULTURA EN LA ENFERMERÍA COMUNITARIA
 

Alba T. Estrada Molné. Lic. en Idioma Inglés. Master en Trabajo Social. Profesora Titular. Consultante de la Universidad Médica de Camagüey "Carlos J. Finlay".

Mercedes Hernández González. Lic en Biología. Master en Investigación Educativa, y Master en Trabajo Social. Profesora Asistente.

Centro de Trabajo: Universidad Médica “Carlos J. Finlay”.

Dirección Institucional: Carretera Central Oeste, CP. 70100, AP 144, Camagüey, Cuba.

 
 

 

Hacer patente la importancia de la Cultura en el desarrollo de la Enfermería Comunitaria es el propósito fundamental de este trabajo. Se analiza, en primer lugar, el concepto de Cultura en su más amplio significado y se adopta la definición de Kagán como la más abarcadora. El fenómeno social de la Enfermería se comprende como  fenómeno cultural y se realiza un análisis multilateral del mismo, estudiando sus rasgos y propiedades que al integrarse en combinación dialéctica constituyen este fenómeno. Se estudian algunos de los elementos más importantes que forman parte de este sistema socio- cultural tales como son:

Se propone una definición de lo que podría denominarse "Cultura para el Trabajo Social de la Enfermería" y se concluye que la comprensión de la cultura de los demás y la expansión de la propia ayuda en gran medida a perfeccionar la atención de enfermería en la comunidad, con las familias y distintos grupos humanos.

En este trabajo siempre se habla de la enfermera por ser el género predominante en esta profesión y en honor a Florence Nightingale. Esto no excluye a los hombres que practican la Enfermería, al igual que cuando se habla de “ el médico” no se excluye a las mujeres que lo son.

El hombre es un ser engendrador de Cultura. Puede decirse que es la actividad más antigua que ha llevado a cabo el hombre y que contribuye esencialmente a su formación. Esta formación a través del tiempo resulta en una acumulación de conocimientos y un pensamiento formativo en todos los terrenos tanto del científico como filosófico, artístico, de modo de vida y de pensamiento, ideológico, político, histórico y, en fin,  en todos los aspectos de la vida que conforman la civilización. Pero todo esto no es posible si no fuera el hombre un ser social. Por lo que  la cultura es un “fenómeno eminentemente social”  [1]   y expresión de la actividad histórica- social.

¿Cómo comprender el sentido del concepto de Cultura? Existen cientos de definiciones del término de acuerdo con los puntos de vista metodológicos y multiplicidad de significados de la propia palabra “cultura”. Si se toma el diccionario de la lengua española se distinguen distintas acepciones, desde “conjunto de los valores espirituales y materiales creados por la humanidad en el curso de la historia”, [2] , “nivel de desarrollo alcanzado por la sociedad en la instrucción, la ciencia, la literatura, la moral, el arte, la filosofía etc. y las instituciones correspondientes”  hasta “cultivo y cuidado de cualquier planta” [3] .

Laín Entralgo en su “Reflexión sobre la Cultura” afirma que “en el momento en que el hombre vio ante sí el mundo que le había sido dado como don inmotivado e inexplicable, una realidad que debía interpretar: en ese momento puede afirmarse que nacieron la cultura y la historia” [4] . Para este autor las grandes interrogantes en la cultura serían el propio hombre, la naturaleza que lo rodea y lo construido, concebido, inventado o fabricado por él mismo.

Para Hegel la cultura es un “devenir de la Idea Absoluta: la humanidad ha avanzado  porque  ha  sido  la Idea el motor de  la     naturaleza    social  y natural”  [5] . Él le da al hombre un papel determinante en el factor del desarrollo de la cultura; va a ver al hombre vinculado al progreso que constituye un núcleo esencial del devenir de la cultura.

Savranski habló de la cultura como un sistema multifuncional que se preserva por ese sentido de funciones que le son inherentes a la cultura como un todo,  donde se dan  diversas direcciones que son la base del progreso. Tres son las funciones esenciales de este sistema, la función directiva,  la orientadora y la gnoseológica. El modelador común de la cultura es el lenguaje que la mantiene viva a la vez que la protege. [6] .

Existen distintas caracterizaciones de la cultura bajo puntos de vista en extremo disímiles. Se pueden mencionar algunas tales como:

Todas estas posiciones particularizan aspectos que en realidad son inherentes a la cultura pero solamente como rasgos y propiedades de ésta. No puede verse un solo aspecto aislado como cultura pues entonces este término tendría un sentido tan estrecho como el que identifica la cultura solamente con el Arte (que, por supuesto, es parte importante de la cultura).

 “Todo lo adquirido por el hombre con su esfuerzo en el proceso de su instrucción y educación, a diferencia de lo heredado, de lo dado biológicamente como en los propios frutos de su actividad, desde las construcciones técnicas (la llamada cultura material) hasta las obras de arte pertenecientes a la cultura artística e incluyendo toda la esfera, diversa por su contenido, de la cultura espiritual que abarca los valores de la ciencia, de la ideología, de la religión de la moral, de la política, etc.” [7]   puede decirse que forma parte de ese concepto de cultura en su más amplio significado.

Se adopta  esta concepción marxista de cultura como un concepto que lo abarca todo en la vida social. “Todo lo que ha sido creado por el hombre y no ha sido tomado por él, preparado ya, de la naturaleza, puede ser concebido como cultura”. [8] .

En este sentido habrá que tener en cuenta que cada cultura real es algo definido,  de cualidad original, histórico- concreto. Al mismo tiempo la comprensión de un fenómeno social como un fenómeno de la cultura significa analizarlo en determinado aspecto dentro de una serie de fenómenos comparables y diferenciables entre sí. Debe entonces analizarse el fenómeno social de la Enfermería como un fenómeno cultural; al hacerlo habrá que tener en cuenta los distintos aspectos integrativos  de este fenómeno socio- cultural.

Si se realiza un análisis multilateral del mismo se encuentran rasgos y propiedades que al integrarse en combinación dialéctica constituyen el fenómeno. ¿Cuáles serían algunos de estos aspectos?

Como puede colegirse, cada uno de estos elementos va a formar parte de este subsistema socio- cultural. No debe faltar ninguno para lograr una integración adecuada y un resultado óptimo en la práctica. Por lo tanto será imprescindible formar a la enfermera comunitaria teniendo en cuenta  estos rasgos o propiedades para lograr una cultura sólida en esta profesional de la salud.

 

CONOCIMIENTOS CIENTIFICOS ESPECIFICOS DE LA CARRERA

Muchas veces, durante los años de estudio de la carrera de Enfermería solo se tiene en cuenta la comunicación de la información científica y técnica específica  para esta profesional de la salud. Se sabe que la adquisición y solidez de los conocimientos científicos y el desarrollo de habilidades son imprescindibles para la enfermera. Pero cabe preguntarse ¿sería esto suficiente para lograr el cumplimiento cabal del encargo social (ES) que le es asignado a una persona graduada universitaria de Enfermería?. La respuesta es indiscutiblemente negativa. Mucho más hace falta. Se trata entonces de lograr una integración de los rasgos y propiedades antes mencionadas para lograr una cultura que se corresponda con el ES que le ha sido asignado.

SOCIOLOGIA EN LA ENFERMERIA

Otro aspecto a tener en cuenta dentro de la integración cultural para la práctica de la Enfermería Comunitaria es la interiorización de elementos de la Sociología. Para lograr una actuación profesional efectiva en su trabajo eminentemente social es imprescindible la comprensión de estos aspectos. Baste estipular la concepción social de la Salud. Los conceptos básicos acerca del mundo incluidos los de medicina, se derivan de lo social. La realidad de cada individuo se construye socialmente. Por lo tanto las nociones de salud, enfermedad, síntomas, funcionamiento normal, etc. se derivan socialmente y es necesario investigar cómo se forman, como se mantienen y sus implicaciones para la salud y los servicios de salud.

ENFOQUE SOCIAL DEL TRABAJO EN ENFERMERIA

La práctica de Enfermería se ha visto de distintos modos a través de la historia. Se ha visto desde práctica exclusiva en hospitales con alta tecnología en la que solo el aspecto biológico del paciente interesa al profesional de la salud hasta el concepto actual de la Enfermería como proceso de su práctica con un enfoque biosicosocial. La Enfermería se ocupa de la salud de las personas como partes integrantes de sistemas sociales tales como familia, grupo, comunidad. Esta orientación de la Enfermería se dirige a "la consideración de la matriz social en la que la gente lleva su vida y a través de la cual experimenta fenómenos que pueden ser promotores de salud o productores de enfermedad" [9] .

Cada vez se reconoce más el papel del entorno del paciente en la salud del mismo por lo que el proceso de Enfermería aplicado en el ámbito social deberá incluir varios aspectos  tales como la identificación de problemas, análisis de los mismos, estrategias de intervención y evaluación del resultado. Como puede inferirse este proceso no es más que el proceso de trabajo social de la Enfermería.

LOS VALORES EN LA ENFERMERIA

Diferentes corrientes filosóficas han abordado la problemática de los valores a partir de distintos puntos de vista. Algunas pretenden negar la subordinación de los valores a las leyes objetivas del desarrollo social. Sin embargo puede definirse valor como “la propiedad funcional que adquieren los objetos y fenómenos de la realidad al ser incluidos en el sistema de las relaciones sociales, propiedades consistentes en servir de alguna forma a la actividad práctica de los hombres”  [10] . Surge en la relación Sujeto- Objeto por lo que es la unidad de los valores objetivos y subjetivos. Tiene entonces propiedades por ambos elementos de esa relación; propiedades objetivas ya que procede de la objetividad social, pero cuando se toma en relación con los intereses y necesidades del sujeto valorante aparecen los aspectos subjetivos. “Este concepto de valor adquiere sentido y significado en las dimensiones sociocultural, sociológica y lógico- cognoscitiva” [11] . El valor tiene siempre un sentido positivo. Existen valores humanos universales tales como la bondad, honestidad, solidaridad etc.; sin embargo, la práctica histórica- social es lo que determina el grado absoluto o relativo que pueden tener los valores. Para ilustrar esta aseveración puede ponerse como ejemplo la determinación del sistema de valores de otra época. En este caso se debe tener en cuenta las tendencias objetivas generales  de la etapa y de la manifestación de esas tendencias en época y lugar; de todo esto se infiere que el valor tiene un carácter histórico concreto.

La axiología marxista no separa los valores del conocimiento científico; en realidad se consideran en una “unidad inseparable e interactiva”  [12] . El valor de la Ciencia se manifiesta en el contexto general de la actividad humana y va a determinar la significación y rol directriz que juegan los valores éticos y humanísticos del conocimiento científico en el comportamiento del hombre.

Por tanto  es imprescindible desarrollar, afianzar “patrones para el comportamiento” (9, p. 13) en la futura enfermera comunitaria como miembro de un grupo sociocultural que transmite reglas, fija y reafirma valores universales, político- ideológicos, sociales  etc. Debe tenerse en cuenta la naturaleza social de la existencia humana y la subordinación de la ciencia a la necesidad social. Los valores de la Enfermería profesional están vinculados a su historia y tradiciones; desde el juramento Nightingale  en 1893 hasta estos momentos los patrones o modelos de la práctica de Enfermería han estado basados en principios o valores morales universales en que  el esencial es “el respeto por las personas y la dignidad humana” [13] . Pueden mencionarse otros valores tales como el respeto por la información confidencial, responsabilidad, altruismo, sentimientos de empatía, bondad, etc. De carácter histórico- concreto son también valores  inherentes a la Enfermería la fidelidad a la Patria, la solidaridad con los distintos pueblos del mundo, la equidad y justicia en el trato con las personas, etc.

Las fuentes de los valores pueden ser diversas, pero de forma general puede afirmarse que estos se aprenden de la cultura y sociedad donde la persona se desarrolla particularmente en “las instituciones sociales de familia, escuela y comunidad” (ibid., p.259).

Íntimamente ligada a los valores existe la ética, la que considera las decisiones a tomar y cómo actuar en situaciones dadas preguntándose lo que está bien y lo que está mal. La enfermera debe examinar su escala de valores para comprender cómo éste concuerda con el código de ética profesional. Este código se basa en los principios y valores universales y en los de carácter histórico- concreto que justifican acciones morales. Uno de estos principios que todavía tiene vigencia ha sido el legado por Hipócrates que plantea el “promover el bien y evitar el mal” [14] . La aparición de dilemas éticos es tratada por la Bioética que ofrece una metodología en el análisis de estos conflictos para llegar a la mejor decisión posible.

HUMANISMO

Al hablar de fuerza humanista no es la referencia al período del movimiento intelectual que caracteriza la transición del Medioevo al Renacimiento, pero si a un rasgo del sistema cultural, una actitud mental y un sistema de pensamiento que se concentra especialmente en los intereses y bienestar del ser humano a la vez que lo relaciona armónicamente con el medio que lo rodea.

 Es la búsqueda de la promoción del bienestar del ser humano en su contexto social y natural y el mejoramiento de la condición humana dentro de la sociedad. Es a su vez expresión de la fuerza esencial  de la humanidad aprehendida durante el proceso de educación y formación.

El sistema filosófico marxista pone en el centro de su atención al hombre para lograr la comprensión humanista de su sicología, su interrelación con los distintos sistemas en que él participa en la sociedad y su desarrollo socio histórico, con sus sistemas de valores, tradiciones, estereotipos etc.; en resumen, los elementos activos de toda sociedad y de su cultura.  [15]

El humanismo será uno de los más relevantes aspectos a tener en cuenta en la cultura para la práctica de Enfermería, especialmente la comunitaria. Íntimamente ligada a valores universales, a la ideología y al trabajo social, el humanismo permite una mejor promoción de salud, prevención de enfermedades, atención al mejoramiento del medio, soporte emocional, dirección cultural e intervención familiar y comunitaria.

Esta fuerza humanista a la que se hace referencia no se trata ni de la vuelta al humanismo clásico elitista ni al humanitarismo que define Ezequiel Ander- Egg como “asistencialismo paternalista” o lo que en otros casos se comporta como filantropía [16] ; esta fuerza proviene del “Nuevo Humanismo” (Ibídem) que presupone un nuevo estilo de vida en el que se identifique el trabajador social con el individuo, grupo social, familia o comunidad. Esto  le permite un trabajo, una actuación conjunta con la que puede lograrse la transformación positiva del entorno social y natural  en que trabaje. La enfermera de la comunidad, que también es una trabajadora social  tendrá en cuenta en su accionar las palabras del autor citado anteriormente que proclama que “... el nuevo humanismo exige la superación de la dicotomía trabajador social- pueblo: ya no se actúa para el pueblo, se está en, se existe con el pueblo. Simplemente se es parte del pueblo”(Ibíd. p. 154)

CREATIVIDAD

“La creación es una relectura de la realidad enriquecida por la experiencia y la fantasía” [17]   y aparte de la información acumulada para producir una información nueva y original. La creatividad es un aspecto esencial del ser humano puesto que es el único ser que es capaz de transformar la naturaleza, crear cultura y transformarse a sí mismo. Chibás llama creatividad a “aquel procedimiento o facultad que permite hallar relaciones y soluciones novedosas partiendo de informaciones ya conocidas, y que abarca no solo la posibilidad de solucionar un problema ya conocido sino también implica la posibilidad de descubrir un problema allí donde el resto de las personas no lo ven” (ibid., p. 4). Esta creatividad está asociada a la motivación; Albertina Mitjans considera que la creatividad posee un carácter personológico y que es posible debido a la existencia en la persona de un conjunto de recursos cognitivo- afectivos que actúan en forma de sistema asociados a importantes indicadores y expresiones funcionales de la personalidad [18] .

Todo lo anteriormente expuesto está en íntima relación con la práctica de la Enfermería puesto que el trabajo con la familia, comunidad e individuo debe ser eminentemente creativo; la enfermera descubre problemas y busca soluciones para ellos a la vez que actúa en este sentido por medio de intervenciones que por obligación deben responder a muy distintos problemas, por lo tanto su creatividad será de gran importancia.

LENGUAJE

Los estudios de las Ciencias Sociales han estado siempre conscientes de que el lenguaje es un factor esencial en la vida social ya que la cultura solamente es transmisible a través de alguna forma de lenguaje. El lenguaje y la sociedad están indisolublemente ligados ya que al primero  hay que “estudiarlo en su contexto social”  [19] . Saussure preconizaba que “el estudio del lenguaje comporta, pues, dos partes: la una, esencial, tiene por objeto la lengua...;    la otra,  secundaria, tiene  por objeto la parte individual del lenguaje, es decir, el habla, incluida la fonación” [20] .Esta propuesta sería un estudio puro y abstracto y deja fuera lo más interesante, las infinitas variaciones de uso del lenguaje. Al surgir posteriormente la Sociolinguística convergen todos los esfuerzos de otras ciencias tales como la Antropología, Sociología, Sicología Social y Lingüística en la tarea de relacionar de forma sistemática el lenguaje a la Sociedad y la Cultura. El estudio del lenguaje en su contexto social comienza desde la suposición que el habla varía en las diferentes circunstancias sociales y que hay “variedades de lenguaje dentro de una misma comunidad”.  No obstante, lo que generalmente existe en el llamado “lenguaje de la comunidad” [21]   es el compartir, por los grupos de usuarios de la lengua, reglas o normas, percepciones, motivaciones, presunciones actitudes, etc. que los dirigirán a escoger el lenguaje a utilizar según la situación, tópico, canal de comunicación, funciones, esfera de actividad o distinción de cualquier clase. En el caso de Cuba habrá algunas diferencias de selección del lenguaje según la comunidad donde se resida y norma lingüística del grupo social al cual se pertenezca. Existen, asimismo, varios factores importantísimos que deben tomarse en cuenta y que ayudan a la comunicación enfermera- individuo/ familia/ comunidad  en Cuba y es que se habla una sola lengua y que hay una muy fuerte unidad nacional así como una identidad cultural de profundas raíces formada a través de medio milenio.

En la comunicación enfermera- paciente, enfermera- familia, enfermera- comunidad y enfermera- profesional de la salud juega un importantísimo papel el lenguaje. En cada uno de estos casos tanto la enfermera como el otro emisor- receptor, trae el lenguaje  y las experiencias personales a la comunicación que ocurre entre ellos. Algunos aspectos se comparten, o sea, son de naturaleza similar, pero otros serán únicos para cada persona.  La enfermera debe usar lo que se llama “comunicación terapéutica” [22]    que  tiene  el  objetivo  de  ayudar  al  paciente/   familiar/   familia/ comunidad a expresar y trabajar juntos para solucionar sus problemas. Para lograr esto la enfermera tiene que comprender y tener en cuenta  (además de sus conocimientos sobre sicología de la personalidad y sicología social) el lenguaje que traiga el paciente a la situación específica que se encuentre.

Hay dos principios importantes en el lenguaje a utilizar por la enfermera:

Ambos principios serán también válidos en lo concerniente al lenguaje a utilizar con  personal de la salud   tales como enfermeras, médicos, técnicos etc. ; aunque por supuesto en estos casos se usará mucho más el lenguaje técnico y científico propio de la comunidad científica médica.

Cuando se habla de comunicación puede decirse que “es un proceso que liga individuos, comunidades, sociedades intermedias, gobiernos y ciudadanos en la toma de decisiones conjuntas; es también un medio por el cual los valores culturales, tradiciones e identidades son expresadas y reforzadas”  [23] . De ahí el  trabajo amplio y permanente a realizar por la enfermera en la comunidad Por supuesto, muy ligado a la comunicación y a los aspectos antes mencionados se encuentra el dominio de elementos de Sicología, tanto de la personalidad como de la sicología social. Estos conocimientos harán más expeditos los senderos de la comunicación con pacientes, familias, grupos sociales y comunidad.

La información en la Enfermería comunitaria debe funcionar en un doble sentido: de la enfermera a la comunidad y de la comunidad hacia la enfermera. En el primer caso    (Enfermera >Comunidad) se le dará “pleno acceso a la base popular en el manejo de la información”(Ibíd. p.30) que le sirva para superarse en los aspectos que le permitan su participación activa y plena en toma de decisiones, planeamiento y conducción de acciones beneficiosas para la salud y desarrollo social de su comunidad. En el segundo (Comunidad >  Enfermera) la enfermera se nutre de la información proveniente de la comunidad para utilizar estrategias  de intervención que le permitan  ayudar a promover la salud, mejorar la calidad de la vida y fomentar ambientes sanos en la misma.

La comunicación, la información y el trabajo social están íntimamente ligados; en la Conferencia Internacional sobre promoción de la Salud celebrada en Santa Fe de Bogotá en Noviembre de 1992 se asignó un papel preponderante al logro de una CULTURA DE LA SALUD para el siglo XXI [24]   con la “promesa de educar, informar, convencer y explicar, así como de escuchar” (Ibíd., p. 40) por medio de una efectiva comunicación social.

Se podría concluir que...

Cada uno de los rasgos antes analizados son elementos propios de la cultura. Porque son inherentes a la cultura el proceso de socialización, la comunicación de la información acumulada por medio del lenguaje, la transmisión de los valores (morales, políticos, estéticos, sociales, ideológicos, artísticos), los conocimientos científicos. En fin, un sistema de muchas dimensiones en que todas son necesarias pero no de forma aislada sino entre sí y por ende integradas a la cultura como un todo indivisible. Podría entonces realizarse un intento de definiciónde lo que puede denominarse  CULTURA PARA ELTRABAJO SOCIAL DE ENFERMERÍAexpresando que esta autora considera que “es la preparación adquirida durante el proceso instructivo- educativo universitario que incluya tanto los aspectos gnoseológicos, científicos y técnicos como los del campo espiritual y social que capacite al profesional para cumplir con eficiencia su encargo social”.   

Munro opina que el estudiante necesita conocer qué es especial acerca de la ciencia y comprender sus limitaciones, pero esto solo puede encontrarse si este estudiante llega a poseer un bagaje cultural adecuado [25] . Este ayudará al futuro profesional en su práctica de la enfermería a tomar en cuenta no solo su propia cultura sino la de sus pacientes, familia, comunidad que atienda.

Comprender la cultura de los demás y expandir la propia ayuda a mejorar la atención de enfermería de varias formas, tales como lograr una comunicación efectiva con una mayor diversidad de personas; una mayor capacidad de atención integral a las personas o grupos sociales teniendo en cuenta sus conexiones sociales y culturales y a la vez previene a la enfermera de imponer, aunque sea sin intención, sus propias concepciones culturales en los grupos o individuos que atiende.

Al valorar paciente, familia, comunidad, la enfermera debe identificar sus características culturales. Estas, en muchos casos están en discrepancia con la cultura del sistema de salud y por supuesto de la propia enfermera. Estas “áreas de discrepancia”  [26] le indican qué tipo de trabajo debe realizar. Este puede ser muy diverso desde guía para el esclarecimiento de dudas, hasta llegar al reforzamiento del sentido de competencia y promoción de salud en la población afectada. El ejercicio de lo que puede denominarse  sensibilidad cultural solamente puede alcanzarse con un aprendizaje cultural amplio y adecuado. Para comprender la cultura de otros, para actuar sobre la cultura de otros, es imprescindible haberse apropiado de la CULTURA.




[1] Mayoral, Mercedes: “El Médico de la Familia: Promotor de la cultura de la Salud”, Tesis de Maestría en Trabajo Social, Universidad de Camagüey, 1998. p. 20

[2] Diccionario Manual de la Lengua Española, Instituto Cubano del Libro, Editorial Pueblo y Educación (s/f), p.215

[3] Idem.

[4] Laín Entralgo, Pedro: “Reflexión sobre la cultura” en Enciclopedia Temática Ciesa, Tomo I, Editorial Marín, Barcelona, 1980,  p. 15.

[5] García, Olga: Conferencias en Curso sobre Teoría de la Cultura, Centro Guillén, Camagüey, 1997,  p. 4.

[6] Savranski, I.: LA CULTURA Y SUS FUNCIONES, Editorial Progreso, Moscú, 1983,  p.68.

[7] Kagán, M.S.& Jolostóva, T.V.: “La Cultura, la Filosofía y el Arte” en TEXTOS ESCOGIDOS DE ESTÉTICA, Tomo I, Editorial Pueblo y Educación, La Habana, 1991,  p. 139.

[8] Idem.,  p. 136.

[9] Mc Coy, Caroline: “Un enfoque de comunidad para la práctica de enfermería”, WHO, Washington D.C. 1990.  p.378.

[10] Fabelo,José R.:“Formación de valores en las nuevas generaciones en la Cuba actual”, en Revista Bim. Cub.LXXVIII, e.III N°3, Jul.-D.,1995., p. 219

[11] González, Imai: Conferencias, Curso Axiología y Sociedad, Universidad de Camagüey, 1998,  p.10

[12] Frolov y Yudin: LA ÉTICA DE LA CIENCIA, Editorial Progreso, Moscú, 1989, p.55.

[13] Cranen, R.F., Hirnle, C.J.: “Values” en FUNDAMENTALS OF NURSING: HUMANHEALTH AND FUNCTION, Editorial J.B. Lippincott Company, Philadelphia, Pennsylvania, USA, 1992,  p. 258.

[14] Idem,  p. 42.

[15] González Rey, Fernando y Valdés Casal, Hiram: SICOLOGÍAHUMANISTA,ACTUALIDAD Y DESARROLLO, Editorial Ciencias Sociales, La Habana, 1994, , pp. 219-224.

[16] Ander- Egg, Ezequiel: INTRODUCCIÓN AL TRABAJO SOCIAL, Editorial “El Ateneo” S.A. de C.V., México, 1993, pp. 148-152.

[17] Chibás, Felipe: CREATIVIDAD MÁS DINÁMICA DE GRUPOS, Editorial Pueblo y Educación, La Habana, 1992, p. 11.

[18] Mitjans Martínez, Albertina: “La Escuela y el Desarrollo de la Creatividad”, en Tentativas, Revista Educación, 1996, pp.18- 19.

[19] Stern, H. H. Fundamental Concepts of Language Teaching, Oxford University Press, Great Britain, Hong Kong, 1979,  p. 291

[20] Saussure De, Ferdinand: COURS DE LINGUISTIQUE GENÉRALE, Editorial Losada S.A., Buenos Aires, 1970, p.291

[21] Pride, J.B.: SOCIOLINGUISTIC ASPECTS OF LANGUAGE LEARNING ANDTEACHING, Oxford University Press, Great Britain, 1989,  p. IX.

[22] Cranen, R. F.: COMMUNICATION: THE NURSE- PATIENT RELATIONSHIP, Lippincott Company, Pennsylvania,1992, p. 277.

[23] Alfonzo, Alejandro: “La comunicación: tema fundamental de la UNESCO”, en Tablero, Revista del Convenio Andrés Bello, Año 18, N°48, Bogotá, Colombia, Septiembre/1994, p.3.

[24] Coe, Gloria, Restrepo, Helene, Fox, Elizabeth: “Políticas de Comunicación para la promoción de Salud en América Latina”, en Tablero, Revista del Convenio Andrés Bello, Año 18, N° 48, Sept./1994, p.41.

[25] Munro, Alan: “Dodgems or Doctors, training or education?” en British  Medical Journal, South African Edition, N°6 Volume 4, February/96, p. 681.

[26] Hirnle, C.J.: “Culture and Ethnicity”, en FUNDAMENTALS OF NURSING. HUMAN HEALTH AND FUNCTION, Lippincott Company, Pennsylvania, USA, 1992, p. 243.

.
Referencia a este documento:

Estrada Molné Alba T, Hernández González Mercedes.: "Cultura de la enfermería comunitaria", Rev. Humanidades Médicas, 2001; 1(3)

 
Indice
Anterior
Siguiente