Índice Anterior Siguiente

Revista Cubana de Salud y Trabajo 2010;11(1):56-8

Desarrollo histórico y científico de la homeopatía en Cuba
Historical and scientific development of homeopathy in Cuba

Ibis de las Mercedes Fernández Díaz 1
Caridad Marisela Morín Suárez 2

1 Médico especialista de I grado en Medicina General Integral, máster en Salud de los Trabajadores, Investigadora Agregado, Profesora Instructor. Vicedirección de Atención Médica,  Instituto Nacional de Salud de los Trabajadores, La Habana, Cuba
2  Técnica de Farmacia. Vicedirección de Atención Médica, Instituto Nacional de Salud de los Trabajadores, La Habana, Cuba

Correspondencia:

Ibis de las Mercedes Fernández Díaz
Instituto Nacional de Salud de los Trabajadores
Calzada de Bejucal km 7½, Apartado 9064, CP10900, Arroyo Naranjo, Ciudad de La Habana, Cuba
E-mail: insatam@infomed.sld.cu


RESUMEN

Exponemos el desarrollo histórico y científico de la homeopatía en Cuba, transitando desde su llegada a la isla en 1828, su divulgación importante en los medios de prensa de la época y el marcado desarrollo alcanzado por esta medicina en la segunda mitad del siglo XIX. Se hace referencia a la labor llevada a cabo por los detractores de la  especialidad en el país, que finalmente consiguieron que los importantes homeópatas cubanos de ese siglo emigraran y fomentaran su labor asistencial y docente en otros países del continente americano y fuera del mismo. Es así que se llega a un silencio total de la especialidad durante casi todo el siglo XX, retomándose la misma en la década del 90 del mencionado siglo, donde nuevamente se reactiva su difusión en Cuba con la formación de recursos humanos e instalación de la red de farmacias homeopáticas en todo el país. Culminamos con la información actualizada acerca del desarrollo científico alcanzado para los seguidores de la obra ‘Hahnemaniana’ en el país y las proyecciones previstas con esta interesante medicina.

Palabras clave: homeopatía, desarrollo histórico, desarrollo científico

ABSTRACT

The scientific and historical development of the homeopathy in Cuba, comprising since its arrival to the island in 1828, its significant disclosure in the media of the epoch and the marked development reached out by this medicine in the second half of the XIX century, is clearly illustrated in this work. The same makes reference to the labour carried out by the detractors of the specialty in the country, who finally made that the outstanding Cuban homeopathists of this century migrate and foster the service and educational works in and outside the American continent. The specialty remained in a deep silence during almost the whole XX century; and at the 90’s, this medicine is retaken and the spread reactivated in Cuba with the creation of the human resources and the setting up of the homeopathic drugstores all over the Cuban territory. As closure, the upgraded information about the scientific development reached out by the followers of the Hahnemanian work in the country, and the foreseen projections with this interesting medicine, is herein presented.

Key words: homeopathy, historical development, scientific development


DESARROLLO

Homeopatía, término acuñado por Hahnemman, viene del griego; significa homoios, igual, similar; y pathos, padecimiento, enfermedad, sufrimiento; designa a la rama de la medicina que se relaciona con una cierta manera de llegar al diagnóstico y establecer un tratamiento individualizado de las enfermedades, mediante la administración de dosis diminutas, infinitesimales o ultramoleculares de una sustancia farmacológica (remedio) elaborada de una manera especial, y la que si es administrada a personas sanas en determinadas dosis, produciría síntomas transitorios similares a aquellos que se desean curar en las personas enfermas.
La homeopatía fue descubierta y sus conceptos fundamentales desarrollada en sus primeros pasos entre 1790 y 1843 por el médico, químico, botánico, toxicólogo, lingüista, filósofo, historiador de la medicina e investigador, Christian Friederich Samuel Hahnemann (1755-1843), aunque algunos de los conceptos sobre los que se basa habían sido enunciados anteriormente por Hipócrates y Paracelso, entre otros.
Ya en 1828 la revista ‘Anales de Ciencia, Agricultura, Comercio, y Artes’ que circulaba en  La Habana, publica un artículo denominado ‘Nuevo sistema médico  llamado homeopático’. La autoría correspondía al director de dicha revista y quien era además director del jardín botánico de dicha provincia. En ella se publicaban los principales adelantos en todas las ramas y su relación con la industria cubana de la época y del futuro, incluyendo en todos sus números algunos temas médicos.  
En 1939 se inicia la impresión de obras homeopáticas  en Cuba, y en 1845 la ‘Gaceta  Homeopática  de Madrid publicó con detalle la curación  de un paciente con diagnóstico de enajenación mental, que procedía de la provincia de Pinar del Río, lograda por el Dr. Francisco de Paula Escofet.
El 10 de octubre de 1846 se instaló la primera  farmacia homeopática en Cuba, situada en la calle Cuba nº 29 y sostenida durante mucho tiempo por su fundador Valentín Catalá, quien elaboraba la mayoría de los medicamentos, los cuales además  gozaban de gran prestigio.
El desarrollo de la homeopatía en estas décadas se vio obstaculizado por la inexistencia de farmacias homeopáticas en las provincias del interior del país, lo que limitaba en gran medida no solo la adquisición de las tinturas madres y dinamizaciones, sino también la confiabilidad en cuanto a la calidad de los productos farmacéuticos para esta especialidad, los que en aquel entonces se  recibían provenientes de los Estados Unidos.
Desde el año 1846 diversos órganos de prensa de la época divulgaban la existencia de las curaciones homeopáticas, y durante varios años los periódicos de La Habana publicaron novedades relacionadas con esta especialidad.
En este trabajo de publicidad se destacaron ‘La Bandera de la Homeopatía’, bien defendida en la comunidad medica en general y homeópatas, en particular ‘La Gaceta de La Habana’.
Alrededor del año 1848 se facilitó a las clases pobres recibir asistencia médica y tratamientos homeopáticos  a través de la instauración de un dispensario público. Esta idea generosa también fue divulgada en ‘La Bandera de la Homeopatía’.
En 1850 los homeópatas cubanos comenzaron sus tareas de divulgación de la homeopatía en el continente americano, siendo los primeros países en recibir las experiencias de la isla  México, Chile y Uruguay.
Durante los años 1854 y 1855 se llevó a cabo en Cuba una experiencia homeopática con fines profilácticos frente a la fiebre amarilla, que abarcó a centenares de militares y civiles.
Ya en 1856 se brindaba  atención médica veterinaria basada en los principios hahnemanianos, siendo su exponente más excelente el profesor Dr. José Graupera, médico veterinario de la provincia de La Habana.
Los discípulos de la obra hahnemaniana no tardaron en enfrentarse con múltiples y poderosos detractores a lo largo de todo el país, representados en su gran mayoría por  médicos  alópatas, que por razones de mercado veían a la homeopatía como un poderoso y temible adversario.
Pese a las publicaciones seriadas en defensa de la homeopatía, realizadas por el Dr. Cayetano Cruxen y editadas en el diario ‘La Prensa´, que circulaban diariamente en la provincia de La Habana, la novedosa doctrina no se vio respaldada, a pesar del mérito alcanzado hasta entonces por los médicos homeópatas, especialmente  frente al azote de las enfermedades infecciosas  frecuentes en esos años, tales como la fiebre amarilla, la fiebre palúdica y la viruela. La hostilidad hacia la novedosa medicina dentro de la  isla se incrementó paulatinamente.
Hacia 1855 el Dr. Benito García  Fernández, prestigioso  homeópata cubano, emigra a Chile, donde después de gozar de gran prestigio, popularidad y respeto por parte de la Facultad Oficial de Medicina Alópata y numerosos  pacientes,  publica el “Tratado Teórico Practico  de Homeopatía’ ese mismo año.
En 1877 le corresponde el mérito al Dr. José Joaquín Navarro, quien además de ser un destacado luchador por la independencia, inscribió dos nuevos medicamentos en materia medica homeopática; se trataba de la Tarentula Cubensi, de origen  animal, y la Comocladia dentata, de origen vegetal, ambas investigadas y discutidas por este  científico cubano y dadas a conocer  en la Sociedad Homeopática de Nueva York.
Con estos aires, en 1878  la Sociedad Homeopática  cubana integrada por prestigiosos médicos  defensores  de esta  doctrina  pone en circulación  un nuevo órgano de prensa  ‘El Hahnemaniano’editado en la Habana y que exhibía artículos homeopáticos variados y novedosos.
Ya en 1888 el fenómeno de la emigración de homeópatas cubanos debilitó la presencia de la doctrina a lo largo de todo el territorio nacional, fenómeno que tuvo diferentes orígenes, siendo los más relevantes los académicos y políticos.
Hacia finales del siglo XIX entra en silencio casi total la práctica de la homeopatía. Sin embargo, sobresale a principios del siglo XX una figura importante en la política y la diplomacia de Cuba, además de ser un médico de gran relieve dedicado al estudio y ejercicio de la Homeopatía, el Dr. Juan Antigas Escobar (1871-1939).
No es hasta 1992 en que el Ministerio de Salud Pública de Cuba decidió incorporar la homeopatía a las llamadas ‘terapias Alternativas’, creándose así el Grupo de Homeopatía ‘Dr. Juan Antigas’ en la ciudad de La Habana, compuesto fundamentalmente por médicos, farmacéuticos, veterinarios y estomatólogos.
El 2 de octubre de 1995, en el marco del 50 Congreso de la Liga Médica Homeopática Internacional, en Oaxaca, México, se certificó por su comité internacional la incorporación de Cuba a tan antigua y prestigiosa institución.
El 15 de julio de 1996 se creó la Sociedad Cubana de Medicina Bioenergética y Naturalista, compuesta por  tres secciones, una de las cuales la constituye la de Homeopatía. Esta sociedad tiene entre sus objetivos fundamentales desarrollar  tecnologías y programas específicos para la inserción de estas prácticas a los distintos subsistemas del Sistema Nacional de Salud.
Desde la década del 90 del siglo XX se crean y consolidan las condiciones para la formación de recursos humanos en la especialidad de Homeopatía, previendo que los mismos estuvieran representados en todas las provincias del país. Paralelo a la capacitación de especialistas, se prepararon también los dispensarios o farmacias Homeopáticas en todas las provincias, garantizando la existencia de todos los medicamentos de la materia médica de esta especialidad.
El Ministerio de Salud Pública como organismo rector del Sistema Nacional de Salud, ha facilitado y garantizado el desarrollo sistemático de esta especialidad en el país .Actualmente la investigación científica en el campo de la homeopatía exhibe resultados novedosos y eficaces en múltiples temáticas y especialidades, lo cual se evidencia a través  de eventos científicos de la especialidad, así como en el diario quehacer de los médicos dedicados a la misma.
El desarrollo científico de esta especialidad  en el país se proyecta hacia el perfeccionamiento de los modelos de diagnóstico y tratamiento e incursiona en nuevos temas investigables, teniendo en cuenta las áreas priorizadas por el Ministerio de Salud  Pública. 
Actualmente la homeopatía goza de preferencia y prestigio dentro de los pacientes que acuden diariamente solicitando atención por la especialidad de Medicina Natural y Tradicional en los diferentes institutos y centros de investigación en Cuba.

BIBLIOGRAFÍA

  1. Martínez V. La homeopatía cubana del siglo XIX. Zaragoza: Sociedad Científica de Homeopatía de Aragón; 1998
  2. Fernández R. La homeopatía en Cuba. La homeopatía de México 1995;64(574):10-2.

Recibido: 15 de mayo de 2009             Aprobado: 17 de mayo de 2010

Índice Anterior Siguiente