Índice Anterior Siguiente

Revista Cubana de Salud y Trabajo 2011;12(2):19-28

Tensión fisiológica por exposición laboral a ambientes calurosos en trabajadores de una empresa de fundición y tratamiento térmico de metales
Physiological stress by occupational exposure to hot environments in workers of an enterprise of melting and thermal treatment of metals

Eduardo Lázaro Caballero Poutou 1
Rugiere Suárez Cabrera 2
Oneida Edilena Moreno del Sol 3

1 Médico especialista de II grado en Medicina del Trabajo, Máster en Salud de los Trabajadores, Investigador Auxiliar, Profesor Auxiliar. Departamento de Fisiología, Instituto Nacional de Salud de los Trabajadores, La Habana , Cuba
2 Ingeniero industrial, Máster en Salud de los Trabajadores, Investigador Auxiliar y Profesor Instructor. Departamento de Riesgos Físicos, Instituto Nacional de Salud de los Trabajadores, La Habana , Cuba
3 Médico especialista de I grado en Medicina General Integral. Centro Provincial de Higiene, Epidemiología y Microbiología de Camagüey, Camagüey, Cuba

Correspondencia:

MSc Eduardo Lázaro Caballero Poutou
Instituto Nacional de Salud de los Trabajadores
Calzada de Bejucal km 7 ½ , Apartado 9064, CP 10 900, Arroyo Naranjo, La Habana , Cuba
E-mail: ecaballero@infomed.sld.cu


RESUMEN

Introducción: El ambiente térmico en que se realiza el trabajo puede afectar en mayor o menor medida la salud y seguridad de los trabajadores, e influir en la calidad del trabajo y en el rendimiento laboral. Objetivos: Identificar la relación de las respuestas fisiológicas con los factores del ambiente térmico, de la tarea o de ambos; comparar las respuestas funcionales registradas en invierno y verano; contribuir a la introducción de nuevos indicadores para evaluar carga e intensidad de trabajo con fines de normalización ergonómica. Material y método: Investigación transversal en una muestra no probabilística de 14 trabajadores de una empresa de fundición, tratamiento y conformación de metales, evaluados en invierno y verano. Las variables temperatura oral (tor) y del ambiente térmico se registraron coincidentemente cada 20 minutos. La frecuencia cardiaca (HR) se registró cada 5 segundos. Se estimó la pérdida por sudor en la jornada laboral. Se calcularon medidas de tendencia central, de dispersión, ANOVA y prueba t para las variables continuas, y Chi cuadrado para las discretas; se calculó la correlación de Spearman para identificar asociaciones. Para todos los cálculos se asumió p < 0,05. Resultados: tor y HR aumentaron en proporción a los cambios del ambiente térmico y a la intensificación del trabajo en horas del mediodía en invierno y verano. La diferencia estacional de las medias de la tor fue de 0,08 ºC, significativamente superior en el verano (p = 0,008); aunque en verano la HRave fue mayor, la diferencia de las medias no resultó significativa (p = 0,34). En invierno la t or correlacionó con todas las variables, excepto con la velocidad del aire. La pérdida de peso corporal no fue significativa. Los criterios de referencia e indicadores funcionales para trabajadores cubanos masculinos identificaron que la intensidad y carga de trabajo físico evaluadas corresponden a trabajo ligero con tareas pesadas de corta duración.

Palabras clave: ambientes calurosos, efectos fisiológicos, estrés térmico, exposición laboral a calor

aBSTRACT

Background: Working in heat environments could affect the workers´ health and safety. Nevertheless it would impact in several aspects of the labour decreasing quality and productivity and promoting prejudicial economical effects. The Cuban climate is characterized by high temperatures and humidity along the year and it is the reason by which the heavy work means an important physiological effort. Objectives: 1) To identify the relationships among physiological effects, the thermal environment and the task in Cuban conditions; 2) to assess differences of the physiological effects in winter and summer; 3) to contribute with those results to improve the Cuban standards to assess workload and intensity. Material and method : A non probabilistic sample was conformed by 14 selected cookers and assistants who were assessed in winter 2005 and summer 2006. Heart rate was registered each 5 minutes with polar monitors; and oral temperatures with Terumo digital thermometers were registered simultaneously with the climate environmental measurements with a Testo 454 portable system each 20 minutes. Body mass were measured at beginning and ending of schedule. The statistical was processed with SSPS v.15.0 and Statistical v. 6.5. Results: Oral temperature and heart rate were increased at noon when it was registered the higher climate changes and workload. Oral temperature in winter was 0,08 ºC (p = 0,008) lesser than it was in summer. Winter and summer oral temperature correlated (Spearman's) with all variables except air velocity. Heart rates were modified proportionally to the workload in winter and summer but there were not differences related to both seasons (p = 0,05). There were not differences of body mass loss. Work classified as light with brief heavy activities. Criteria and indexes proposed to assess workload had been safety and conservative.

Keywords: hot environments, physiological effects, heat stress, occupational heat exposure


iNTRODUCCIÓN

La carga térmica aparece cuando por interacción del ambiente, el vestuario y la actividad de una persona. se produce una tendencia al incremento de la temperatura corporal. El sistema termorregulador del organismo responde consecuentemente entonces, aumentando la pérdida de calor 1. Esta respuesta puede ser enérgica y efectiva, pero también puede provocar tensión, lo cual conduce a disconfort y ocasionalmente a enfermedad por calor, y aun a la muerte.

Cuba se caracteriza por tener condiciones ambientales en las que predominan temperaturas y humedad relativa altas durante la mayor parte del año, y una corta temporada de suave invierno con temperaturas promedio más frescas y humedad variable; esto hace que la realización de trabajo moderado y pesado conlleve una elevada tensión fisiológica, aun cuando la aclimatación es un proceso prácticamente natural en sus habitantes. Dadas estas interferencias climáticas, la disipación del calor metabólico impone una considerable carga a los sistemas reguladores de la temperatura corporal y muy especialmente al sistema cardiovascular, de modo que un trabajo con demanda energética de 290 watt.hora puede suponer un compromiso grande de la reserva cardiaca, equivalente al necesario para una labor con exigencias metabólicas muy superiores. De ahí la importancia de los estudios de los ambientes calurosos para conservar la salud y seguridad de los trabajadores 2-4. Dados los argumentos precedentes, esta investigación se propuso:

  1. Identificar la relación de las respuestas o efectos fisiológicos con los factores ambientales microclimáticos, con la tarea (intensidad) o con ambos;
  2. comparar las respuestas funcionales registradas en las etapas de invierno (2005) y verano (2006); e
  3. introducir nuevos indicadores fisiológicos para la evaluación ergonómica de la intensidad y la carga de trabajo en la población trabajadora cubana expuesta a condiciones calurosas.

MATERIAL Y MÉTODO

Investigación con un diseño observacional transversal para el estudio de los efectos fisiológicos causados por exposición laboral a condiciones de calor en una muestra no probabilística integrada por 13 trabajadores sanos (seleccionados mediante examen médico) de una industria de tratamiento térmico y conformación de metales, todos del sexo masculino, que accedieron a colaborar voluntariamente como ‘sujetos de estudio mediante firma del Acta de Consentimiento Informado 5.

Estudio de campo

El modelo de evaluación de las variables fisiológicas tuvo en cuenta criterios normalizativos e indicadores de tensión fisiológica obtenidos en investigaciones realizadas en población cubana, considerándose además los criterios recomendados por la American Conference of Governmental Industrial Hygienists (ACGIH), la International Organization of Standardization (ISO), investigaciones y normas cubanas 1,4,6–13. El análisis de los resultados se refiere a los registros fisiológicos obtenidos de cada sujeto evaluado durante una jornada de trabajo en el invierno y otra en el verano.

•  Valores de referencia de las variables fisiológicas

A cada sujeto de estudio se le registraron al inicio de la jornada laboral, en su puesto de trabajo y en postura bípeda, por ser la predominante en su desempeño, la temperatura oral (tor) sublingual * y la frecuencia cardiaca de reposo (HR0).

_______________
* Se tuvieron en cuenta todos los procedimientos recomendados para este tipo de medición (Erickson, 1976).

•  Registro de la respuesta funcional durante el desempeño laboral

1. Temperatura interna (tcr):

2. Frecuencia cardiaca (HR): medida cada 5 s utilizando el registrador de frecuencia cardiaca Polar, modelo S-810TM, para obtener HR media de la jornada; media de la frecuencia cardiaca pico (HRpeak) registrada durante periodos mayores de 4 min consecutivos, y el tiempo total con HR en los rangos <60, 60-80, 81-110, 111-120 y >120 latidos por minuto (bpm).

2.1  Índices relativos a la función cardiovascular: frecuencia cardiaca límite (HRL), reserva cardiaca o costo cardiaco absoluto (RHR), costo cardiaco promedio (CC), costo cardiaco pico (CCpeak), costo cardiaco límite (CCL), índice de costo cardiaco (ICC), índice de costo cardiaco pico (ICCpeak).

3. Pérdidas por sudoración (% peso perdido): se calculó empleando la siguiente expresión:

El peso corporal (BM) se determinó al inicio (BMinicial) y al final (BMfinal) de la jornada laboral. Para las pesadas los sujetos de estudio vistieron solamente ropa interior. Se empleó una báscula clínica C.A.M., de industria argentina, con grado de precisión de 100 g .

Se controlaron los líquidos ingeridos y excretados en el periodo de tiempo utilizando copas graduadas Kartell (Italia) de 250 y 500 mL (20 ºC), con precisión de 5 mL; los alimentos sólidos se pesaron con una báscula digital Ohaus S5000 con capacidad de pesaje de 5000 g y precisión de ± 2,0 g .

4. Evaluación de la sensación térmica mediante la escala de juicio subjetiva de la norma ISO 10551: 1995 15, aplicada por el investigador al sujeto estudiado, al inicio, a las 4 horas del inicio y al final de la jornada de trabajo del primer día de estudio *.

_______________
* Las variables 6 y 7 solamente se registraron en los trabajadores metalúrgicos y en los constructores.

5. Evaluación subjetiva de fatiga (PSF): se evaluó mediante el Cuestionario de Patrones Subjetivos de Fatiga (Yoshitake, 30 ítems), test autoadministrado para estudio de efectos negativos del trabajo que el investigador instruyó previamente a cada sujeto de estudio para su respuesta. Se aplicó al inicio y al final de la jornada de trabajo. El cuestionario (anexo 3) consta de 30 preguntas, las cuales se agrupan en ‘síntomas generales de fatiga' (10 ítems), 'síntomas de fatiga mental' (10 ítems) y “síntomas de fatiga física” (10 ítems), caracterizados de la siguiente forma:

Los síntomas fueron agrupados en tres patrones: 1) fatiga general (aburrimiento-monotonía), 2) fatiga mental (incapacidad para la concentración) y 3) fatiga física (proyección del deterioro).

El llenado de los cuestionarios fue supervisado por el responsable de la ejecución y solo se compararon los resultados de las encuestas pareadas (el par de inicio y final de jornada del sujeto encuestado), en las que los 30 ítems fueron respondidos en cada encuesta.

•  Mediciones ambientales

Las variables temperatura del aire (ta), temperatura de globo (tg), temperatura húmeda natural (tnw), velocidad del aire (va) y humedad relativa (RH), se registraron con el sistema portátil Testo 454. Se calculó el índice WBGT utilizando la ecuación para interiores o exteriores sin sol. Los valores o criterios de referencia utilizados del índice WBGT fueron los de la tabla 2 del anexo B de la norma EN ISO 27243:1995 14.

•  Procesamiento, análisis y evaluación de la información

Para la caracterización de la muestra y el procesamiento de los registros fisiológicos individuales y muestrales obtenidos en cada etapa (estaciones y horarios) del estudio, se calcularon: medidas de tendencia central y de dispersión, ANOVA, prueba t asumiendo varianzas separadas cuando los tests de Levene y Brown-Forsythe demostraron diferencias significativas de las varianzas para las variables continuas, y el Chi Cuadrado para las variables discretas. Para determinar la existencia de asociaciones entre las variables fisiológicas y ambientales y su dependencia estacional, se aplicó la correlación de Pearson. Los programas informáticos utilizados para el procesamiento matemático de los datos fueron SPSS 8.0 y Statistica 6 para Windows. Para el análisis de la frecuencia cardiaca se empleó el Polar Precision Performance v. 3.02, y para las variables ambientales el programa Comfort Software v. 2.50.

Trabajadores industriales (tratamiento y conformación de metales)

•  Descripción de las características del trabajo y de las áreas de labor

Características del área de trabajo

RESULTADOS

En la tabla 1 se presenta la caracterización de la muestra de los sujetos seleccionados para el estudio, en la cual destaca que se trata de sujetos jóvenes con una edad promedio de 31,7 años, experiencia laboral promedio de casi 10 años en las labores que desempeñan en ambientes térmicos calurosos, el índice de masa corporal promedio que corresponde a la categoría de normopeso; no obstante, hubo algunos individuos con índices de sobrepeso grado I 16,17. Los rangos, en reposo de las variables fisiológicas de estudio resultaron normales y compatibles con la edad y género de los sujetos de estudio, y se tomaron como valores de referencia para el estudio de campo.

En la tabla 2 se presentan los resultados de temperatura oral (tor).

Tabla 1
Metalurgia: Caracterización de la muestra

Variable

Media

DE

Mínimo - máximo

Amplitud

Edad (años)

32,50

8,397

19,0 - 43,0

24,0

Antigüedad (años)

9,82

5,525

2,0 - 19,0

17,0

Masa corporal (kg)

64,79

8,581

55,5 - 86,5

31,0

Estatura (cm)

167,6

9,5

155,0 - 181,0

26,0

Índice de masa corporal (%)

23,28

2,60

19,4 - 27,9

8,5

Temperatura oral reposo (ºC)

36,44

0,298

36,0 - 36,9

0,9

Frecuencia cardiaca reposo (bpm)

75,53

5,198

63,0 - 86,0

23,0

Frecuencia cardiaca máxima

188,12

5,231

181,6 - 197,5

15,9

Reserva cardiaca (RHR)

118,27

20,96

104,3 - 196,1

92,2

Tabla 2
Metalurgia: Temperatura oral según estación y horario

Variable

n

Media

DE

Mínima

Máxima

Invierno

210

37,01

0,324

36,0

37,6

Horario 1

73

37,06

0,331

36,0

37,6

Horario 2

137

36,99

0,318

36,0

37,4

Verano

221

37,13

0,380

35,7

38,0

Horario 1

77

37,01

0,421

35,7

37,9

Horario 2

144

37,19

0,342

36,0

38,0

Total

431

37,07

0,358

35,7

38,0

Las amplitudes de los registros de las tor en invierno y verano fueron 36,0–37,6 ºC y 36,0–38,0 ºC, respectivamente, con incrementos promedios de 1,077 ºC en el invierno (DE 0,352; min 0,4 ºC y máx 1,6 ºC ), y de 0,954 ºC (DE 0,448; min 0,3 ºC y máx 1,6 ºC ). En la estación de invierno 9 sujetos y 7 en el verano presentaron incrementos de la t or = 1,0 ºC de sus registros de referencia, pero ninguno presentó manifestaciones de malestar físico; de ellos 5 tuvieron aumentos de t or máximos de =1,5 ºC, dos en invierno y 3 en verano. Un trabajador tuvo temperatura oral media en el horario 2 de verano de 37,8 ºC (min 37,7 ºC y máx 38,0 ºC ), y un incremento de 1,5 ºC durante la jornada, pero tampoco aquejó de molestias atribuibles al calor. Las tor medias de invierno y verano de 7 casos tuvieron cambios significativos (p = 0,05), de las cuales 3 fueron más altas en el invierno y 4 en el verano. También 4 casos presentaron incrementos de 1 ºC o más en ambas estaciones, mientras que otros 7 tuvieron similar incremento solo en una de las estaciones (3 en invierno y 4 en verano).

En la tabla 3 pueden observarse las medias de la HR según estación (t = -1,27076; p = 0,204256) y horario (t = 0,769085; p = 0,442115).

Tabla 3
Metalurgia: Frecuencia cardiaca según estación y horario

Variable

n

Media

DE

Mínima

Máxima

Invierno

209

88,42

8,662

63

113

Horario 1

66

87,27

7,373

73

104

Horario 2

143

88,94

9,172

63

113

Verano

224

90,73

7,517

68

108

Horario 1

77

88,23

7,678

68

108

Horario 2

147

92,03

7,1153

74

108

Total

433

89,61

8,1630

63

110

Se registraron amplitudes de 63-113 bpm en invierno y de 68-108 bpm en el verano. En invierno 3 sujetos (65,5 %) tuvieron incrementos de más de 30 bpm con relación al valor de referencia. En cuanto a la distribución porcentual de la HR , predominan los registros de 90 a 110 bpm (43,54 % en el invierno y 58,04 % en el verano). En las frecuencias de más de 110 bpm solo hubo un 1,44 % en el invierno; en el verano ningún sujeto tuvo registros en dichas frecuencias.

Dos sujetos tuvieron HR 0 de 63 y 66 bpm con registros picos respectivos de 113 y 128 bpm en el horario 2 de invierno, que equivalen a compromisos en el rango del 50 a más del 70% del consumo de oxígeno máximo del adulto cubano (2,5 L/min) 18, lo cual determinó que sus correspondientes CCpeaktask fuesen de 50 y 62 bpm, o sea, superiores al CC L (34 bpm) establecido como indicador de seguridad para trabajadores cubanos masculinos. En verano los CCpeaktask más altos fueron de 28 latidos y se observaron en 2 casos. El CCave fue de 32,7 bpm.

La tabla 4 muestra los resultados de las pruebas t de las medias de los indicadores de carga cardiovascular. Puede observarse que no hubo diferencias de significación estadística en la respuesta funcional atribuibles a las estaciones de invierno y verano; la tabla 5, por su parte, ofrece una caracterización general de la carga cardiovascular promedio para los trabajos estudiados.

Tabla 4
Metalurgia: Diferencias estacionales de la carga cardiovascular

Variable

Diferencia media

t

Sig. 2-colas

gl 

IC 95 % de la diferencia de medias

Inferior

Superior

HRave

-1,4608

-0,720

0,478

24

-5,645

2,724

HRpeak

0,6154

0,196

0,847

24

-5,876

7,107

CCavetask

-1,4608

-0,529

0,601

24

-7,156

4,234

CC peaktask

1,15385

0,291

0,774

24

-7,039

9,347

ICC

-1,2300

-0,550

0,588

24

-5,848

3,388

ICCpeaktask

0,9815

0,309

0,760

24

-5,578

7,541

Tabla 5
Metalurgia: Caracterización de la carga cardiovascular media

Indicador

N

Media

DE

Mínimo

Máximo

HRave

26

90,10

5,1199

80,92

100,13

HRpeak

26

101,92

7,8639

88,00

128,00

CCavetask

26

18,71

6,9339

7,06

34,13

CCpeaktask

26

30,27

9,9349

17,00

62,00

ICC

26

15,85

5,624

6,79

28,21

ICCpeaktask

26

25,66

7,955

14,17

51,24

En la tabla 6 (patrones subjetivos de fatiga ( Yoshitake, 30 ítems) se muestra que el 80,0 % de los sujetos en invierno iniciaron la jornada laboral sin síntomas de fatiga, y al concluir la jornada el 100 % registró en patrones de fatiga general y fatiga física. A diferencia, en el verano todos los sujetos manifestaron síntomas al inicio de la jornada laboral, y a su término se observó que el 15 % de los casos registrados en el patrón de fatiga física, había estado incluido al inicio en el patrón de fatiga general, y el resto en el propio patrón de fatiga física.

Tabla 6
Metalurgia: Patrones subjetivos de fatiga

Síntomas

Inicio

Final

Invierno

Verano

Invierno

Verano

Sin síntomas

12

0

11

0

%

80,0

0,0

73,33

0,0

Fatiga general

2

2

3

4

%

13,33

15,38

20,0

30,77

Fatiga mental

1

0

1

0

%

6,67

0,0

6,67

0,0

Fatiga física

0

11

0

9

%

0,0

84,62

0,0

69,23

n

15

13

15

13

La tabla 7 presenta los resultados de la aplicación de la escala de juicio subjetiva de calor. La mayoría de los sujetos iniciaron la jornada de trabajo, 88,9 % de los sujetos en el invierno y el 100 % en el verano, con sensación térmica de calor (valor 1 en la escala), para disminuir los casos de esta categoría en horas del mediodía a 11 % en el invierno. En la encuesta del mediodía predominó la categoría de mucho calor (valor 2 en la escala), tanto en invierno como en verano, y al final de la jornada, en ambas estaciones, el 100 % de los sujetos respondió sentir mucho calor.

Tabla 7
Metalurgia: Sensación de calor

Jornada laboral

Inicio

Mediodía

Final

Invierno

Verano

Invierno

Verano

Invierno

Verano

Normal

0

0

0

0

0

0

%

0,0

0,0

0,0

0,0

0,0

0,0

Calor

16

13

2

0

0

0

%

88,9

81,3

11,1

0,0

0,0

0,0

Mucho calor

2

3

16

16

18

16

%

11,1

18,7

88,9

100,0

100,0

100,0

n

18

16

18

16

18

16

La tabla 8 muestra las correlaciones significativas obtenidas entre las variables fisiológicas, psicofísicas y ambientales. Se obtuvieron, para el invierno, correlaciones significativas de la tor con las variables tg, ta y el índice WBGT en el invierno, mientras que en el verano hubo correlaciones significativas de esa variable fisiológica solo con la tnw y el índice WBGT. En general, la t or correlacionó con todas las variables ambientales, excepto la RH y con la HR.

Tabla 8
Metalurgia: Correlaciones entre variables funcionales y ambientales

Variable

t g

t nw

v a

t a

RH

WBGT

Invierno

tor

r

0,200**

0,054

-0,085

0,194**

-0,204**

0,163*

p

0,007

0,470

0,255

0,008

0,007

0,027

n

183

183

181

183

172

183

HR

r

0,077

0,074

-0,011

0,066

-0,012

0,090

p

0,289

0,304

0,875

0,360

0,876

0,212

n

193

193

190

193

182

193

Verano

tor

r

0,076

0,184**

0,069

0,066

0,095

0,176*

p

0,286

0,009

0,335

0,350

0,179

0,013

n

200

200

200

200

200

200

HR

r

0,024

-0,159*

0,280**

0,057

-0,166*

-0,134

p

0,731

0,024

0,000

0,420

0,018

0,057

n

203

203

203

203

203

203

Caracterización general

tor

r

0,194**

0,242**

-0,105*

0,226**

-0,013

0,258**

p

0,000

0,000

0,040

0,000

0,807

0,000

n

383

383

381

383

372

383

HR

r

0,090

0,088

0,017

0,119*

-0,084

0,069

p

0,075

0,079

0,730

0,017

0,099

0,169

n

396

396

393

396

385

396

** Correlación significativa al nivel de 0,01 (2-colas)
* Correlación significativa al nivel de 0,05 (2-colas)

Por otro lado, se obtuvieron correlaciones de significación estadística de la HR con la va en el verano y los patrones de fatiga. En la caracterización general de la HR se observó una relación significativa (p = 0,018) con la ta.

DISCUSIÓN

Las medias estacionales de la t or resultaron estadísticamente diferentes (t = -3,59291; gl = 417; p = 0,000), siendo más alta la del verano. También fue significativamente mayor la t or media del horario 2 de esa misma estación ( t= -4,16434; gl = 283; p = 0,000) respecto a la del invierno, y la tor media del horario 2 versus horario 1 (t = -2,79064; gl = 417; p = 0,005); los resultados en l os horarios 1 de invierno y de verano no fueron significativamente diferentes. Estos comportamientos de la t or en el verano y en los horarios 2, son atribuibles al predominio de condiciones microclimáticas más desfavorables en dicha estación, que con el calentamiento que ocurre generalmente en horas del mediodía, hacen más ineficaz la disipación del calor corporal y propicia con ello un incremento de la temperatura interna del cuerpo 2,3,8,19, puesto que, para ambas estaciones, podrían considerarse constantes el efecto funcional ocasionado por las fuentes de calor de las instalaciones y por las características de la labor.

La variable fisiológica tor es una de gran estabilidad y sus variaciones se dan en un rango muy estrecho; en este estudio se ha podido observar que cómo mínimos cambios resultan estadísticamente significativos.

Los incrementos individuales de 1 ºC o más y de temperaturas de hasta 38 ºC fueron bien tolerados. Esto puede guardar relación con la aclimatación de los sujetos expuestos, el nivel de entrenamiento y la antigüedad en el desempeño de la ocupación en tales condiciones; por otra parte, aun cuando ninguno de los sujetos ha tenido antecedentes de eventos negativos producto de la exposición al calor, está bien documentado que tales incrementos pueden ser perniciosos, principalmente cuando las necesidades de producción o del servicio demandan un mayor tiempo de exposición o el aumento de la intensidad de la actividad 19. La extensión de la jornada laboral en campañas con duración de más allá de las 8 horas habituales, incrementa el riesgo de deterioro funcional y sus consecuencias pueden ser imprevisibles 1,6,20-24. La situación comentada anteriormente no puede verse aislada de otros resultados obtenidos en esta investigación, v.g. la escala de sensación de calor, el cuestionario de síntomas de fatiga y el índice WBGT. Este último superó en reiteradas ocasiones los límites recomendados como seguros 1,9,25,27 para el trabajo moderado, continuo, de personas aclimatadas al calor. Solamente un sujeto alcanzó temperaturas superiores a 38,0 ºC .

Los indicadores de carga cardiovascular muestran un compromiso promedio de la RHR que corresponde a una actividad laboral moderada desde el punto de vista cardiovascular, lo que concuerda con la clasificación para estas ocupaciones desde el punto de vista energético (ver en el anexo 3 ). Los ICCpeak registrados equivalen a la carga cardiovascular de un trabajo pesado para un trabajador cubano masculino promedio (VO2 = 2,5 L/min), o sea, un compromiso de la capacidad de trabajo físico entre 33 y 46 %. Los registros de HRpeak obtenidos de algunos sujetos revelan compromisos puntuales que pueden haber estado en el rango del 50 a más del 70 % del consumo de oxígeno máximo, si bien la dificultad de no poder lograr un registro continuo constituyó una seria limitante para una más conveniente interpretación de la carga cardiovascular. Las HRpeak nunca alcanzaron duraciones de f4 o más minutos 25. Las HRave de los horarios 1 y 2 de ambas estaciones fueron significativamente diferentes, y también lo fueron las medias estacionales de la variable, confirmándose de este modo una mayor carga funcional en el verano. Estos resultados confirman el criterio de que los cambios ambientales del verano ocasionarían respuestas funcionales estadísticamente diferentes a las del invierno, con independencia del probable efecto protector que se le atribuye al proceso de aclimatación de los sujetos expuestos, y muy especialmente, para los oriundos de países cuyas condiciones ambientales han sido reseñadas por diversos autores como adversas para el desempeño continuo de actividades con exigencias metabólicas moderadas y pesadas 1,3,8,25-27,29-33.

La HR y la tor correlacionaron débil, aunque muy significativamente (r2 = 0,088; p = 0,000), coincidiendo con los resultados reportados por varios autores, quienes han señalado a la HR como ‘indicador de la carga funcional' en las situaciones de exposición a estrés térmico por calor 25,28-30,32.

Los resultados del cuestionario de patrones subjetivos de fatiga de Yoshitake mostraron un hecho curioso: el 100 % de los sujetos de estudio, tanto al inicio como al final de la jornada en el verano, clasificó en los patrones de fatiga general y física; en el invierno solo un 13 % al inicio de la jornada y 20 % al final. Según Mei-Lien et at 32, el trabajador en ambientes calurosos experimenta una tendencia subjetiva a la fatiga y sus síntomas se incrementan en relación directa con los niveles de exposición al calor.

En cuanto a las evaluaciones psicofísicas de la exposición a través de la percepción subjetiva del calor, aunque no se registran diferencias significativas entre las respuestas obtenidas para caracterizar una estación (VCramer = 0,83; p= 0,764) o un horario respecto de los otros (VCramer = 0,040; p= 0,838), resulta evidente que los trabajadores manifiestan en la encuesta una importante percepción de calor que desde el punto de vista funcional condiciona el nivel de desempeño, generando reservas de productividad como mecanismo de defensa del organismo ante las condiciones de estrés térmico y que pasan gradualmente por disminución de la actividad física y la fatiga producto de la actividad neurovegetativa para prevenir el agotamiento, la disminución de la actividad perceptual y motora y otros eventos negativos que pueden aparecer como consecuencias de las condiciones del ambiente térmico. Este resultado ofrece particular importancia desde el punto de vista ergonómico, ya que junto al resto de las variables evaluadas, fisiológicas y subjetivas, que en algunos casos superaron los límites recomendados en ambas estaciones, pero predominantemente en el verano, con periodos de tiempo e intensidad variables, pero que sin lugar a dudas constituyen riesgos potenciales para su salud y su seguridad. Esta escala proporciona información útil para regular las demandas de los trabajos que se ejecuten en condiciones similares, puesto que se refiere al estado de insatisfacción térmica que, en este caso, aumentó paralelamente al cambio de las condiciones microclimáticas cada vez más desfavorables en el transcurso de la jornada y que estuvieron dadas por aumento de las tg , tnw y t a, disminución de la RH , escasa o nula va y aumento del índice WBGT.

Dentro de los elementos resultantes del estudio, los más significativos fueron los siguientes:

  1. La temperatura oral y la frecuencia cardiaca presentaron variaciones relacionadas con la carga térmica estacional y el horario.
  2. Se obtuvieron respuestas funcionales de significación estadística en la comparación estacional y horaria de las variables fisiológicas.
  3. El cuestionario de patrones subjetivos de fatiga aportó resultados de interés a los efectos de la discriminación de efectos relacionados con el trabajo y con las condiciones del ambiente térmico.
  4. La escala de juicio subjetivo de calor resultó un buen indicador para la caracterización del ambiente térmico.
  5. Las variables ambientales, excepto la RH , variaron significativamente según la estación y el horario.
  6. Las variables ambientales tuvieron incrementos de significación estadística en el verano con relación al invierno y en el horario 2 con respecto al horario 1 en ambas.
  7. La temperatura oral se relacionó significativamente con la frecuencia cardiaca y con todas las variables ambientales, excepto con la humedad relativa. La frecuencia cardiaca solo obtuvo relación con la temperatura del aire.
  8. Los indicadores de carga cardiovascular empleados en esta investigación permitieron caracterizar la carga física promedio del trabajo como de intensidad moderada, con momentos de carga pico de trabajo pesado a muy pesado.
  9. Los indicadores de carga cardiovascular permitieron la caracterización de la carga general e individual. Estos resultados evidencian que tales indicadores podrían tener aplicación para el desarrollo de programas preventivos y de entrenamiento en salud de los trabajadores, así como de la normalización en el campo de la ergonomía.

BIBLIOGRAFÍA

  1. American Conference of Governmental Industrial Hygienists: Heat Stress and Strain: Documentation of TLV ® s and BEI ® s. 6 th ed. 2000 Supplement. Cincinnati , OH: ACGIH ® ; 1991.
  2. Guyton A, Hall R. Tratado de fisiología médica. 10ma Ed. México: Mc Graw Hill Interamericana; 2001. p. 993.
  3. Astrand PO, Rodahl K. Fisiología del ejercicio físico. 3ª ed. México: Mc Graw Hill Interamericana; 1992.
  4. Ob. cit. 2 p. 998.
  5. Ob. cit. 3 p. 462-4.
  6. Brake DJ, Bates GP. Fati gue in industrial workers under thermal stress extended shift lengths. Occup Med. 2001;51:456-63.
  7. Brown WJ, Jones PR, The distribution of body fat in relation of physical activity. Ann Hum Biol. 1977;4:537-50.
  8. Minard D. Physiological strain in steelworkers in relation to a proposed standard for occupational heat exposure. In: Horvath SM, Jensen RC, eds. Proceedings of Symposium: Standards for occupational exposures to hot environments. Cincinnati , OH: NIOSH; 1973. p 7-8.
  9. Vogt JJ, Heat and cold. In: Stellman JM, ed. Encyclopaedia of occupational health and safety. Geneva : International Labour Organization; 1998. Ch. 42.
  10. Coutts A, Reaburn P, Mummery K. The effect of glycerol hyperhidration on olympic distance triathlon performance in high thermal stress. In: Lau WM, ed. Proceedings of the International Conference on Physiological and Cognitive Performance in Extremes Environments. Canberra : Defence Scientific and Technology Organisation, Australian Department of Defence; 2000; p. 24-7.
  11. Donoghue AM, Sinclair MJ, Bates GP. Heat exhaustion in deep, underground, metalliferous mine. Occup Environ Med. 2000;57:165-74.
  12. Ramsey JD, Beshir MY. Thermal standards and measurements techniques. In: Di Nardi SR, ed. The occupational environments. Fairfax , VA : American Industrial Hygiene Association; 1997.
  13. Hygge S. Heat and performance. In: Smith AP, Jones DM, eds. Handbook of human performance v. 1. The physical environment. San Diego, CA: Academic Press; 1992. p 79-104.
  14. Organización Internacional de Normalización. Ergonomía. Estimación del estrés térmico en el ambiente de trabajo basada en el índice WBGT. ISO 27243:1995. Ginebra: Organización Internacional de Normalización.
  15. International Organization for Standardization Ergonomics of the thermal environment - Asses sment of the influence of the thermal environment using subjective judgement scales. ISO 10551:1995 Geneva: International Organization for Standardization.
  16. Royal College of Physicians. Obesity. J Roy Col Phys of Lon. 1983;17(1):1-58.
  17. Comité de Expertos de la OMS. Clasificación del índice de masa corporal (IMC). Ginebra: Organización Mundial de la Salud.
  18. Manero R. Indicadores prácticos para la evaluación de la capacidad física de trabajo [Tesis doctoral]. La Habana : Academia de Ciencias de Cuba; 1985.
  19. Parsons KC. International standards for the assessment of the risk of thermal strain on clothed workers in hot environments. Ann Occup Hyg. 1999;43 (5):297-308.
  20. Suárez R, Baqués R, Suárez R. Evaluación de estrés térmico en una empresa textil. Revista Cubana de Salud y Trabajo. 2004;5(1):20-5.
  21. González N, Caballero EL. Propuesta de indicadores para modificar la norma cubana NC (SNPHT) 19-00-03:1985. Carga e intensidad de trabajo. Criterios de evaluación [Tesis de maestría]. La Habana : INSAT; 2000.
  22. World Health Organization. Health factors involved in working under conditions of heat stress. Technical Report series Nº 412. Geneva : WHO; 1969.
  23. Brake DJ, Bates GP. Limiting metabolic rate (thermal work Limit) as an index of thermal stress. App Occup Environ Hyg. 2002;17(3):176–86.
  24. Brake DJ, Bates GP. Deep body core temperatures in industrial workers under thermal stress. J Occup Environ Med. 2002;44(2):125–35.
  25. Comité Estatal de Normalización. Norma cubana NC (SNPHT) 19-00-03:1985. Carga e intensidad de trabajo. Criterios de evaluación. La Habana : CEN; 1985.
  26. National Institute for Occupational Safety and Health. Criteria for a recommended standard: Occupational exposure to hot enviro nments. Rev. DHHS (NIOSH) Publication Nº 86-113. U.S. Department of Health and Human Services, Public Health Service, Centers for Disease Control and Prevention, Washington DC : NIOSH; 1986.
  27. UNE-EN ISO 9886:2002. Evaluación de la sobrecarga térmica mediante mediciones fisiológicas.
  28. Normalización. Ergonomía del ambiente térmico. Vigilancia médica de las personas expuestas a ambientes cálidos o fríos extremos. ISO 12894:2001. Ginebra: Organización Internacional de Normalización. Anexo A.
  29. Pommerenck C, Mourlot D, Valdivieso, J. Criterios fisiológicos para la normalización del trabajo en sobrecarga térmica: II. Trabajo ligero. Rev Cub Hig Epid. 1984;22(1):13-26.
  30. Pommerenck C et al. Problema Principal de Estudio PPE Nº 030. Quinquenio 1976-1980. El microclima y su relación con la salud y la productividad del trabajador de la industria azucarera. Informe final. La Habana : Instituto de Medicina del Trabajo; 1980 (no publicado).
  31. Manero R, Wong C, Suárez A. Respuestas fisiológicas en el proceso de aclimatación al calor. Rev Cub Hig Epid. 1986;24(2):173-8.
  32. Sawka MN, Wenger CB, Pandolf KB. Thermoregulatory responses to acute exercise-heat stress and heat acclimation. In: Fregly MJ, Blatteis CM, eds. Handbook of physiology. Section 4. Environmental physiology. v. 1. New York/Oxford: Oxford University Press; 1996. p. 157.
  33. Mei-Lien Chen, Chiu-Jun Chen, Wen-Yu Yeh et al. Heat stress evaluation and worker fatigue in a steel plant. AIHA Journal. 2003;64:352–59.

Recibido: 7 de junio de 2010 Aprobado: 9 de abril de 2011

Índice Anterior Siguiente