Índice Anterior Siguiente

Revista Cubana de Salud y Trabajo 2014;15(3):12-8

Falta de correspondencia entre trabajo percibido y deseado como factor de riesgo para el bajo peso al nacer
Lack of correspondence between perceived and wanted work as risk factor for low birth weight

María de Lourdes Marrero Santos 1
Jorge Juan Román Hernández 2
Stalina Santisteban Alba 3
Jorge Bacallao Gallestey 4
Nelly Salomón Avich 5

1 Licenciado en Psicología, especialista en Psicología de la Salud, Doctora en Ciencias de la Salud , Máster en Salud de los Trabajadores, Investigadora y Profesora Auxiliar. Departamento de Psicología, Instituto Nacional de Salud de los Trabajadores, La Habana, Cuba
2 Licenciado en Psicología, Doctor en Ciencias Psicológicas, Máster en Salud de los Trabajadores, Investigador y Profesor Titular. Departamento de Psicología, Instituto Nacional de Salud de los Trabajadores, La Habana, Cuba
3 Médico especialista de II grado en Ginecología y Obstetricia, Doctora en Ciencias Médicas, Profesora Titular. Hospital Ramón González Coro, La Habana, Cuba
4 Licenciado en Matemática, Doctor en Ciencias Generales. Centro de Investigaciones y Referencia de Aterosclerosis. Plaza de la Revolución, La Habana, Cuba.
5 Médico especialista de I grado en Ginecología y Obstetricia, Máster en Atención Integral a la Mujer. Hogar materno Indira Gandhi, 10 de Octubre, La Habana, Cuba

Correspondencia:

DrC María de Lourdes Marrero Santos
Instituto Nacional de Salud de los Trabajadores
Calzada de Bejucal km 7½ nº 3035 entre Heredia y 1ª, La Esperanza, Arroyo Naranjo, La Habana, Cuba, CP10900
E-mail: edmundo@infomed.sld.cu


RESUMEN

La baja necesidad de demandas sobre el proceso de trabajo se mostró como factor protector del bajo peso al nacer cuando las necesidades de las gestantes y las características del trabajo concuerdan en este aspecto. También se demostró que la falta de correspondencia entre el deseo de las gestantes de ejercer un trabajo de demandas bajas y percibirlo de altas exigencias constituyó un factor de riesgo para que el neonato fuera de bajo peso al nacer. La necesidad de control no constituyó un factor de riesgo para el bajo peso al nacer.

Palabras clave: demanda, control, actitudes básicas del dinamismo de la personalidad, bajo peso al nacer

ABSTRACT

The need for low demands on the working process was found to be a protective factor of low birth weight when the needs of pregnant and job characteristics are consistent in this regard. It was also demonstrated that the mismatch between the desire of pregnant women to exercise low work demands and perceive high demands constituted a risk factor for the infant was low birth weight. The need for control was not a risk factor for low birth weight.

Keywords: demand, control, basic attitudes of the dynamism of the personality, low birth weight


INTRODUCCIÓN

Según el modelo de tensión laboral de R. Karasek 1, esta es determinada por características de las tareas según son percibidas o atribuidas por las personas; de este modo, no solo las particularidades de la individualidad definen la tensión, sino los atributos de las tareas que les otorgan las personas; por tanto, se basa en las percepciones y valoraciones cognitivas de las personas sobre su trabajo.
Se plantea que la tensión laboral se produce por la interacción dinámica entre dos elementos en las apreciaciones de los trabajadores sobre su actividad laboral: las altas demandas y la baja posibilidad de ejercer control, entendiendo este como la posibilidad de desarrollar sus habilidades y la autonomía en la organización del trabajo que le permita tomar decisiones y poner en práctica su iniciativa sobre las condiciones y el proceso del trabajo 2.

Karasek propuso que la combinación de estas dos variables da lugar a cuatro tipos de trabajos posibles:

Resultados posteriores en la aplicación del modelo han referido la relativa independencia de sus variables fundamentales: el control y las demandas como factores de riesgo 3.

Del bajo control se han obtenido evidencias como factor de riesgo para el bajo peso al nacer 4, y con las demandas se ha comprobado que los cambios en el mundo laboral caracterizados por la elevación de las exigencias del trabajo, determinan que no solo los trabajos de alta tensión se comporten como factores de riesgo, sino también los trabajos activos, pues la elevada intensificación del trabajo determina que el control que se ejerce sea inefectivo para impedir que se lesione el bienestar y la salud 5,6.
Sin embargo, la tensión laboral que una persona experimenta en la realización de su trabajo no necesariamente se deriva de la descripción que el trabajador hace de las características de las tareas que realiza, sino de cómo el trabajo se relaciona con sus necesidades que están en al base de los intereses, las emociones, las preferencias, los gustos, y otras particularidades afectivo-emocionales de la personalidad que se manifiestan en su comportamiento 7, y por ello, como complementación del modelo de Karasek, J. Román 8 ha desarrollado un concepto que refleja el aspecto dinámico de las necesidades de la personalidad hacia el control y hacia las demandas, el dinamismo de la personalidad , que refleja la necesidad de autoexpresión de la personalidad en la actividad laboral. Su operacionalización se ha circunscrito al ámbito laboral y al modelo del propio Karasek, como necesidad de la personalidad de ejercer trabajos cuyas exigencias o demandas le permitan un nivel de ejecución, de esfuerzo y empleo óptimo de sus habilidades, así como la necesidad de autonomía y decisión propia en el proceso del trabajo, o sea, el autor ha planteado una nueva clasificación de las mismas variables del modelo de Karasek, pero no como atributos de las tareas o trabajos, sino como necesidades activas y dinámicas de la personalidad de plantearse retos a sus capacidades u ocupaciones, de emplear sus destrezas o habilidades, poner en práctica sus iniciativas, y finalmente de tomar decisiones por propia cuenta.

Empíricamente no cuesta trabajo demostrar que las personas difieren en esas características y que estas juegan un papel rector en su comportamiento habitual, particularmente en el trabajo. Por tanto, suponer que la necesidad del sujeto de realizar trabajos con determinados niveles de demandas o de ejercer control sobre el proceso del trabajo, pudieran, a su vez, constituir factores de riesgo en sí mismo, e inclusive mediar en los efectos de las características del trabajo no está muy errado. De esta manera, la posibilidad de satisfacer las necesidades del dinamismo podría ser un factor moderador de la tensión laboral, y contrariamente, el bloqueo del mismo pudiera resultar un factor de riesgo probablemente interactuante con la propia tensión 7. No es errado suponer cuan importante es que las características del trabajo vayan en la misma dirección de cómo desea el trabajador que sea su actividad laboral, pues la posibilidad o no de satisfacer las necesidades con respecto a las características del trabajo pudiera constituir un factor moderador o de riesgo de tensión.
Por ello, Román 9 ha referido que de la combinación estudiada por Karasek entre los tipos de trabajo percibidos y los deseados obtenidas a partir del dinamismo, resultan cuatro posibles situaciones que se hipotetiza dan lugar a cuatro actitudes frente al trabajo potencialmente generadoras de estrés o protectivas del mismo en función de las dos variables del modelo, las demandas y el control analizadas por separado:

MATERIAL Y METODO

Se estudiaron 521 trabajadoras de las ocho áreas de salud del municipio 10 de Octubre de La Habana , entre los años 2005 y 2010. Los cuestionarios y la hoja de registro fueron aplicados en el hogar o en la primera consulta de captación de la gestación por personal entrenado. En una segunda visita, concluida la gestación, al hogar o al consultorio, se recogió el resultado del parto y el peso del recién nacido del carné del mismo. Se excluyeron del estudio todas las gestantes que tuvieran factores de riesgo y patologías que condicionaran la probabilidad de tener un neonato con bajo peso al nacer.
Como instrumentos se aplicaron los siguientes:

Las variables del cuestionario K son las siguientes:

Ambas se categorizaron en altas y bajas.

Las variables del cuestionario DPK son:

Ambas se categorizaron en altas y bajas.

E l procesamiento de los datos incluyó: frecuencias absolutas y relativas, medidas de tendencia central (media) y desviación típica, pruebas de asociación de Chi Cuadrado de Pearson, análisis de varianzas univariado controlando la homogeneidad de las varianza con la prueba de Levene, cálculos de concordancia entre variables y razones como indicadores de riesgo (estimadores de riesgo razón de las ventajas común de Mantel Haenzel).

RESULTADOS Y DISCUSIÓN

Correspondencia trabajo percibido - trabajo deseado

La concordancia entre los tipos de trabajos referidos y los preferidos se ilustra en la tabla 1. Como resulta, ambos juicios muestran una baja concordancia (27 %), resultado que se analiza a través de la coincidencia entre los cuatro tipos de trabajo de ambos modelos: el 13,1 % de las gestantes coincide en que su trabajo referido y deseado es de alta tensión, el 13,7 % un trabajo pasivo y los trabajos de baja tensión y activos son los de mayor coincidencia entre lo referido y los deseado, con un 44 % en ambos. Esta baja concordancia demuestra que ambos aspectos de la construcción subjetiva de la realidad deben tenerse en cuenta en sus mutuas relaciones, pues de la interrelación entre ellos pueden derivarse condiciones protectoras o de riesgo del bienestar y la salud.

Tabla 1
Proporción de concordancia entre los tipos de trabajos referidos y los deseados

Tipos de trabajo DC

Tipos de trabajo DP

Total 

Alta tensión

Activo

Pasivo

Baja tensión

n

%

n

%

n

%

n

%

n

%

Alta tensión

21

13,1

63

39,1

14

8,7

63

39,1

161

100

Activo

1

1,0

63

44,0

3

2,0

76

53,0

143

100

Pasivo

3

2,6

61

52,1

16

13,7

37

31,6

117

100

Baja tensión

9

9,0

38

38,0

9

9,0

44

44,0

100

100

Total

34

100,0

225

100,0

42

100,0

220

100,0

521

100

Proporción de concordancia: 27 %

Tomando el aspecto cognitivo que aporta el modelo Demanda-Control, o sea, el trabajo percibido por las gestantes, y la presencia o ausencia del aspecto afectivo que aporta el Dinamismo de la Personalidad, o sea, el trabajo preferido, surgen las cuatro actitudes básicas para cada una de las variables del modelo y su complemento: conformidad activa, inconformidad por obligación, conformidad pasiva e inconformidad por frustración.

Correspondencia demandas deseadas-referidas y bajo peso al nacer

La tabla 2 y la figura 1 muestran que el 31,3 % de las gestantes con hijos de bajo peso refirieron una conformidad activa (las demandas que su labor les genera son las deseadas). El resto se encuentran dentro de las categorías de actitudes que muestran diferencias en cuanto a la presencia de la condición y la necesidad con respecto a las demandas.

Tabla 2
Distribución de las actitudes básicas del DP según las demandas y la condición de peso al nacer

Actitudes básicas DP

Condición del peso al nacer

Total

Normopeso

Bajo peso

n

% 

n

%

n

%

Inconformidad por obligación

71

68,9

32

31,1

103

100

Inconformidad por Frustración

108

77,1

32

22,9

140

100

Conformidad pasiva

64

83,1

13

16,9

77

100

Conformidad activa

138

68,7

63

31,3

201

100

Total

381

73,1

140

26,9

521

100

?2 = 8,02; gl = 3; p = 0,04; Lineal por lineal = 8,36; gl = 3; p = 0,03

Figura 1
Distribución de las actitudes del dinamismo de la personalidad por demandas

La inconformidad por obligación (ejercer un trabajo demandante cuando no se desea) está presente en el 31,1 % de las gestantes, la inconformidad por frustración (desear un trabajo más demandante del que se percibe realizar) en el 22,9 %, mientras que pareciera lo más adecuado en cuanto a las exigencias laborales que debería tener un trabajo la conformidad pasiva (percibir y conformarse con un trabajo poco demandante), que constituyó la actitud de menos frecuencia de bajo peso al nacer (16,9 %).
Así tenemos que las gestantes que percibieron su trabajo como poco demandante y lo desearon con esas características, tuvieron menos frecuencia de hijos de bajo peso al nacer, constatado con una asociación estadísticamente significativa (?2 = 8,02; p = 0,04) y tendencia lineal (p = 0,03).
Debido al resultado anterior, en la tabla 3 se estima el riesgo para cada una de las actitudes según demandas, en comparación con la conformidad activa , donde debería ser menos vivenciable el estrés laboral, pues está presente tanto la condición como la necesidad. Ni la inconformidad por obligación (ejercer un trabajo de altas demandas cuando no se desea, OR = 0,99; IC al 95 % = 0,69-1,41) ni la inconformidad por frustración (desear un trabajo más demandante del que se considera realizar, OR = 0,72; IC al 95 % = 0,50-1,05) constituyeron factores de riesgo en la valoración que hacen las gestantes de su trabajo en función del nivel de exigencias o demandas que le genera.

Tabla 3
Estimación del riesgo para el efecto de la conformidad activa según demandas y bajo peso al nacer

Tipos de actitudes según demandas

OR

IC al 95 %

p

Inferior

Superior

Inconformidad por obligación

0,99

0,69

1,41

0,96

Inconformidad por frustración

0,72

0,50

1,05

0,08

Conformidad pasiva

0,53

0,31

0,92

0,01

Sin embargo, la conformidad pasiva (percibir y conformarse con un trabajo que permite bajas demandas, OR = 0,53; IC al 95 % = 0,31-0,92; p = 0,01) constituye un factor de protección moderada para el bajo peso al nacer; este resultado denota que cuando el trabajo es percibido por la gestante como de bajas exigencias y ella lo desea así, esta combinación conlleva a una disminución de la probabilidad de que el resultado del peso al nacer sea menor de 2 500 g, o sea, protege de este problema de salud.
Este resultado lleva al análisis de que tal vez durante la gestación la conformidad activa (realizar y estar conforme con un trabajo demandante) no constituya la condición más favorable, sino la conformidad pasiva (no desear demandas y no tenerlas), pues como se constató en el análisis del modelo Demanda-Control, fueron las altas demandas las que constituyeron un factor de riesgo e incluso modulaban el efecto del control, o sea, de tener decisión sobre la organización del trabajo, oportunidades de poner en práctica las habilidades y participar en la toma de decisiones.

Tabla 4
Estimación del riesgo para el efecto de la conformidad pasiva según demandas y bajo peso al nacer

Tipos de actitudes según demandas

OR

IC al 95 %

p

Inferior

Superior

Inconformidad por obligación

1,84

1,03

3,26

0,02

Inconformidad por frustración

1,35

0,75

2,42

0,29

Conformidad activa

1,86

1,08

3,17

0,01

Al comparar el riesgo que representan las altas demandas según el modelo Demanda-Control (OR = 1,73 IC al 95 % = 1,152,60) con el riesgo de inconformidad por obligación (ejercer altas demandas y no desearlas, OR = 1,84; IC al 95 % = 1,03-3,26), este aumenta, es decir, como las elevadas demandas constituyen un riesgo, si además no se desea ese nivel de demandas y su ejecución se percibe como una obligación, el riesgo se incrementa.
Al parecer, entre los factores analizados la baja necesidad de demandas en el trabajo se muestra como un factor protector del bajo peso al nacer, particularmente cuando se realizan trabajos que permiten su ejercicio, o lo que es lo mismo, cuando las necesidades de las gestantes y las características del trabajo concuerdan en este aspecto.
Todo parece indicar que las gestantes en este evento vital que constituye la gestación, desean trabajos de demandas bajas, y al tener que cumplir altas exigencias, estas les genera tensión, y esta falta de correspondencia entre la percepción que se tiene de las características del trabajo y cómo se desea que este sea, o más específicamente entre lo objetivo y lo subjetivo, está constituyendo un factor de riesgo para que el neonato sea de bajo peso al nacer.
Podemos afirmar que la falta de correspondencia entre el nivel de demandas deseadas y las que brinda el trabajo, constituye en algunos casos un factor de riesgo y en otros protector, y constituye una evidencia a favor de la utilidad del concepto del Dinamismo de la Personalidad para revelar una condición de riesgo con respecto al análisis entre las preferencias y las características objetivas que brinda el trabajo.

Correspondencia control deseado-referido y bajo peso al nacer

La tabla 5 y la figura 2 muestran el comportamiento de las cuatro actitudes con relación al control referido y deseado. El 26 % de las gestantes con hijos de bajo peso refirieron una conformidad activa (la autonomía y el empleo de habilidades que su labor les permite son las deseadas por ellas). El resto se encuentra dentro de las categorías de actitudes que muestran diferencias en cuanto a la presencia de la condición y la necesidad de control: la inconformidad por obligación (27,2 %) , la inconformidad por frustración (25 %) y la conformidad pasiva (30,4 %), y se constata que no existen diferencias entre las actitudes con respecto al control debido a la asociación estadísticamente no significativa entre el mismo y la condición de bajo peso al nacer ( ? 2 = 1,04; p = 0,78), por lo que se infiere que la falta de correspondencia entre las posibilidades de decidir el modo de organizar el trabajo y emplear sus habilidades y la necesidad de ejercerlo, no se comporta como un factor de riesgo para el bajo peso al nacer.

Tabla 5
Distribución de las actitudes básicas del DP según el control y la condición de peso al nacer

Actitudes básicas DP

Condición del peso al nacer

Total

Normopeso

Bajo peso

n

% 

n

%

n

%

Inconformidad por obligación

83

72,8

31

27,2

114

100

Inconformidad por frustración

126

75,0

42

25,0

168

100

Conformidad pasiva

78

69,6

34

30,4

112

100

Conformidad activa

94

74,0

33

26,0

127

100

Total

381

73,1

140

26,9

521

100

?2 = 1,04; gl =3; p = 0,78

Figura 2
Distribución de las actitudes del dinamismo de la personalidad por control

Es importante que las características del trabajo vayan en la misma dirección de cómo desea la gestante que este sea, pues, la posibilidad o no de satisfacer sus necesidades con respecto a las características del trabajo pudiera constituir un factor moderador o de riesgo de tensión según determinadas circunstancias. La baja necesidad de demandas sobre el proceso de trabajo se mostró como factor protector del bajo peso al nacer cuando las necesidades de las gestantes y las características del trabajo concuerdan en este aspecto, así como que la falta de correspondencia entre el deseo de las gestantes de ejercer un trabajo de demandas bajas y percibirlo de altas exigencias constituyó un factor de riesgo para que el neonato fuera de bajo peso la nacer.
Por lo tanto, parece importante que las características de la labor que se realiza vayan en la misma dirección de lo deseado por los trabajadores, pues la posibilidad de que el trabajo que se realiza coincida con las características que desea, pudiera constituir un factor moderador de la tensión laboral, pero cuando realidad y necesidad no van en el mismo sentido, pudiera constituir un factor de riesgo interactuante con la propia tensión. Lo anteriormente planteado refuerza la hipótesis del concepto del Dinamismo de la Personalidad , o sea, que las expectativas con el trabajo (lo deseado) en relación con lo percibido, no es más que una expresión del carácter dual e integrador de la construcción subjetiva de la realidad, lo cognitivo y lo emocional-afectivo.

BIBLIOGRAFÍA

  1. Karasek R. Demand/control model: A social, emotional, and physiological approach to stress risk and active behaviour development. En: International Labour Organization. Encyclopaedia of Occupational Health and Safety. Geneva : ILO; 1998 (2); 34.6-34.13.
  2. Karasek R, Theorell T. Healthy work, stress productivity and there construction of working life. New York : Basic; 1990.
  3. Gilboa S, Shirom A, Fried Y, Cooper C. A meta-analysis of work demand stressors and job performance: examining main and moderating effects. Pers Psychol. 2008;61:22771.
  4. Häfner A, Stock A. Time management training and perceived control of time at work. J Psychol. 2010;144:42947.
  5. Schnall PL , Belkic K, Landsbergis P, Baker D. The workplace and cardiovascular disease. Occup Med. 2000;15:1-33.
  6. Schreuder KJ, Roelen CAM , Koopmans PC, Groothoff JW. Job demands and health complaints in white and blue collar workers. Work. 2008;31:42532.
  7. Román JJ, Romero R, Ramírez A. Necesidad de control sobre el trabajo como factor de riesgo de hipertensión arterial. Revista Psicología y Salud. 2003;13,(1):37-46.
  8. Ramírez A. Factores psicosociales laborales asociados a la hipertensión arterial esencial. Un estudio de casos y controles. Tesis de Maestría en Salud de los Trabajadores. La Habana : Instituto Nacional de Salud de los trabajadores; 2001.
  9. Román JJ. Factores psicosociales laborales y salud física de los trabajadores. En: Varillas W, ed. Los trabajadores y la salud mental. El reto de la prevención y el tratamiento en un mundo enfermo. Red Iberoamericana de Riesgos Psicosociales Laborales. Programa Cyted. Editorial Ciencias Médicas; 2009.
  10. Román JJ. Evaluación de riesgos psicosociales en la Fiscalía General de la Nación de la República de Colombia. Tesis de Maestría en Salud de los Trabajadores. La Habana : Instituto Nacional de Salud de los Trabajadores; 2003.

Recibido: 30 de abril de 2013 Aprobado: 15 de julio de 2014

Índice Anterior Siguiente