Índice Anterior
Rev Cubana Salud Trabajo 2004; 5(1)

LA FAMILIA COMO OBJETO DE ESTUDIO EN EL PROCESO DE SALUD-ENFERMEDAD DE LOS TRABAJADORES

 

FAMILY STUDY AS AN OBJECT IN HEALTH-DISEASE PROCESS OF WORKERS

 

Dra. Virginia Marrero Lacería 1

 

1 Médico especialista de II grado en Psiquiatría Infantil. Profesora Asistente. Departamento de Psicología. Instituto Nacional de Salud de los Trabajadores

 

Correspondencia:

 

Dra. Virginia Marrero Lacería

Instituto Nacional de Salud de los Trabajadores

Calzada de Bejucal km 7½, Apartado 9064, CP 10900, Arroyo Naranjo, Ciudad de La Habana , Cuba

E-mail: insatpsi@infomed.sld.cu

 

RESUMEN

 

La vida familiar surge en la vida del hombre como una necesidad de supervivencia humana para poder enfrentar los desafíos de la naturaleza. A su vez, la familia ha ido modificándose con el de cursar del tiempo, en dependencia de los cambios socioeconómicos que ha sufrido la sociedad. En este trabajo se demuestra la necesidad de estudiar el proceso de salud y enfermedad del individuo trabajador, bajo la óptica del nuevo paradigma de la Teoría General de los Sistemas, donde el individuo, familia y sociedad forman parte de sistemas interactuantes que influyen uno sobre el otro y viceversa, es decir, ver al individuo en todo su contexto, siendo necesario conocer las características de la familia donde se desarrolla la vida cotidiana del trabajador.

 

Palabras clave: Familia, proceso salud-enfermedad, salud de los trabajadores

 

ABSTRACT 

 

This paper reveals the need to approach the health-disease process of workers based on the Systems General Theory where individual, family and society (and work as part of this) form interactive subsystems. This is why the study of family characteristics is important to apprehend workers health as a whole.

 

Key words: Family, health-disease process, workers’ health

 

INTRODUCCIÓN

 

La familia es un grupo natural que se halla insertado en una forma de organización social, la cual responde, con su polifuncionalismo y polimorfismo, al contexto sociocultural de la sociedad imperante. Engels señaló que "la familia es la célula fundamental de la sociedad"; de ahí que, desde su origen, la familia tenga una relación muy estrecha con el desarrollo del sistema socioeconómico imperante.

La familia surge como una necesidad de la supervivencia de los hombres, siendo la primera unión entre hombres y mujeres a través del matrimonio, por sexo, sin constituir una pareja, dando lugar a la familia consanguínea y produciéndose relaciones entre hermanos, padres e hijas, etc. En esta etapa no existía una organización familiar como la concebimos ahora; más bien se trataba de un período de transición entre lo animal de la manada y lo humano de las primeras organizaciones sociales (gen, clan, tribu, etc.).

En la época del salvajismo aparece el matrimonio por grupos, dando lugar a la familia punalúa. En esta forma de organización familiar, las relaciones sexuales estaban limitadas a los miembros de la tribu 1.

En la época de la barbarie aparece el matrimonio sindiásmico, dando lugar a ese mismo tipo de familia; ya aquí sí existe la pareja, que permite que tanto el hombre como la mujer tengan relaciones con otros individuos, aunque no sean de la misma tribu 1.

En la civilización aparece el llamado matrimonio monogámico, que da origen a la familia monogámica causada por la aparición de la propiedad privada que, a su vez, engendra la necesidad de conocer los lazos consanguíneos con el fin de poder trasmitir los bienes de herencia. Es decir, con el surgimiento de la familia también surge la división del trabajo (el grupo que se dedica a la pesca, los agricultores, los ganaderos, etc.), apareciendo la división de las clases sociales 2.

La familia es una institución básica en la sociedad, cuya constitución se basa en relaciones de afecto entre sus miembros y cumple funciones sociales e individuales.

Cada formación económico social modifica las normas y valores sociales que repercuten en el funcionamiento familiar.

El grupo familiar opera como un eslabón de intercambio entre el medio social y el individuo, ya que es una de las fuentes más intensas de aprendizaje social, pues actúa como regulador de las fuerzas provenientes del exterior y del propio medio interno individual. A través de sus funciones reproductiva, económica, afectiva y educativa, se trasmiten la experiencia histórico social y valores culturales, enseñanza, normas, convenciones, actitudes y sentimientos que complementan el proceso educativo y de enseñanza-aprendizaje 3. De ahí que desde la propia historia del surgimiento de la familia, se pueda encontrar la relación estrecha que existe entre la familia, la sociedad y la cultura 4.

La familia como unidad social tiene determinados propósitos:

 

·        Proveer un contexto de apoyo para la satisfacción de las necesidades de todos sus miembros.

·        Promover la interacción entre los miembros, con la finalidad de que exista un ambiente nutriente de relaciones amorosas, de atención, de afecto y de lealtad.

·        Permitir la supervivencia física y el desarrollo personal de todos los miembros.

 

A su vez, el grupo familiar cumple funciones relacionadas con el desarrollo individual de cada uno de los miembros del sistema familiar:

 

·        Satisface necesidades afectivas.

·        Facilita el desarrollo de la identidad personal.

·        Permite el crecimiento y la autonomía de sus miembros.

·        Promueve la socialización.

·        Promueve patrones de relaciones interpersonales.

·        Estimula el aprendizaje y la creatividad de sus miembros.

·        Contribuye a perpetuar la especie humana.

·        Mantiene los linderos o límites entre las generaciones.

·        Trasmite la cultura a los hijos y a las otras generaciones.

 

Todas las funciones familiares están en la base de la salud del individuo y del grupo como un todo, en tanto garantizan el crecimiento, el desarrollo normal y el equilibrio emocional, que sirven de apoyo para poder afrontar los problemas y crisis  de la vida 3.

Sin embargo, a pesar de todas estas funciones que se le atribuyen a la familia, la ciencia psicológica no la toma como parte de su objeto de estudio hasta la década de los años 60, donde el antropólogo Gregory Bateson y colaboradores comienzan a reportar estudios de la dinámica de interacción que se da en las familias con pacientes esquizofrénicos, desde el punto de vista de su comunicación.

 En el período de 1901-1972 el biólogo alemán Ludwig von Bertalanffy revoluciona los estudios de las ciencias de esa época, al señalar que existen puntos de vistas generales y concepciones semejantes en varias ciencias que permiten dar explicación a los diversos fenómenos ocurridos en la naturaleza, los cuales eran estudiados no en forma de disciplinas aisladas, sino como un "sistema" de varias modalidades de trabajo inter y transdisciplinario. Todo esto condujo a proponer una nueva disciplina científica, a la cual le llamó Teoría General de los Sistemas, cuya fundamentación es la formulación de principios válidos para cualquier sistema en general, sea cual fuese la naturaleza de sus elementos, componentes y las relaciones o fuerza reinante entre ellos 4. La Teoría General de los Sistemas es una ciencia universal de la totalidad. Es una disciplina lógico matemática  puramente formal en sí misma, pero aplicable a las varias ciencias empíricas; además, también apoya una serie de enfoques modernos afines, tales como la teoría de la información, la cibernética, los modelos ecolásticos, la investigación de operaciones, etc., por sólo mencionar los más importantes 5.

En este tercer milenio es de vital importancia lograr una mejor comprensión de los sistemas, de su naturaleza y funcionamiento, esencialmente desde el punto de vista cibernético. En este sentido, la Teoría General de los Sistemas y la Cibernética han ido emergiendo como metodología de estudio de los sistemas dinámicos complejos.

En las ciencias psicológicas el aporte de esta teoría, desde su inicio hasta la fecha, hizo que se desplazara el centro de atención de los procesos intrapsíquicos hacia el estudio de los fenómenos interaccionales, holísticos y ecológicos del hombre y su entorno, la naturaleza.

Con este trabajo pretendemos demostrar la importancia que tiene el estudio de la familia en los procesos de salud y enfermedad del individuo trabajador, indagar sobre el nuevo paradigma y su importancia en las ciencias psicológicas, y demostrar la necesidad de estudiar los trastornos o enfermedades profesionales del trabajador bajo el paradigma sistémico, teniendo en cuenta la nueva epistemología de la interrelación del sujeto y el objeto.

 

ENFOQUE SISTÉMICO

 

Un sistema puede ser definido como un conjunto interactuante de elementos que provocan una organización. Es un grupo de elementos conectados entre sí que forman un todo y muestra propiedades de sus componentes, pero, al separarse en sus partes, se pierden dichas propiedades. Un sistema es un proceso dinámico porque se encuentra en constante movimiento y tiene una equifinalidad u objetivo común 6.

Entre los principios básicos de la Teoría General de los Sistemas tenemos:

 

1.       Principio de la totalidad. Este principio señala que el todo es mayor que la suma de las partes; por consiguiente, un sistema esta constituido por elementos o unidades que están en constante cambio y vinculadas entre sí, de modo que el cambio de estado de una va seguido por un cambio de las otras unidades.

2.       Principio de la finalidad. Todo sistema tiene un objetivo común; de ahí la necesidad de funcionar en íntima relación.

3.       Principio de la homeóstasis. Los sistemas dinámicos están constantemente en estado de proceso de cambio; de ahí que las fuerzas morfogénicas del sistema van a permitir que éste se desarrolle y evolucione. Este principio nos hace recordar las leyes del materialismo dialéctico 6,7.

4.       Principio de la causalidad. Considera que los fenómenos de la naturaleza tienen un origen multicausal y no de manera lineal, que era como se entendía hasta esa época.

5.       Principio de la retroalimentación. Todo proceso viviente tiene regulaciones, controles que se establecen a través del proceso de la retroalimentación o "feedback". Este proceso esta conectado con el proceso de la información y la entropía.

6.       Principio de los procesos. Son las operaciones o funciones de las partes para lograr la finalidad. Los procesos interaccionales son atractores dinámicos, ya que son repetitivos, continuos, estereotipados, sin principios ni fin, son constantes.

7.       Principios de los elementos. Son las partes o componentes que operan y llevan a cabo las funciones necesarias para lograr la finalidad.

8.       Principio de orden jerárquico. Implica la noción de organización de un sistema, la noción de límites, de jerarquías y de poder 5.

 

Este nuevo paradigma podría denominarse una visión holística del mundo, donde se vea como un todo integrado más que como una discontinua colección de partes, o también como ecología profunda, donde se reconozca la interdependencia fundamental entre todos los fenómenos y el hecho de que como individuos y como sociedades, estemos todos dependientes de los procesos cíclicos de la naturaleza 7.

Por lo que hemos analizado hasta ahora, podemos decir que los individuos son seres vivientes que están constituidos por subsistemas biosociales y que constituyen el microsistema; así como, a su vez, ellos forman parte de otro sistema de relación más complejo que es la familia (el mesosistema); y que individuo y familia forman parte de otro mucho más complejo, que es el sistema social (macrosistema). Por tanto, la familia como sistema es la conexión entre el microsistema individuo y el macrosistema sociedad.

En el grupo familiar se dan las condiciones para que ésta sea una unidad de análisis del proceso salud-enfermedad, por cuanto evidencia en su organización, estructura y funcionamiento el estilo de vida individual y grupal familiar, las costumbres, los hábitos, la posición social y la dinámica relacional.

En el ámbito de la medicina moderna, el paradigma biomédico, con su enfoque puramente curativo, ha ido desapareciendo con el avance de la epidemiología social, por lo que en estos momentos se propugna en las ciencias de la salud el enfoque preventivo; eso obliga a centrar las estrategias de salud en el ambiente familiar y social, en las repercusiones e influencia que el medio ejerce en la producción de los "trastornos", centrarse en los factores de riesgo y los factores protectores que, en el medio familiar, laboral y de la comunidad, puedan influir.

La salud mental es una calidad de la actividad vital del hombre. Es el reflejo subjetivo de las relaciones de intercambio (cambios mutuos) del hombre con su medio ambiente, a la vez natural y social, en el cual desarrolla su actividad transformando la realidad y transformándose a sí mismo.

S. Berman define la salud mental  del siguiente modo: “…podría decirse que la salud mental consiste en el aprendizaje de la realidad para transformarla a través del enfrentamiento, manejo y solución integradora de conflictos, tanto internos del individuo, como los que se dan entre él y su medio. Cuando dicho aprendizaje se perturba o fracasa en el intento de su resolución, puede comenzarse a hablar de enfermedad” 7. Por su parte, Pichon-Rivière, con diferentes palabras, ofrece también un contexto relacional entre el sujeto y el ambiente: “…la salud mental se concibe como la capacidad de mantener con el mundo relaciones dialécticas y transformadoras que permitan resolver las contradicciones internas del individuo y las de éste con el contexto social” 8.

Bermann y Pichon-Rivière, caracterizan la salud mental como una relación dinámica y transformadora de la realidad y de sí, entre el sujeto y el medio en el cual actúa y satisface o no sus necesidades 9,10.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) en 1986 definió la salud como un estado de completo bienestar físico, mental y social 11.

La familia, con su dinámica relacional entre los miembros,  posibilita la cooperación mutua, la flexibilidad de los roles en las tareas, el apoyo entre las contingencias y exigencias de la vida cotidiana llena de aceptación, amor y armonía. Este funcionamiento garantiza la estabilidad y la seguridad necesarias para el ser humano, siempre que el sistema familiar sea funcional.

Cuando el grupo familiar que convive junto pierde la capacidad funcional o no logra establecerla,  se suscita la disfuncionabilidad, responsable de tantas afecciones de salud de diferentes magnitudes en cualquier período de la vida.

El funcionamiento familiar influye en la aparición de enfermedades crónicas, en la descompensación de las mismas, en casi todas las enfermedades psiquiátricas y en las conductas de riesgo de salud.

Desde edades tempranas y en el marco educativo que comparte la familia, se aprenden los comportamientos favorables o perjudiciales a la salud, ya sean hábitos higiénicos, estilos de vida, identificación de problemas como problemas de salud, recursos de curación, utilización de los servicios de salud y apropiación de prejuicios dañinos a la salud.

Partiendo de estos criterios, podemos decir que investigar la salud-enfermedad del trabajador como una respuesta fisiológica o biológica del individuo frente a los estresores del medio ambiente, como lo señalara Selye en 1956, no nos permite comprender la complejidad del individuo como ser vivo, donde él forma parte de una red de interacción con otros sistemas y redes sociales, como son el trabajo, la familia, la comunidad, etc.

 

RELACIÓN INDIVIDUO-TRABAJO

 

La Psicología de la Salud Ocupacional como especialidad se ha encargado de estudiar los factores psicosociales que pueden provocar un daño a la salud del trabajador en su relación con el trabajo, analizando los factores del medio ambiente externo (factores físicos, químicos y biológicos) en el centro laboral, o los factores que tienen que ver con la demanda de la tarea o con la organización. También se han analizado los factores que tienen que ver con el individuo (capacidad, aptitud, actitud, personalidad, etc.), factores psicológicos vivenciados por él, que influyen en la no adaptación del individuo al trabajo, etc. Como hemos podido observar, los científicos que han investigado la problemática existente en la salud del trabajador, han utilizado los enfoques ambientalista y biologicista,  según se recoge en la literatura.

 Sin embargo, todos estos factoresciertamente pueden afectar el desempeño del trabajador y provocar malestar, pero no son los únicos, ya que existen otros factores de la vida extralaboral, como son la familia, la comunidad y la vida cotidiana, que también influyen en el individuo y que poco han sido estudiados.

Estudiar al trabajador desde el punto de vista individual, su personalidad y su relación con el ambiente laboral, es conocer una parte del individuo carente de un análisis integrativo y dinámico como corresponde al estudio de los seres vivos, como plantea el "enfoque de la complejidad" 12. Este nuevo paradigma plantea, además, el cambio de percepción y modo de pensar, conlleva cambios de valores, cambios hacia nuevas tendencias como la asertividad y la integración, siendo aspectos importantes de todo el sistema vivo.

Maturana plantea que “…la falta de flexibilidad del sistema se manifiesta en forma de estrés”; de ahí que todo sistema rígido va a generar a sus integrantes manifestaciones de tensión y estrés, independientemente de las características del individuo y de las del sistema vivo.

En la ciencia del siglo XX, la perspectiva holística ha sido conocida como "sistémica", y el modo de pensar como pensamiento sistémico. Este pensamiento emerge simultáneamente en diversas disciplinas durante la primera mitad del siglo; fue encabezado por biólogos y antropólogos como Bateson, quienes pusieron en relieve la visión de los organismos vivos como totalidad integrada.

La aparición del pensamiento sistémico constituyó una profunda revolución en la historia del pensamiento científico occidental, ya que demostró que los sistemas no pueden ser comprendidos por medio del análisis, sino a través de las propiedades en el contexto de un conjunto mayor. De ahí que este pensamiento sea contextual, en contrapartida del analítico.

Por otra parte, a finales del siglo XX surge otro elemento importante que tiene que ver con los fenómenos observados de las partes interactuantes de los sistemas vivos, a lo cual se le llamó proceso; de ahí que el pensamiento sistémico también sea procesal 12.

En el estudio del proceso salud-enfermedad de la familia son importantes las variables siguientes:

 

·        Estructura

·        Funcionamiento

·        Proceso de interacción

·        Contexto donde se desarrolla

 

Los investigadores de la familia conocen que cuando un sistema familiar pierde su funcionalidad, ya bien sea por crisis de evolución que está atravesando la familia o por crisis externas a ellas (paranormativas), puede surgir un miembro de la familia con síntomas y aparecer la enfermedad 13. De ahí que para los terapeutas familiares la aparición del síntoma o la enfermedad es señal de que el sistema familiar está en crisis. A veces la aparición del síntoma no es más que los intentos que hace el sistema para que no se produzca el cambio 13.

El funcionamiento familiar influye en la aparición o en la no aparición de enfermedades crónicas, en la descompensación de las mismas, en casi todas las enfermedades psiquiátricas y en las conductas de riesgo de salud 14.

Desde edades tempranas y en el marco educativo que comparte la familia, se aprenden los comportamientos favorables o perjudiciales a la salud, ya sean hábitos higiénicos, estilos de vida, identificación de problemas de salud, recursos de curación, estilos de afrontamiento ante las crisis y apropiación de prejuicios dañinos a la salud 15.

La familia, con su dinámica relacional entre sus miembros, posibilita la cooperación mutua, la flexibilidad de los roles en las tareas domésticas y el apoyo entre sus miembros ante las contingencias y exigencias de la vida, y garantiza la estabilidad y la seguridad necesarias para el ser humano, siempre que el sistema familiar sea funcional, sirviendo de apoyo social para el individuo trabajador.

Los estudios de la familia que se han desarrollado por los investigadores y terapeutas familiares, destacan la diferenciación entre las familias funcionales y las disfuncionales en cuanto a las estrategias que utilizan para resolver las crisis, el clima emocional, la capacidad de cambio y adaptación durante el curso del ciclo de vida familiar, la capacidad para equilibrar la proximidad y la distancia en las relaciones intrafamiliares, así como la formación de fronteras generacionales.

Virginia Satir (1964) y Riskin y Mc Corkle (1979) 7 consideraron que las familias funcionales resuelven los problemas con cierto grado de éxito; según ellos, los conflictos suelen ejercer un efecto positivo, ya que estimulan los cambios de desarrollo.

Según Weakland et al (1974) 7, las familias funcionales son capaces de abandonar las estrategias que les han resultados ineficaces, y formulan nuevas formas creativas para resolver las crisis.

Para Watzlawick (1974) 7, las soluciones que utilizan las familias disfuncionales para resolver los conflictos a menudo constituyen el problema.

Epstein et al (1982) 7 esbozaron el funcionamiento familiar en tres esferas básicas: 1) la esfera de las tareas básicas, que tiene como función satisfacer las necesidades materiales de la familia y donde el trabajo es la fuente de ingreso económico, por lo que juega un rol fundamental; 2) la esfera de tareas de desarrollo, relacionada con el ciclo de vida familiar; y 3) la esfera de tareas arriesgadas, en la que se pone de manifiesto la capacidad de la familia para resolver crisis imprevistas. Para que una familia funcione de una manera sana, las tres esferas deben ser abordadas con eficacia 16.

 

Por otra parte, Frone, Russell y Cooper, 1992 17 y Frone, Yardley y Markel, 1997 17, señalan la relación que existe entre el trabajo y la familia, siendo ésta de tipo bidireccional, donde la influencia puede ser de conflicto o de facilitación. Este autor, Frone, estudió la interfase entre el trabajo y la familia, destacando que, en ocasiones, esa relación es de conflicto, pero en otros casos la relación establecida es de facilitación, ya que la familia ayuda al trabajador a enfrentar los problemas del trabajo, brindándole apoyo emocional 17.

S. Lewis 18 ha señalado la presencia actual de una cultura de trabajo, cuyo enfoque es mantener al trabajador cada vez más horas dentro de la vida laboral, afectando su desarrollo en la vida individual y familiar. Por otra parte, las crisis económicas están obligando al trabajador a permanecer cada vez más tiempo dentro de la jornada laboral, incluso la búsqueda de más de un trabajo para poder suplir las necesidades materiales en el hogar.

La emigración interna y externa es otra vía que se esta utilizando cada día más con vista a resolver los problemas económicos en la familia, donde los adultos abandonan a sus hijos, dejándolos con un familiar al cuidado de ellos; así mismo, la incorporación cada vez más creciente de la mujer a la actividad laboral es otro factor que está determinando los cambios de los roles y de la estructura dentro del sistema familiar 19.

La familia, desde su surgimiento hasta el momento actual, ha ido sufriendo modificaciones impuestas por los regímenes sociales a los cuales ha estado sometida la humanidad, como también ha estado expuesta a tensiones y presiones dadas por los cambios económicos y sociales a que se ha sometido la sociedad. De ahí que las familias modernas se sientan amenazadas  por el modelo  de desarrollo económico que les quieren imponer.

La globalización neoliberal no ha sido una esperanza para las familias. El crecimiento de la producción y los innegables avances tecnológicos sujetos a las leyes del mercado, no han demostrado ser garantías para el desarrollo humano ni el progreso social. Muy por el contrario, los principios que imperan en este modelo neoliberal, carentes de justicia social y de equidad, conducen a un proceso de deterioro del medio ambiente, involución humana, desintegración familiar y, por consiguiente, afectan la salud del individuo trabajador 19.

El medio social y el grupo familiar exigen cambios en pro del ajuste a la vida para facilitar el crecimiento y desarrollo individual, familiar y social. Los cambios pueden estar dados por la capacidad creadora y transformadora del hombre, por su cultura, por sus ideas 19.

 

Con este trabajo hemos querido significar la importancia de la familia en el estudio de la salud-enfermedad del individuo trabajador, por ser ella el puente entre el microsistema del individuo y el macrosistema social.

En los momentos actuales existe un cuestionamiento de las viejas formas del conocimiento científico y tecnológico. La nueva epistemología ha revolucionado el saber desde la ciencia, la sociología y la filosofía; de igual forma, las teorías científicas de nuevo tipo, que se están construyendo sobre la base de la demolición de los ideales de la racionalidad clásica, están dando origen a nuevos enfoques, como la teoría del orden y desorden, la teoría del caos y la dinámica no lineal; en una palabra, dando origen a un nuevo enfoque, el de la "complejidad".

Por tanto, el paradigma sistémico que surgió alrededor de los años 50 se ha ido enriqueciendo de nuevos avances científicos de la ciencia, y está emergiendo un nuevo enfoque, el de la "complejidad", con nuevos métodos de investigación, con nuevas técnicas y metodologías del saber, cambiando el lugar del sujeto y la dicotomía entre el sujeto y el objeto, apareciendo una nueva forma de contemplar la dinámica de relación de los seres vivos, el de los sistemas de red no lineales y autoorganizado 12.

Es por tal razón que proponemos que el estudio de la salud del trabajador deba enfocarse desde esta perspectiva holística, ecológica, incluyendo la vida familiar y la vida cotidiana, la cuál ha sido transformada con el progreso científico. Se ha llegado a la destrucción de las costumbres, en especial la de producción y reproducción de la vida, en la que el trabajo se reduce al empleo, a la enajenación; el amor al sexo; la salud a la enfermedad, la calidad de vida al bienestar, la familia a su vida económica, la persona al individuo 12.

 

Podemos concluir nuestro trabajo señalando que en la investigación se demuestra cómo el trabajador está influido por el sistema familiar y éste, a su vez, por los cambios del sistema social, generando tensión y estrés psicosocial en el individuo. Los seres vivos y, por tanto, el hombre, están constituidos por un sistema en conexión con otros sistemas más complejos, que son la familia, la comunidad y la sociedad. Estudiar al individuo bajo el nuevo paradigma nos permite tener una visión del micromundo y del megamundo donde se desenvuelve la vida del trabajador, es decir, observar al individuo en su contexto social y procesal.

Con esta investigación se señala la necesidad de ver a la familia como objeto de estudio en el proceso de salud-enfermedad del trabajador bajo el paradigma sistémico, teniendo en cuenta la interrelación del sujeto y el objeto como parte de un proceso relacional.

 

BIBLIOGRAFÍA

 

1.       Martínez C. Salud familiar. La Habana : Editorial Científico Técnica; 2001. p.15-20.

2.       Engels F. La familia, la propiedad privada y el Estado. Moscú: Ed. Progreso; 1974.

3.       Louro I. Algunas consideraciones acerca de la familia en el proceso salud-enfermedad. Experiencia en la atención primaria. Ciudad de La Habana : Instituto Superior de Ciencias Médicas de La Habana , Facultad de Salud Pública; 1994.

4.       Bertalanffy L. General system theory. A critical review. New York : General Systems Yearbook, 1962. Braziller; 1968.

5.       Manrique R .Familia y sociedad. Su papel en la atención primaria. En: Vázquez JL. Psiquiatría en atención primaria, Madrid: Ed. Grupo Aula Médica. S.A; 1998.

6.       Salem G. Abordaje terapéutico de la familia. Colección Medicina y Psicoterapia. Ed. Masson, S.A; 1990.

7.       Simon FB, Stierlin H, Wynne LC: Vocabulario de terapia familiar. Colección de Terapia Familiar. Ed. Gedisa; 1988

8.       Bermann S. El estudio de la salud mental en relación con el trabajo. En: Laurell AC. Para la investigación sobre la salud de los trabajadores. Serie Paltex. Salud y Sociedad 2000. Nº 3. Bogotá: Organización Panamericana de la Salud ; 1993.

9.       Rubinstein SL. El ser y la conciencia. Los fenómenos psíquicos y el mundo material. La Habana : Ed. Pueblo y Educación.

10.   Leontiev A. Actividad, conciencia y personalidad. E l marxismo y la ciencia psicológica. La Habana : Ed. Pueblo y Educación.

11.   Organización Mundial de la Salud. Índices de salud de la familia. Serie de Informes Técnicos. Ginebra: OMS; 1976.

12.   Capra F. La trama de la vida. La emergencia del pensamiento sistémico. Barcelona: Ed. Anagrama, S.A.; 1998. p. 16-40.

13.   Minuchin S, Rosman B. Psychosomatic families, anorexia nervosa in context. Cambridge: Harvard University Press; 1978.

14.   Haley J. La familia como unidad de tratamiento. Barcelona: Ed. Toray S.A.; 1986.

15.   Betancourt O. Para la enseñanza e investigación de la salud y la seguridad en el trabajo. Quito: FUNDSAP-OPS/OMS; 1999.

16.   Holtz V. Violencia, el abuso sexual y su relación con los trastornos de la alimentación. Psicología Iberoamericana 1995;3(3).

17.   Frone MR. Handbook of occupational health psychology. American Psychological Association.

18.   Lewis S. Influencia del trabajo y la vida familiar. En: Psicología de salud profesional. Ed. Emita; 1999.

19.   Sluzky C. Efectos de la migración de familias latinas hacia los Estados Unidos. VII Congreso Mundial de Terapia Familiar, España, 2002.

20.   Ares P. Mi familia es así. La Habana : Ed. Ciencias Sociales; 1990.

 

 

Recibido: 5 de julio de 2004  Aprobado: 27 de julio de 2004

Índice Anterior