Indice Anterior Siguiente
MEDISAN 2006;10(esp)

 

ArtÍculo de revisiÓn 

Hospital Clinicoquirúrgico  “Dr. Juan Bruno  Zayas Alfonso” 

Antecedentes y perspectivas de la Estomatología en Cuba 

Dra. Sara María Legrá Matos, 1 Dr. Otto Milanés Pérez, 1 Dra. Raquel Comas Mirabent, 2 Dra. Ana Caridad López Bancourt 3 y Dr. Carlos Luis Carreras Martorell

    La Estomatología como ciencia de la salud es una actividad biosocial, su articulación con la sociedad no es causal o accidental, en la medida en que su ejercicio produce la satisfacción de una carencia individual colectiva que históricamente ha sido introducida por la práctica.

    La profesión dedicada a la atención de la salud bucal a lo largo de su historia ha tenido diversas denominaciones, desde las más vulgares como quebrantahuesos y sacamuelas, hasta las conocidas actualmente en diferentes partes del mundo.1

    Al escribir acerca de la historia de la estomatología, resalta la existencia de características generales como los cambios en los modelos de alimentación, la evolución del instrumental, los tratamientos utilizados, el trabajo empírico, la medicina, la cirugía, los cirujanos barberos y otros oficios del arte de curar, así como la formación de los profesionales, la higiene bucal y los métodos recomendados para el logro de esta.

     La Odontología desde la incertidumbre de sus perspectivas empíricas iniciales comienza a crecer en lo científico y lo tecnológico hasta nuestros días. 2

    Al estudiar la evolución de esta ciencia se pone de manifiesto que cada época se proyecta sobre ella y le imprime un sello característico, al igual que el proceso de formación de las personas que se dedicaban a ejercerla.3

El Estado cubano garantiza la salud a toda la población y tiene como premisa que es un derecho de todos los individuos. El Ministerio de Salud Pública  es el responsable de ejecutar en su red de servicios organizados un sistema de salud que tiene como característica el ser único, integral y regionalizado.4

    El presente trabajo tiene el propósito de hacer un breve recuento general de la historia de la estomatología en el transcurso de los años, el desarrollo actual y sus perspectivas futuras. 

Desarrollo 

Antecedentes 

    Al igual que toda ciencia, la historia de la estomatología se caracteriza por haberse iniciado de una forma empírica, para llegar posteriormente a lo que es hoy, una ciencia definida y exacta. Como todas las ramas del saber humano ha pasado por distintas etapas formativa, ha evolucionado y progresado a tono con la naturaleza misma de la profesión, en su doble carácter médico y técnico.

    Desde nuestros aborígenes la medicina estaba llena de hechizos, encantamientos y brujerías, tenían como fondo la danza religiosa, con mucha pompa y bajo el ruido de los tambores hacían sus extracciones. Todo esto en cuanto al aspecto asistencial, ya que la enseñanza de estos ritos era empírica, pues se trasmitían las experiencias y conocimientos de padres a hijos y de una generación a otra.

    Así fue desenvolviéndose toda la cultura, pero existen algunos hechos en nuestro continente que demuestran el alcance de nuestras civilizaciones como es la pictografía encontrada en Cuba que parece representar un molar inferior en la que puede verse un detalle curioso: la aparente división de una de las raíces, esto dice mucho del poder de observación de nuestros aborígenes.5

    Trilles fue el primero en señalar la prevalencia de caries dentarias en los aborígenes cubanos. La población taína no era ajena a afecciones como sarro, caries dental, erosiones óseas de los maxilares, probablemente por abscesos dentarios, así como también de maloclusiones, periodontopatías y ausencia del tercer molar.6

    Los aborígenes hacían incrustaciones en sus dientes con piedras preciosas, aunque no tenemos datos de que en Cuba se hiciera esta práctica, se supone que pasaron por los mismos fenómenos históricos que el resto de la humanidad; sin embargo, es posible que los nativos cubanos realizaran las extracciones o destrucciones progresivas del diente con el látex de la maboa (cameraria latifodia), el cual tiene un pH muy bajo, el uso de estas sustancias destruía la corona dentaria y por mecanismo de erupción pasiva continuaban destruyendo los raigones. 1

    Al iniciarse la colonización por Diego Velásquez, la fundación de las primeras villas, entre 1511 y 1519, junto al crecimiento demográfico de estas, se hizo necesario la atención a la salud de sus habitantes. En estos momentos e incluso mucho después, las máximas autoridades de las islas eran los Cabildos que autorizaban o no el ejercicio de la medicina. 7

    En 1552, el Cabildo de La Habana recibe por barbero y cirujano a Juan Gómez, primero en profesar el arte de curar en Cuba. En 1577, llegó a Cuba Antonio Rumbo, nombrado cirujano barbero. En 1579, también se encontraba en La Habana, procedente de Jamaica, Cepión Américo.. Los barberos de la época se dedicaban a la flebotomía, curaciones y extracciones dentarias, cuya osadía llegaba hasta rebajar los dientes y colocar en sus cavidades cariosas una pasta hecha con jugo de borraja; para las extracciones utilizaba alicates, previo desgarramiento de las encías con tijeras caseras.1

    En 1634, se dio un paso importante, pues Francisco Muñoz de Rojas, Licenciado en Medicina, presentó en el Cabildo de La Habana la merced que su majestad  le confería: la categoría de protomédico y por ende la capacidad de examinar a todos los doctores, cirujanos, barberos, boticarios y parteras de la isla de Cuba.

    En el siglo XVIII inició la verdadera época de la Odontología, ya que comenzó a considerarse como una disciplina científica anexa a la medicina, cuya práctica se restringió a profesionales con preparación científica y los gobiernos pusieron barreras a la charlatanería y al empirismo reglamentando el ejercicio.8

    En 1811 llega a La Habana José Orsi, dentista graduado y examinado en Madrid, que luego de haber sido autorizado por el gobierno, se anuncia en la prensa de la época y el 10 de agosto de ese año se convierte en el primer dentista que residió y ejerció en la isla. A partir de ese momento existe  en Cuba un cirujano dentista cuando aún en España no estaba oficializada la profesión.  Además de ofrecer servicios profesionales se dedicaba a la venta de ciertos libros e instrumentos. Fue en 1823 que se registra en Cuba la primera mujer que realizó el ejercicio dental llegada desde los Estados Unidos, la señora Delane. 1

    En 1829,  por primera vez en Cuba, se vio un trabajo sobre esta disciplina publicado en el Diario de La Habana, titulado ”Observaciones sobre el espasmo y convulsiones con los específicos para calmar los dolores", cuyo autor fue el cirujano dentista de origen francés Teodor Swein.

    Un año más tarde, el propio Swein publicó un folleto de 57 páginas titulado “Observaciones sobre la conservación de la dentadura”. Después de los mencionados aparece un tercer trabajo con la rúbrica del también extranjero Ignacio Fantini, quien en 1837 publicó “Tratado sobre la curación y conservación de la dentadura”.9

    Para 1841 ya ejercían en La Habana 10 dentistas, algunos de ellos realizaban visitas a los pueblos del interior; estos titulados dentistas no podían ser graduados en nuestro país porque que no existía tal disciplina en la universidad; no es hasta 1842 que se crea y oficializa dentro de los planes de estudios universitarios una carrera relacionada con la especialidad, donde se le otorga el título de Fleblotomiano.5

    En 1846 apareció el Manual de flebotomianos o sangradores, del doctor Ambrosio González del Valle, quien, al decir de muchos, fue el primer médico cubano que mostró preocupación por las enfermedades de la boca.9

    La primera información del uso de un anestésico en el país se obtuvo el 12 de marzo de 1847; el doctor Vicente Antonio de Castro publicó en el Diario de La Habana, un artículo titulado “Modo de operar sin dolor”, donde informó haber hecho en Cuba por primera vez las inspiraciones de éter.10

    El 9 de septiembre de 1857 fue creado en España el título de Practicante, que anulaba al de Flebotomiano, el cual permitía dedicarse a una de las ramas de la cirugía menor, entre ellas al arte de sacar muelas y colocar prótesis dentarias. En Cuba se continuaron extendiendo los títulos de  Dentistas Ministrantes por Incorporación y de Flebotomianos.

    En los primeros 40 años de este siglo se encontraban dedicados al ejercicio de la Odontología los flebotomianos, barberos y dentistas; aparecen los primeros cirujanos dentistas, aunque los sangradores y barberos desplegaban hacia parajes separados fuera de las poblaciones principales y los flebotomianos comenzaban a dedicarse a labores hospitalarias y de cárceles.

    En 1864, el cienfueguero, Sr. Llanes realizó un transplante de varios incisivos de la boca de un negro esclavo de su propiedad, mediante la libertad de este.  

En 1867 el mundo vivió un hecho de gran significación, la universidad de Harward estableció la escuela de Cirugía Dental, así la estomatología iniciaba sus pasos por el mundo a través de la educación superior.11

    El 7 de abril de 1875, el doctor J. Gómez de la Maza, graduado de médico y dentista, practicó la desarticulación y resección de la mitad izquierda de la mandíbula por un tumor fibroso de su ángulo; se dice que el curso de la operación fue totalmente favorable y en ese mismo año Juan García Villarasa le practicó a una señora la resección de parte del maxilar superior.

    El 4 de junio de 1875 se dictó una real orden, que legalizaba la profesión de cirujano dentista en España y sus colonias. Tres años más tarde se marcó otro hito histórico en el desarrollo de la Estomatología en el país, por primera vez aparecieron centros docentes autorizados por el gobierno, con programas establecidos para la formación de cirujanos dentistas y se constituyó la primera Sociedad Odontológica de América Latina.6

    Con el estallido de la Guerra de Independencia en Cuba y la llegada de soldados españoles, también arriban a la isla cirujanos dentistas, lo cual repercutió en la formación de las primeras academias dentales para 1879, con pocos docentes y varios estudiantes. Se fundó  la Sociedad Odontológica de La Habana el 21 de Marzo de ese mismo año, a propuesta de sus miembros se estableció un servicio dental para pobres en el asilo San José. 1

    La primera revista científica sobre estomatología bajo el título Anales de la Sociedad Odontológica de La Habana comenzó a circular en julio de 1879, cuyo objetivo principal era revelar los progresos de la cirugía dental con artículos originales de autores cubanos y con otros trabajos de interés a la profesión, dispersos en fuentes extranjeras de difícil adquisición.9

    El período comprendido entre 1879 y 1894 fue de esplendor para la Odontología Cubana, pues además de surgir las academias dentales se comenzó a utilizar la cocaína como anestésico, hubo mejora en muchos gabinetes, se inició la asepsia ante la aparición de nuevos conocimientos bacteriológicos y se inició un método racional de preparar y obturar las cavidades dentales teniendo en cuenta los trabajos de Miller sobre la génesis de la caries dental.11

    El reinicio de la guerra de independencia trastornó momentáneamente el desarrollo progresivo de la ciencia, pues lograr la patria libre y soberana estaba por encima de cualquiera otra situación para los cubanos, donde algunos dentistas ofrendaron sus vidas, otros fueron deportados y muchos, por su propia voluntad, emigraron a tierras extrañas.6

    El 19 de noviembre 1900 se creó la Escuela de Cirugía Dental en la Universidad de La Habana. La cirugía dental en Cuba se viste de toga, alcanzaba al fin el objetivo de la lucha de muchos profesionales de finales del siglo pasado, en lo académico y lo científico.12

    En los primeros años, la docencia tenía una marcada influencia francesa, pero existían numerosos profesores en los Estados Unidos, que unidos a otros factores de índole político y económico del neocolonialismo existente, facilitaron la introducción de una fuerte influencia norteamericana, tanto en la práctica de la profesión como en su enseñanza, impregnándole las ideas de Flexner. Se refuerza la producción de conocimientos científicos- biológicos, en detrimentos de lo preventivo.4

    En 1903 se produce la primera graduación de la Escuela de Cirugía Dental, con un total de 4 estudiantes, entre ellos José Regino Rojas Pinero, considerado como el primer graduado que realizó sus estudios completos en dicha escuela.

    El 12 de abril de 1907 es modificado el título que se otorga, el Rector de la Universidad de la Habana, a propuesta de la Facultad de Medicina y Farmacia, concedería el título de Doctor en Cirugía Dental, en vez del hasta entonces Cirujano Dental. Consideramos que esto fue el resultado del avance científico de la estomatología en el país, además para poner al nivel de igualdad nuestros graduados con los de otras universidades como las de Estados Unidos. 12

    En 1909 se funda el primer servicio dental estatal, en todo este tiempo de la república se fueron creando instituciones estatales y privadas para el servicio de la población y la formación de recursos humanos para la práctica estomatológica.11

    El I Congreso Dental Nacional se celebró en 1912 en La Habana.  Las primeras graduadas en este mismo año fueron las hermanas santiagueras Ana Cristina (19 años) y Ana Altagracia Vega Tomás (20 años).1

    El 3 de octubre de 1929 se celebra por primera vez en Cuba el Día de la Odontología Latinoamericana.

    A comienzo del siglo XIX se pone en práctica la reforma de le enseñanza y surge el plan Varona que rige hasta la década del 40.

    La cirugía dental se sigue caracterizando por la práctica privada y condición de profesión elitista como consecuencia de las relaciones económicas imperantes. Las grandes masas de la población, obreros y campesinos, tenían un acceso muy limitado a la salud debido a las condiciones económicas que impone el sistema capitalista. Los servicios que brindaban se reducían a extracciones y curaciones con medicamentos.11

    Oficialmente quedó constituida la Facultad de Odontología por la Ley Docente de 1937, publicada en la Gaceta Oficial, edición extraordinaria No. 2 del 9 de enero.1

    Los estudios de cirugía dental habían comenzado hacerse por un plan de 5 años académicos, la carrera finalizaba con un examen estatal carente de rigor y seriedad. Los aspirantes eran expuestos a un riguroso examen de habilidades, cuya finalidad era eliminarlos ya que la cuota de ingresos era muy limitada, pues su objetivo era evitar el egreso que significaba un incremento marcado en el número de profesionales que repercutiría en los beneficios de la consulta privada.11

    El 11 de agosto de 1944 se produce un hecho extraordinario para la historia de la Estomatología Legal en Cuba, en esta fecha se funda la Sociedad de Estudios Odontolegales y Criminológicos.13

    Un hecho de vital importancia fue la celebración del I Congreso de Medicina y Odontología Legal del 2 al 8 de septiembre de 1946, donde se trataron temas de la cirugía dental.6

    En abril de 1955 se logró de manera formal la oficialización de la Odontología Infantil. Acerca de esta disciplina, desde hacía mucho tiempo, el Dr. Criner trataba de elevar el nivel de conocimiento profesional, para la atención a la población infantil y que fuera una asignatura obligatoria en la universidad que hasta ese momento tenía carácter opcional. La clínica quedó adscripta a la cátedra de propedéutica y ortodoncia.12

    En 1956 en la escuela de Cirugía Dental se inauguró la Clínica de Cirugía Bucal y Maxilofacial, con una preparación constructiva de buenas condiciones para cumplir las reglas de esterilidad establecidas en el trabajo quirúrgico.

     La Universidad cierra sus aulas durante el curso 1956-1957, la Facultad de Odontología no se queda atrás y sufre las consecuencias de la tiranía de Batista con un rosario de mártires, entre ellos el estudiante Raúl González Sánchez, vilmente asesinado cuando trataba de unirse al Ejército Rebelde en las lomas del Escambray.10

    Desde su fundación la escuela había egresado a 2 432 doctores en Cirugía Dental y habían incorporado sus títulos 187 graduados en universidades extranjeras, fundamentalmente, de las escuelas en Estados Unidos.12,13

    Con el triunfo de la revolución en 1959, la situación estomatológica es la siguiente:

Ø       Del total de estomatólogos del país, solo 250 trabajaban en el estado con 12 horas semanales de contratación como promedio. El resto, aunque muchos deseaban trabajar y obtener una plaza, a pesar de lo mal remunerada que era, se dedicaban a ejercer de forma privada debido a que estas estaban limitadas por los presupuestos existentes.

Ø       Ausencia total de personal auxiliar capacitado para colaborar con el estomatólogo.

Ø       La asistencia brindada en las áreas rurales era en su mayoría realizada por personal con conocimientos empíricos, que surgía para satisfacer las más elementales necesidades de la población.

Ø       La mayoría de los estomatólogos ejercían en la provincia de La Habana, fundamentalmente en el área metropolitana.

Ø       Existía en el país una sola escuela de estomatológica.

Ø       No había ningún desarrollo de actividades preventivas.

Ø       Los equipos, instrumentos y materiales usados, eran de la más baja calidad y en su mayoría deteriorados.14

    Desde los primeros momentos, la revolución dirigió sus pasos hacia la solución de los problemas de la salud; se estableció la gratuidad de las matrículas universitarias, libros de textos y materiales para la práctica docente, se borró para siempre el favoritismo y la discriminación racial, el sistema de becas hizo posible que estudiantes de toda Cuba tuvieran acceso a la carrera, se comenzó a dotar los policlínicos y hospitales con equipos, instrumental y materiales de nueva tecnología, así como también  estructurar la incipiente red de servicios asistenciales.15 

     Específicamente en estomatología, por la ley de servicio rural, en 1960 se determina que todos los egresados prestaran servicios asistenciales en las áreas rurales, por dos años, con lo que se asegura atención a una cantidad considerable de la población que siempre había sido olvidada.

    Se puso de manifiesto la importancia del personal auxiliar y se crea la asistente dentalen 1961. La Escuela de Estomatología de la Universidad de La Habana es ampliada y se funda una en Santiago de Cuba en 1964. Se comienza en 1968 la formación de Técnicos Medios Clínicos con un plan de formación de tres años, los cuales se dedicaban se a la atención básica de pacientes adultos y niños, es decir, harían obturaciones, extracciones de dientes normalmente implantados, acciones de prevención y promoción de salud. Con el aumento del número de estomatólogos no fue necesario formar más estos técnicos y como otro ejemplo de los principios de la universalización se les dio la oportunidad, a aquellos que fueran bachilleres, de completar sus estudios para hacerse estomatólogos.

    Se van impartiendo cursos de superación en varias ramas estomatológicas y se crea el Técnico de Prótesis Dental en 1972.

    Los primeros cursos de especialización de cirugía Maxilofacial y Ortodoncia se realizan en 1961 y 1962, respectivamente. A partir de 1968 se empiezan a formar especialistas en Periodoncia y Prótesis.14

    El 30 de junio de 1964 apareció por primera vez la Revista Cubana de Estomatología, que constituyó un paso firme en la consolidación de la especialidad, pues desde entonces los estomatólogos cubanos disponen de un medio estable de comunicación científica donde registrar los resultados de sus investigaciones relacionadas con la epidemiología general, la parodontología, la prótesis dental, la ortodoncia, la cirugía maxilofacial y el desarrollo general de la especialidad.

    Esta revista, que surgió con el objetivo de estimular el estudio en función de ofrecer a la población tratamientos cada vez más eficientes, estimular la comunicación constante y dejar “huellas perdurables” para las generaciones futuras de estomatólogos.16

    En 1971 van surgiendo varias clínicas donde se brinda asistencia en todas las especialidades, para hacer realidad los principios de la salud pública cubana: marcado acento preventivo, de promoción y de rehabilitación en las acciones de salud, accesibilidad y gratuidad de dichas acciones y la participación del pueblo organizado en su cumplimiento.15

    El primer programa básico de atención estomatológica se elaboró en 1973, al confeccionarse el Libro Rojo; en 1979 se instituyó el modelo de atención “La Estomatología en la Comunidad”, que establecía un cambio conceptual en la prestación de los servicios, pero manteniendo vigente el anterior.1

    El 13 de marzo de 1982 se constituyó el Primer Destacamento “Carlos J. Finlay”, en la plazoleta situada al frente del Hospital “Hermanos Ameijeiras”, con aquellos alumnos de alto rendimiento académico de los preuniversitarios y que reunían las condiciones políticas y morales exigidas por el reglamento.12

    En agosto de 1984 se creó el Programa de Atención al Menor de 15 Años y en septiembre el Programa de Atención Estomatológica a Retrasados Mentales; en tanto en 1986 se aprueban los programas de de Diagnóstico Precoz del Cáncer Bucal y de Atención Estomatológica al Adulto.

    En 1992 se comienza a aplicar el programa nacional de atención estomatológica de atención a la población, para vincular al estomatólogo con el médico de la familia en la atención primaria, incluidos en el programa único nacional de atención primaria de salud.1

    En los años 90, por razones conocidas, el país se enfrenta a una situación económica muy difícil; a pesar de ello, no se cerró ninguna institución de salud y educación. En 1996, se notó una discreta mejoría en la economía del país y se destinaron 2 638,1 millones de pesos a la educación y la salud. 16

    La actividad estomatológica en el país sufrió un impacto negativo importante, los servicios estomatológicos se deterioraron, disminuyó el número de tratamientos por la falta de equipos y materiales y por supuesto, como consecuencia, la formación de estudiantes y residentes también se vio afectada. Hubo reducir las matrículas y centralizar la formación de estomatólogos, entre otras medidas.  

    En los últimos años se han tomado medidas para dar solución definitiva a estos problemas y hacer cada día más accesible el ingreso a la carrera, entre las cuales se encuentran:

Ø        En el curso 2004 – 2005 se municipaliza el ingreso a la carrera.

Ø        Se aumenta el número de plazas para estudiar la carrera en todo el país.           

Ø       Paulatinamente y de forma acelerada, en los últimos tres años, se acreditan todas las facultades de Ciencias Médicas del país para el inicio de la carrera (excepto provincia Habana y el municipio especial Isla de la Juventud

Ø       Ingresan a la carrera jóvenes provenientes de 21 vías de ingreso y en particular,  el curso   2004 -2005, comienzan a estudiarla 141 estudiantes provenientes de los cursos de superación integral.

Ø       Se descentraliza aún más el 5to año y de forma paulatina el 4to, en el curso 2004 – 2005.

Ø       El posgrado como proceso sustantivo de la universidad también se ha visto representado en los territorios de manera muy importante: se implanta en junio del 2004, en todo el país de forma descentralizada y masiva en los propios servicios, la especialidad de Estomatología General Integral, que la cursan 2 332 estomatólogos.

Ø       A partir del curso 2004 – 2005, todos los egresados de la carrera comienzan de inmediato la especialidad de Estomatología General Integral.

Ø       Se han matriculado en las maestrías a distancia de Atención Comunitaria de Salud bucal y de Urgencias Estomatológicas 350 y 1149 estomatólogos respectivamente en todo el país.

Ø       En los cursos de perfeccionamiento de la atención secundaria y terciaria hasta el 21 de Julio del 2005 se habían graduado 6803 estomatólogos y en la APS 36362. 17,18

En los centros de educación médica superior no solo se han formado y graduado profesionales cubanos para el sistema de salud, sino también lo han hecho estudiantes procedentes de otros países hermanos del mundo que lo han necesitado. Entre 1966 y 2003 se graduaron 348 estomatólogos, 120 de América, 196 de África y 16 de Asia y Europa, respectivamente.19 

    En el sector de la salud, las inversiones reciben un significativo impulso durante el primer trimestre, como jamás pudo hacerse en el pasado. Las clínicas estomatológicas han recibido 851 conjuntos dentales nuevos.20

    Se ha venido trabajando fuertemente en la instalación de grupos electrógenos de emergencias en objetivos vitales de la economía y los servicios, para asegurar la energía eléctrica ante cualquier situación.  Hasta la fecha se han instalado en 311 policlínicos, 203 hospitales y 95 clínicas estomatológicas. El programa inversionista que se lleva a cabo en la industria farmacéutica desde hace tres años, ha permitido un incremento de las capacidades en las formas farmacéuticas más comprometidas: tabletas, ámpulas, bulbos y cápsulas cefalosporánicas, polvos en suspensión, productos dentales, líquidos orales y tópicos, cremas, entre otros.21

    Para el más cabal cumplimiento del principio de solidaridad internacional en su aspecto docente, fueron  creadas la Escuela Latinoamericana de Medicina, en La Habana y la Escuela de Medicina Caribeña, en Santiago de Cuba, ejemplos sin par de solidaridad con los pueblos del llamado mundo subdesarrollado.15 

Perspectivas 

Ø       Tomar la experiencia del estudio de medicina en los policlínicos universitarios para descentralizar la enseñanza del primer año a los municipios.

Ø       Presentar un cronograma por parte de la Comisión Nacional de Carreras para el diseño del plan de estudio D, como respuesta a un nuevo modelo de atención, a la presencia de nuevos profesionales en la esfera estomatológica (tecnólogos de la salud) y la obsolescencia del plan C que tiene más de 10 años.

Ø       Municipalizar, más que descentralizar, el 4to y 5to año de la carrera, para aprovechar así las oportunidades que brindan las Sedes Universitarias Municipales y llevar los procesos de formación a los municipios de residencia de los estudiantes.

Ø       Seguir fortaleciendo los procesos de formación de posgrado, tanto en la formación académica como en la superación profesional.

No obstante, algunos aspectos deben ser fortalecidos para considerar a la carrera plenamente universalizada: la informatización de los escenarios docentes para poder introducir las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones, así como garantizar la literatura docente, ya que la que se tiene es muy insuficiente.11  

Conclusiones 

    La Estomatología en nuestro país tiene antecedentes que se remontan a nuestros aborígenes, pasando por diversos momentos históricos concretos hasta el día de hoy en que toma dimensiones cualitativamente superiores, que contribuyen a elevar la salud bucal y mejorar la calidad de vida de la población.  A partir del triunfo de la revolución, hasta nuestros días, ha crecido como ciencia y en estos momentos se encuentra en una etapa de florecimiento científico, se ha continuado un desarrollo acelerado apoyado por nuestro Comandante en Jefe, introduciendo tecnologías de avanzadas, perfeccionando la calidad de la docencia e incrementando la solidaridad e internacionalismo con pueblos hermanos. 

Referencias bibliogrÁficas 

1.       Componioni FA. Contribución a la historia de la Estomatología cubana. La Habana: ECIMED, 2000: 39-195.

2.       Companioni Landín FA. Del empirismo a la docencia científica de la Odontología. [biblioteca virtual en línea]<http://www.ucmh.sld.cu/rhab/histórica-rev14.htm>. [Consulta: 21 abril 2006].

3.       Palanco Reyes C. Propuesta de los problemas profesionales para la carrera de Estomatología.  2002 [biblioteca virtual en línea]<http://www.sld.en/galerías/pdf/uvs/saludbucal/porbcarrera.pdf>. [Consulta: 21 abril 2006].

4.       Cuba.  Ministerio de Salud Pública. Programa Nacional de Atención Estomatológica Integral a la Población. La Habana:MINSAP, 2002.

5.       Álvarez Valls. Por los senderos de la docencia estomatológica en Cuba. La Habana:Editorial Científico –Técnica, 1988: 5-32.

6.       García-Roco Pérez O, Méndez Martínez MJ. Breve historia de la cirugía bucal y maxilofacial. [biblioteca virtual en línea]<http://www.revistahm.com.sld.cu/números/2002/n4/art/art03.htm>. [Consulta: 22 de mayo 2006].

7.       Martínez Acuña M. El desarrollo de la medicina en Cuba entre los siglos XVI y XVII [biblioteca virtual en línea] <http://www.ilustrados.com/publicaciones/EEklAppkFleCQBUdNU.php>. [Consulta: 22 de mayo 2006].

8.       Martínez Fortun JA. Apuntes para la historia de la odontología en Cuba. Cuad. Hist. Salud Púb. 1963; (23): 10-58.

9.       López Espinosa JA.  Bosquejo histórico de la bibliografía cubana sobre estomatología. [biblioteca virtual en línea]<http://www.scielo.sld.cu/scileo.php?pid.revistacubanavol36no.1cudad de la habana eneroabril99>. [Consulta: 23 de mayo del 2006].

10.   López Sánchez J. Ciencia y medicina. Historia de la medicina. La Habana: Editorial Científico- Técnica, 1986: 1-30, 176-191.

11.   Ruiz Miyares SM, Becerra Troya M. Algunos aspectos de la estomatología en Cuba. Rev Cubana Estomatol 1989; 26 (3):148-55.

12.   Cabreras Claranunt VJ, Alas Villanueva F. 104 años de hstoria de la Facultad de Estomatología. 2004. [biblioteca virtual en línea] <http://www.16abril.sld.cu/rev/219/histo.html>. [Consulta: 23 de mayo 2006].

13.   Peñón PA, Prieto Benítez E, Ortega Callava LL. Antecedentes de la Estomatología Legal y su desarrollo en Cuba. [biblioteca virtual en línea] <http://www.16deabril.sld.cu-/revista/211/historia.htm/>. [Consulta: 26 de mayo 2006].

14.   Ruiz Miyares S. El desarrollo de la estomatología en Cuba. La Habana:MINSAP,  3-20.

15.   Teja Pérez J,  Brosa Adán L, Delgado García G, Companioni Landín FA, Céspedes Canillo A, Julián López D, Suárez Savio O. La reforma universitaria de 1962 en la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de La Habana. [biblioteca virtual en línea]<http://www.bvs.sld.cu/rev/ems/vol18-304/ems0304.htm> [Consulta: 26 de mayo 2006].

16.   Soler Tey M. Importancia de la Revista Estomatológica de Cuba. Rev Cubana Estomatol 1964;1 (1):1-2.

17.   Período Especial. 2005. [biblioteca virtual en línea] <http://www.cip.cu/>. [Consulta: 29 de mayo del 2006].

18.   González B, Longoria MC, Sosa Rosales MC, Quiñones La Rosa I. Universalización de la Enseñanza en la Carrera de Estomatología. [biblioteca virtual en línea]<www.ilustrados.co./publicaciones/EEkllluVpVfkmIkfji.php>. [Consulta: 29 de mayo del 2006].

19.   Carreño de Celis R, Salgado González L. Otros aspectos de la evolución histórica de la educación médica superior en Cuba desde 1959 hasta el 2004. [biblioteca virtual en línea]<http://bvs.sld.cu/revistas/ems/vol19_3_05/ems08305.htm>. [Consulta: 29 de mayo del 2006].

20.   Castro Ruz F. Discurso por el 26 de Julio 2005. 52 del asalto a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes en el teatro Carlos Marx. [biblioteca virtual en línea]<http://www.bohemia.cubasi.cu/2005/jul/03/sumarios/NOTICIAS/discurso-fidelcastro-27-07-05.html>. [Consulta: 5 de junio del 2006].

21.   ---- Discurso por el 1ro de Mayo del 2006. [biblioteca virtual en línea]<http://emba.cubaminrex.cu/Default.aspx?tabid=5678>. [Consulta: 5 de junio del 2006].  

Dra. Sara María Legrá Matos. Marquetti  No. 2. Las Flores,   El Caney, Santiago de Cuba


1 Especialista de I Grado en Estomatología General Integral. Instructor
2 Especialista de I Grado en Ortodoncia.  Profesora Asistente
3 Especialista de I Grado en Estomatología General Integral
4 Especialista de I Grado en Cirugía Maxilofacial.  Profesor Asistente
  

CÓMO CITAR ESTE ARTÍCULO 

Legrá Matos SM, Milanés Pérez O, Comas Mirabent R, López Bancourt AC, Carreras Martorell CL. Antecedentes y perspectivas de la Estomatología en Cuba [artículo en línea]. MEDISAN 2006;10(esp).<http://bvs.sld.cu/revistas/san/vol10_(esp)_06/san05(esp)06.htm> [consulta: fecha de acceso].

Indice Anterior Siguiente