Indice Anterior Siguiente
MEDISAN 2006;10(esp)

 

historia de la medicina 

Instituto Superior de Ciencias Médicas 

Odontólogos en las guerras de independencia  (1868-1898) 

Dra. Mayda del C. Abreu de la Huerta, 1 Dra. Gisela Planos Formen, 2 Dra. Idalia Camps Mullines, 3  Capitán Pedro Oscar Tur Agüero 4  y Tte. Coronel SM. Juan F. Ortiz Estrada 5 

El aseguramiento médico de las acciones combativas constituyó uno de los elementos fundamentales para la subsistencia de las fuerzas mambisas durante las contiendas bélicas independentistas desde 1868 hasta 1898.

La atención médica realizada a enfermos y heridos por el cuerpo de sanidad militar del ejército libertador,  representó una de las páginas más gloriosas de la historia del arte militar cubano y aportó ricas experiencias en la solución de este complejo problema en las condiciones de un país ocupado, en este caso por los colonialistas españoles.1

Los servicios de atención médica mambisa, brindados por el cuerpo de sanidad militar abarcaron a las tropas libertadoras y también a la población civil ubicada en los campos de Cuba libre. Este servicio se realizó mediante el aseguramiento médico a las acciones combativas y el tratamiento de las enfermedades o dolencias inevitables en cualquier época, pero en esta de enfrentamientos armados y precarias condiciones de vida, en la manigua cubana, se incrementaron y  llegaron incluso a niveles muy altos. 1

La medicina mambisa no solo fue ejercida por médicos, odontólogos o cirujanos dentales, enfermeros, farmacéuticos y estudiantes, sino también por prácticos de farmacia, auxiliares de sanidad y hasta curanderos. 2

Es nuestro propósito a través de este trabajo dar breves reseñas biográficas, relacionadas con la actividad militar de ocho odontólogos de nuestras guerras de independencia, desde 1868 hasta 1898 y en los que resalta, como nota descollante, su participación directa en estas gestas en lucha infatigable contra el colonialismo español, lo que los hizo ser acreedores de  altos grados militares. 

Desarrollo 

·         Carlos Aguirre Valdés 

Coronel, (aunque este grado no está precisado). Nació en La Habana, el 26 de octubre de 1848. Hermano del Mayor General José María Aguirre y de otros cinco patriotas que combatieron en las guerras de independencia. Sin concluir aún sus estudios se incorporó a la guerra de 1868. Después del Pacto del Zanjón marchó a Estados Unidos. En la guerra de 1995, ingresó en el Ejército Libertador, bajo el mando del entonces Teniente Carlos Manuel de Céspedes. Murió el 2 de julio de 1896.3 

·         Enrique Canals Infante 

Coronel. Nació en Pinar del Río, el 3 de diciembre de 1849. Combatiente de la guerra de 1868. Trabajó en la organización de varias expediciones y tuvo la fortuna de ser uno de los sobrevivientes del tercer y último viaje del Virginius, apresado por lo españoles.  Regresó a Estados Unidos, allí la Agencia Revolucionaria de Nueva York le encarga regresar a Cuba, donde fue  descubierto al desembarcar y perseguido.  Logró incorporarse a las fuerzas del Mayor General Vicente García, bajo cuyas órdenes sirvió como ayudante. Fue uno de los firmantes de la declaración sediciosa de Santa Rita (1877). Posteriormente se sumó a la Protesta de Baraguá y formó parte de los últimos grupos que permanecieron en la manigua. Vencida toda resistencia marchó a Jamaica. Algunas fuentes señalan que salió del país con el grupo que acompañó al Mayor General Máximo Gómez. Murió en La Habana en 1893. 3

·         Angel del Castillo Agramonte  

General de Brigada. Nació en Puerto Príncipe, Camagüey, el 14 de agosto de 1834. Adquirió experiencia combativa peleando como voluntario con las milicias de Pensilvania durante la guerra de secesión de los Estados Unidos. Fue uno de los setenta y seis camagüeyanos alzados en las márgenes del río Las Clavellinas.

Al estructurarse militarmente las fuerzas quedó como ayudante del jefe. Al reorganizarse el Ejército Libertador, fue nombrado jefe 2, brigada 1,  división de Camagüey, con grado de General de Brigada,  bajo las órdenes del Mayor General Ignacio Agramonte.  Participó en múltiples combates. Fue designado para sustituir al General de Brigada Honorato del Castillo, en el cargo de Jefe de la División de Sancti Spíritus, a quien vengó su muerte al hacer prisionero y ajusticiar al Teniente Coronel español que lo emboscó y asesinó. En este combate se apoderó personalmente de un cañón que los mambises dieron el nombre de “El ángel”. Murió durante el ataque al poblado de Lázaro López, Camagüey, el 9 de septiembre de 1869. 1 

·         Luis Magín Días Zayas - Bazán

General de Brigada. Nació en Puerto Príncipe, Camagüey,  el 19 de agosto de 1839. Integró el grupo de camagüeyanos que se alzó el 4 de noviembre de 1868 y atacó el poblado de  Guáimaro, luego se destacó en el combate de Bonilla. Con el grado de Comandante participó en el salto a Puerto Príncipe, bajo el mando del Mayor General Ignacio Agramante. Fue ascendido a Coronel en 1870. Organizó el regimiento Jacinto que operó al este de la provincia camagüeyana. La fecha de su muerte no está precisada, pero se piensa que oscila entre el 5 y el 8 de junio de 1873. Fue ascendido, post mortem, a General de Brigada, el 27 de junio de ese mismo año.2 

·         Carlos García Vélez  

General de Brigada. Nació en Jiguaní, Oriente, el 29 de abril del 1867. Hijo del Mayor General Calixto García. Fue uno de los expedicionarios del vapor Hawkins, que naufragó. Se integró  poco después a la expedición del vapor Bermuda, que bajo el mando de su padre desembarcó cerca de Baracoa. Se incorporó, con el grado de capitán, al Estado Mayor del Mayor General José Maceo. Al poco tiempo fue nombrado ayudante de Calixto García y en 1896 participó en varios combates.3

A fines de ese mismo año fue designado Jefe de Operaciones del Río Cauto, con la misión de entorpecer la navegación del enemigo, donde tuvo una activa participación al capturar y destruir embarcaciones de las fuerzas españolas.

En 1897 se destacó en el ataque a Las Tunas y se ganó el cargo de Jefe Occidental  de la brigada 2,  tercera división del segundo cuerpo. Posteriormente fue designado jefe de una dirección volante, subordinada directamente a Calixto García. Participó en el sitio a Santiago de Cuba.  Terminó la guerra en el Cuartel General del Departamento Oriental con los grados de General de Brigada. Se licenció en 1898, durante la ocupación militar como inspector general de prisiones y nombrado embajador en México en 1902, cargo que renunció en 1906 por estar en desacuerdo con la reelección del presidente Tomás Estrada Palma.  Fue encarcelado por esta causa y liberado después. Posteriormente es nombrado embajador, esta vez de los Estados Unidos, así ejerció en varios países, hasta ser cesanteado. Durante el régimen de Machado vivió exiliado en Estados Unidos, fue designado embajador en España en 1933, cargo que renunció a los dos días, y en 1934 se encargó de la embajada en México donde se mantuvo hasta 1937, fecha en que fue nombrado Consejero Diplomático y Asesor Técnico de la Secretaria de Estado. Murió en La Habana en 1943. 2, 3 

·         Juan Emilio de la Caridad Núñez Rodríguez  

General de División. Nació en Sagua la Grande, Las Villas, el 27 de diciembre del 1855. Combatiente de las tres guerras. En la de 1868 ingresó en las fuerzas independentistas, pero ya en 1876 fue ayudante, con grado de teniente, del General de Brigada Henry Reeve. Participó en el combate de Yaguaramas y al caer su jefe quedó al mando del Coronel Ricardo Céspedes. Luego se subordinó al Mayor General Carlos Roloff, operando en su región natal. Depuso las armas y llegó a ser Comandante en 1878.1

Es detenido poco antes de comenzar la Guerra Chiquita y remitido al morro de La Habana, acusado de conspiración, pero logró escapar y se alzó en 1879. Con grado de Teniente Coronel libró varios combates y lo ascendieron a Coronel.

Fracasada esta guerra se resistió a deponer las armas, se mantuvo en la manigua hasta 1880, cuando, por instrucciones de José Martí, marchó a Estados Unidos, siendo el último de los jefes insurrectos en abandonar la isla.

En 1884 llegó a Cuba con el objetivo de explorar la situación real, pero es denunciado y capturado, queda en libertad por gestiones familiares y regresa a Estados Unidos. Fue uno de los miembros fundadores del Partido Revolucionario Cubano y colaboró en la organización del Plan Fernandina. Al comenzar la guerra de 1895 recibió la misión de permanecer en los Estados Unidos  como elemento aglutinador de los emigrados cubanos, colaboró entonces en la organización de expediciones armadas hacia la isla y más de veinte las condujo él, sin fracasar en ninguna.2

En 1896 es ascendido a General de Brigada, regresa a Cuba en 1898 a realizar su último viaje como jefe de expedición, desembarca por Camagüey con más de 500 hombres. Por los méritos alcanzados fue ascendido a General de División.  Fue uno de los cinco generales que acompañaron  al Mayor General Máximo Gómez en su entrada histórica a La Habana. Se licenció del Ejército Libertador en 1899. El gobierno interventor norteamericano lo designó para el cargo de gobernador de la provincia de La Habana, lo eligieron  para ese mismo cargo en las primeras elecciones de la República donde se mantuvo hasta el 1908, fue quien izó la enseña patria en el Castillo del Morro en 1902. En 1911 ocupó la presidencia de la Asociación Nacional de Veteranos del Ejército Libertador, y la vicepresidencia de la república en el segundo período de gobierno del presidente Mario García Menocal (1917- 1921). Murió en La Habana el 5 de mayo de 1922. 4 

·         José Roque Hernández (Pepe) 

Coronel. Nació en Matanzas (no se ha precisado en que fecha), donde se alzó en 1895 incorporándose a las fuerzas mandadas por un antiguo bandolero rural convertido en independentista (Regino Alfonso), se separó de éste y comenzó a reclutar y a organizar su propia tropa. Fue el primer jefe que el Mayor General Máximo Gómez encontró al entrar a la provincia de Matanzas. Participó en múltiples combates. A finales de 1896 lo nombran Jefe de la Brigada Norte de Matanzas, con grados de Coronel.  Libró  combates aún enfermo, hasta que sus padecimientos se agravaron y es enviado a Estados Unidos a restablecerse, regresó después de concluida la guerra. Murió en La Habana el 27 de marzo de 1899. 4 

·         Francisco de Paula Valiente Portuondo 

General de Brigada. Nació en Santiago de Cuba, el 2 de abril de 1870, otras fuentes señalan que en Kingston, Jamaica, de padres cubanos.

Ingresó en el Ejército Libertador en 1895, se incorporó al Estado Mayor del Mayor General Antonio Maceo. No aceptó el grado de Capitán de Sanidad, pues prefirió combatir como soldado; no obstante, le otorgaron el de Subteniente.

Al partir Antonio Maceo hacia Baraguá, al frente de la columna invasora (1895), quedó como ayudante del Mayor General José Maceo.

Participó en múltiples combates, entre ellos el de Loma del Gato, donde cayó su jefe, pasando a las órdenes del Mayor General Calixto García. Se destacó en el combate del ingenio Perseverancia y en la toma de Las Tunas. Participó en el sitio a Santiago de Cuba y terminó la guerra como Jefe del Regimiento de Infantería Sagua. 4

Fue uno de los nueve generales cubanos invitados por los norteamericanos a la ceremonia de transferencia de poderes. Votó a favor de la destitución del Mayor General Máximo Gómez como General en  Jefe del Ejército Libertador. Ingresó en el cuerpo de guardia rural, con el grado de Coronel y el cargo de  Jefe de la provincia de Oriente, posteriormente se desempeño como Jefe de Administración del ejército nacional.

Al licenciarse ocupó durante un tiempo el cargo de  Capitán del puerto de La Habana. En  1931 fue electo Presidente del Consejo Nacional de Veteranos y luego Comisionado del Distrito Central de La  Habana. Murió en esa ciudad el 29 de octubre de 1937. 4

Las acciones combativas en las que participaron estos odontólogos en las guerras de independencia (1868-1898) demuestran su intervención notable en estas, con una actitud digna y relevante, siendo merecedores de altos grados militares. Todos ellos contribuyeron a la magna obra que hoy defendemos, por lo que merecen el reconocimiento de su pueblo por los servicios prestados a la conquista de la soberanía nacional.  

Referencias bibliogrÁficas 

1.       Escalante Colás A,  Jiménez González A, Gómez Balboa F, Sautié Mohedano P, Sánchez Rodríguez J y Ferrás Guerrero A. Diccionario Enciclopédico de la historia militar de Cuba. La Habana: Verde Olivo, 2001, t1:15-371.

2.       Ruiz Miyares S, Becerra Troya M. Algunos aspectos de la historia de la estomatología en Cuba. Rev Cubana Estomatol 1989; 26 (3): 12-7.

3.       Álvarez Valls L. Por los senderos de la docencia estomatológica en Cuba. La Habana: Editorial Científico-Técnica,1988.

4.       Diez Acosta T. La  supervivencia en el ejército mambí: En: Medicina mambisa. La Habana: Verde Olivo 1985; 25 (27): 36-8.

Dra. Mayda del C. Abreu de la Huerta.   Edificio 23, Bloque 2, Apto. 4, Rajayoga, Santiago de Cuba 


    1 Especialista de I Grado en Estomatología General Integral. Profesora Asistente
2  Especialista de I Grado en Ortodoncia. Instructora
Especialista de I Grado en Prótesis Dental
4  Licenciado en Derecho
5 Especialista de I Grado en Medicina Interna.  Especialista de II Grado en Administración de Salud. Profesor Asistente
 

CÓMO CITAR ESTE ARTÍCULO 

Abreu de la Huerta MC, Planos Formen G, Idalia Camps Mullines I, Tur Agüero PO, Ortiz Estrada JF.  Odontólogos en las guerras de independencia  (1868-1898) [artículo en línea]. MEDISAN 2006;10(esp).<http://bvs.sld.cu/revistas/san/vol10_(esp)_06/san10(esp)06.htm> [consulta: fecha de acceso].

Indice Anterior Siguiente