Indice Anterior Siguiente
MEDISAN 2007;11(1)

 

ComunicaciÓn biomÉdica 

Centro Provincial de Información de Ciencias Médicas 

¿Qué trato merece la redacción científica? 

Lic. María Elena Jiménez Arias 1 

     El tema no es nuevo.  Ha sido abordado con mayor o menor intensidad por médicos, licenciados, periodistas, gramáticos, lingüistas, editores…  Sorprende el gran número de manuales, lecciones, guías, instrucciones, consejos e informes – tanto impresos como electrónicos – donde se definen y ejemplifican los errores más comunes en la redacción científica.  Todos los documentos sobre el particular son iguales y diferentes, como también las formas de pensar y manifestarse de sus autores, que instan a polemizar para cerrar filas “en defensa del idioma”, pues los avances de la ciencia, los cambios sociales y los comportamientos humanos se identifican con palabras, de donde se colige que el problema tiende a lo infinito y hay que seguir manteniendo, incorporando, rechazando, adecuando o reciclando términos para continuar aceptándonos y comunicándonos razonablemente.

      Lo más probable es que este artículo se parezca a los demás, pero lo prefiero por razones obvias y porque es otro más que se agradece.

      De todas formas, mientras no se comprenda que el lenguaje médico necesita tratamiento sistemático para gozar de buena salud, seguirá padeciendo la malpraxis idiomática que tanto lo debilita, gangrena y mutila.  Las palabras han de ser vistas como organismos vivos, puesto que nacen (neologismos),  se desarrollan (sistema lingüístico), enferman (barbarismos u otras anomalías léxicas) y mueren (arcaísmos), de manera que merecen ser  tratadas éticamente y recibir las atenciones profilácticas, urgentes o electivas -- según convenga -- para garantizar su mantenimiento sano o rehabilitación.

      De hecho, se puede escribir con nitidez y seguridad cuando se conocen los principios gramaticales indispensables ─entiéndase  elementales─ para redactar y componer cualquier tipo de documento, independientemente de que en unos se utilicen vocablos técnicos y en otros términos literarios; por tanto, no es posible suponer que todo ese conocimiento, más aún especializado, se adquiera durante el sueño, por contacto piel a piel con quienes lo poseen o mediante insuflación a través de sondas y catéteres: hay que leer las mejores obras, revisar manuales de redacción y composición, consultar diccionarios y enciclopedias… ¿Qué  persona espera aplicar con solidez las indicaciones de nuevas técnicas, medicamentos o actos quirúrgicos sin dominar previamente las instrucciones para ello?

      Si bien un artículo científico no persigue deslumbrar, distraer o afligir con su redacción, sino informar eficazmente resultados o reflexiones sobre aspectos investigados, debe cumplir los 3 principios básicos para su comprensión: claridad, precisión y brevedad, de donde se infiere que una sintaxis descuidada puede hacer pensar al lector en una información errónea o poco fidedigna, tomando en cuenta  el desinterés para comunicarla con corrección y originalidad.

     También se sabe que la premura  tiene  mucho que ver en este asunto, porque la prisa por entregar la versión definitiva de lo escrito impide casi siempre revisar meticulosamente el borrador para suprimir las impurezas  lingüísticas.  Es mejor anotar las ideas a medida que surgen, pues tratar de perfeccionar el estilo “en el aire” puede hacer olvidar importantes y novedosas valoraciones, que solo plasmadas espontáneamente no perderán su autenticidad.  Ya habrá algún momento oportuno para moldearlas y optimizarlas a gusto.

     En opinión de Albert, 1 numerosas personas dedican demasiado tiempo a esta etapa preparatoria, precisamente porque además de escribir, estructuran y revisan al mismo tiempo, desconociendo que lo indicado es obtener un primer borrador claro y coherente, pues como aconsejara el escritor estadounidense James Thurber: No lo escribas bien, escríbelo simplemente” para después pulirlo.

      No se ganan puntos extras con imitar esquemas ajenos.  Cada autor tiene el suyo, tan válido como los demás. Escribir bien consiste en exponer transparentemente el argumento para que se entienda, evitando los vicios del lenguaje y la falta de legitimidad.  Cada estilo se parece a su dueño.

      A continuación, algunos de los errores más frecuentes en la redacción científica, incluidas ciertas figuras retóricas que conviene distinguir.                              

 

  . Claridad   

      Según Ralph Emerson, “cuando un hombre abre la boca, se juzga a sí mismo”.2  Cabría añadir que cuando escribe también.

      Si los autores redactan extensas oraciones, con ideas y fundamentos débilmente relacionados, así como frases superfluas, plagadas de puntuación defectuosa, gerundismo en exceso, adjetivos inútiles y otros gazapos -- a veces más arraigados  que inadvertidos --, persiguen como meta ser ignorados por los lectores.

     Un texto es claro cuando se lee y entiende rápidamente por su sencillez y coherencia entre las partes; lo contrario indica pensamiento confuso, pobreza de vocabulario, falta de rigor científico, desconocimiento de la lengua materna y hasta seudoerudición intelectual. Ciertas formas de escribir son tan oscuras y laberínticas, que pudieran considerarse como pésimas traducciones del propio idioma.

     Sánchez Artola 3 cita en su trabajo que según Weeks y Wallace, la difícil lectura de los documentos médicos es mucho mayor que la encontrada en algunos textos jurídicos, los cuales son generalmente releídos por su complejidad y especialización técnica atribuible a leyes y resoluciones.

     Un buen científico debe ser, a la par, un buen comunicador; sin embargo, como apunta muy acertadamente Albert, 1 escribir un buen artículo sobre sus experiencias o valoraciones no constituye una medida de su capacidad clínica o científica, inteligencia o cualidades humanas positivas.

     Claridad no es supercialidad, sino saber reconocer el valor de la palabra justa y la necesidad de adecuarla a cada situación, de adaptarla perfectamente al asunto para que adquiera la significación precisa dentro del contexto. 4

     Ese requisito indispensable se incumple cuando abundan las siguientes imperfecciones lingüísticas. 

·         Barbarismos: Vicios del lenguaje que se identifican por la mala pronunciación o escritura de las palabras y la utilización de vocablos impropios.  Los barbarismos incluyen: 

Incorrección ortográfica  

pesquiza

pesquisa

izquemia

isquemia

excisión

escisión

endoscopía

endoscopia

adecúa

adecua

querramos

queramos

ventidós

veintidós

intérvalo

intervalo

expontáneo

espontáneo

cardiolisis

cardiólisis

Nóbel

Nobel

exhuberante

exuberante

iatrogenia

yatrogenia

Errores de dicción  

a)       Epéntesis: Adición de sonidos innecesarios en la palabra

 

Inadecuado

 

Adecuado

cónyugue

cónyuge

conyuntura

coyuntura

desaveniencia

desavenencia

desvastar

devastar

estandardizar

estandarizar

fisionomía

fisonomía

lamber

lamer

preveer

prever

suscinto

sucinto

anafre

anafe

enchufle

enchufe

liderear

liderar

sindicalizar

sindicar

 

 b)       Síncope: Supresión de sonidos en la primera sílaba o en medio de la palabra  

 

Inadecuado

 

Adecuado

padastro

padrastro

fustrar

frustrar

protusión

protrusión

condicípulo

condiscípulo

revindicar

reivindicar

reglón

renglón

bacteremia

bacteriemia

entumido

entumecido

desarrajó

descerrajó

propanolol

propranolol

faciola

fasciola

volca

vuelca

 c)       Metátesis: Trastrueque de sonidos 

Inadecuado

Adecuado

Areomonas

Aeromonas

cardiomiopatía

miocardiopatía

aureginosa

areuginosa

aplopejía

apoplejía

jeringoza

jerigonza

prebístero

presbítero

dentrífico

dentífrico

culeca

clueca

enjaguar

enjuagar

Grabiel

Gabriel

embardunar

embadurnar

demen

denme

 d)       Apócope: Supresión de sonidos al final de la palabra 

Inadecuado

Adecuado

Papanicolau

Papanicolaou

Pseudomona

Pseudomonas

cien por cien

ciento por ciento

ventríloco

ventrílocuo

Giardia lambia

Giardia lamblia

exiló

exilió

 e)       Prótesis: Adición inicial indebida de sonidos  

Inadecuado

Adecuado

afusilar

fusilar

elucubrar

lucubrar

ajuntar

juntar

empalidecer

palidecer

acúmulo

cúmulo

 f)         Paragoge: Adición final indebida de sonidos 

Inadecuado

Adecuado

ajises

ajíes

en ciernes

en cierne

eucaliptus

eucalipto

nadies

nadie

pieses

pies

vinistes

viniste

       g)       Permutación viciosa: Cambio de sonidos 

Inadecuado

Adecuado

aruñar

arañar

diabetis

diabetes

vertir

verter

destornillarse (de la risa)

desternillarse(de la risa)

bayonesa

mayonesa o mahonesa

arterisco o aderisco

asterisco

espúreo

espurio

próstota

próstata

estrambólico

estrambótico

rondana

roldana

vaceo

vacío

minorista (empresa)

menorista

femeneidad

femineidad

interperie

intemperie

esparatrapo

esparadrapo

desnarizado

desnarigado

retorcijones

retortijones

organograma

organigrama

extrovertido

extravertido

carnecería

carnicería

tortículis

     tortícolis

        Empleo de vocablos impropios  

 

Inadecuado

            

       Adecuado

deambular *

          ambular, caminar

pido disculpas

ofrezco disculpas

normalización de los síntomas

desaparición de los síntomas

disposición de excretas

eliminación de excretas

estado civil

estado conyugal

reducir al máximo

reducir al mínimo

adquiere la deuda

contrae la deuda

directivos

dirigentes, funcionarios

secretado

segregado

elevado por ciento

elevado porcentaje

imagen radiológica

imagen radiográfica

trazos en el electroencefalograma

trazados en el electroencefalograma

transar

ceder, pactar

estadiaje

estadificación

corazón en bancarrota

corazón muy lesionado

neoplasma invasivo

neoplasma invasor

tejido necrotizado

tejido necrosado

corazón izquierdo

hemicardio izquierdo, cavidad izquierda

enfermedad dermatológica

dermatopatía, dermatosis

imponer tratamiento

indicar, prescribir

Infección parasitaria

infestación

mesial

distal, proximal

invocar factores

mencionar, citar factores

tributario de rehabilitación

necesitado de rehabilitación

vejiga distendida

distensión vesical

asesoría genética

asesoramiento genético

apertura de la herida

abertura de la herida

tratamiento agresivo

tratamiento intensivo, radical

quedamos en encontrarnos

convinimos en encontrarnos

superproducción

sobreproducción

extender la mano amiga

tender la mano amiga

médico filatélico

médico filatelista

prueba de chi cuadrado (X2)

prueba de ji al cuadrado

analizó el tema con profundidad

analizó el tema con detenimiento

hacer la siesta

echar la siesta

transoperatorio

período peroperatorio

necrotizado

necrosado

yerna

nuera

desafortunadamente

desdichadamente, lamentablemente

 * Es andar sin rumbo fijo, desorientado, lo cual no ocurre en todos los pacientes. 

Extranjerismos  

           Sabiendo que toda comunidad hereda la lengua de las generaciones precedentes y que por lo general cada pueblo está satisfecho con la que ha recibido de sus antecesores – pues de ella se sirve a diario para comunicarse --, no hay motivo alguno para preferir un idioma a otro, por cuanto las palabras son resultado de un acuerdo común entre los hablantes y valen exactamente igual: calle en español, street en inglés, rue en francés…5

     Lo anterior no contradice ni censura la convención social de admitir voces foráneas como “buenas amigas” – que luego son aceptadas en su forma original o adaptadas por las academias de la lengua correspondientes --, pues los avances técnicos u otros factores exigen la adopción o creación de nuevos vocablos, que terminan siendo incorporados en calidad de préstamos a la norma gramatical de cada sistema lingüístico (por ejemplo: bulevar, escáner, estafilococo, estándar, estrés, carné, dopar, máster, nailon, póster, queroseno y yogur, entre algunos de una larga lista).

      Por el contrario, se considera injustificado utilizar ciertos términos “importados” por existir sus equivalentes en español. 

a)      Galicismos (del francés) 

Conviene sustituir los elementos de la izquierda por los de la derecha:      

amateur

 aficionado, no profesional

                   blocaje

 bloqueo, inmovilización

                   clampaje

 pinzamiento

                   coqueluche

 tos ferina

                   curetaje

 raspado, legrado

                   debacle

 ruina, desastre, fracaso

                   debut

 inicio, comienzo

mal perforante plantar

 úlcera perforante del pie

                   morgue

 depósito de cadáveres

                   plastrón

 induración

   reciclaje  

 reciclado, reciclamiento

   severo

 grave, intenso, agudo

      El que galicado o a la francesa       

                   Inadecuado

Adecuado

 

 

a) Fue en el siglo xx que se descubrió…

Fue en el siglo XX cuando se descubrió…

b) En aquella sala es que atienden a los ancianos.

En aquella sala es donde atienden a los ancianos.

c) De esta forma es que trataré a los usuarios.

De esta forma es como trataré a los usuarios.

d) Por eso es que no vienen a saludarte.

Por eso es porque no vienen a saludarte..

e) A ella es a la que hablo.

A ella es a la quien hablo.

f) Será por aquí que saldrán.

Será por aquí por donde saldrán.

 Tanto estas como otras construcciones similares pueden incluso abreviarse para no errar: 

a)       En el siglo XX se descubrió…

b)       En aquella sala atienden a los ancianos.

c)       De esta forma trataré a los usuarios.

d)       Por eso no vienen a saludarte.

e)       A ella hablo.

f)         Por aquí saldrán. 

b) Anglicismos (del inglés)   

    Conviene sustituir los elementos de la izquierda por los de la derecha: 

background

experiencia, antecedentes

best-seller

éxito de venta

buffer

amortiguador de pH

click

chasquido

compliance

distensibilidad o elasticidad pulmonar, vascular o cardíaca

e-mail

correo electrónico

feedback

retroalimentación

flap

colgajo

flutter

aleteo

freezer

congelador

hacker

pirata informático

London

Londres

odds ratio

razón de posibilidades

pool

depósito

printear

imprimir

set

equipo

spray

aerosol

staff

empleados

thrill

estremecimiento, frémito

c)       Latinismos (del latín) 

ad hoc

a propósito, adecuado para un fin

ad sensum

según el sentido

corium

dermis

delirium cordis      

arritmia completa por fibrilación

detritus

detrito

grosso modo

(NO a grosso modo) aproximadamente

in situ  

localizado

ipso facto

inmediatamente

lapsus

lapso

memorandum

memorando

non plus ultra

(NO improsulto)  mayor grado a que puede llegar algo

post mortem

después de la muerte

post scriptum

después de lo ya escrito, agregado

Requiescat in pace

Descanse en paz

simposium

simposio

tractus

tracto

verbi gratia

por ejemplo

versus

contra

      Cuando se insiste en mantener la grafía original de las palabras “forasteras” o locuciones latinas, ya sea justificadamente o no, deben subrayarse, entrecomillarse o escribirse en cursivas para distinguirlas de las demás en el texto. 

·        Solecismo 

Es toda falta contra la concordancia, la debida colocación de los términos o la adecuada unión de sus complementos.   Se considera un error cometido contra la exactitud o pureza de un idioma,6  por cuanto constituye una construcción anómala de la frase, que rompe su gramaticalidad normativa por mal uso del lenguaje e impropiedad sintáctica o semántica de las palabras. 7

Los solecismos son de 3 tipos: 

De concordancia (entre partes de la oración)

   Ejemplos: Incorrecto: Hubieron muchos desacuerdos entre los cirujanos.
                  Correcto:   Hubo muchos desacuerdos entre los cirujanos.

      Incorrecto: Las actividades de promoción sanitaria fue lo más provechoso.              Correcto:   Las actividades de promoción sanitaria fueron lo más provechoso.

       Incorrecto:  Los pacientes estaban medios desnudos en el salón.
       Correcto:   Los pacientes estaban medio desnudos en el salón.

El adverbio es una forma gramatical invariable ante adjetivos (como en este caso: desnudos), verbos y otros adverbios.  Solo puede apocoparse ante una palabra de su misma categoría; por tanto:

       Incorrecto: Tan es así…
                Correcto:   Tanto es así o tan así es…

De régimen  (uso inadecuado de preposiciones)                    

Incorrecto

               Correcto

anemia a hematíes falciformes

anemia por hematíes falciformes

diferente a

diferente de

infección a repetición

infección de repetición

a predominio de estafilococos

con predominio de estafilococos

medicamentos para el asma

medicamentos contra el asma

dentro de los síntomas

entre los síntomas

distinto a

distinto de

bajo los auspicios de

con los auspicios de

escapó a

escapó de

a condición de

con la condición de

solicito al médico que

solicito del médico que

a cabalidad

cabalmente

frente a ese cuadro clínico

ante ese cuadro clínico

bajo estas condiciones

en estas condiciones

positivo a

positivo de

presión a ventilación positiva

presión con ventilación positiva

pino tea

pino de tea

agua lluvia

agua de lluvia

con y sin la enfermedad

con la enfermedad y sin ella

 De construcción o hipérbaton (indebida disposición de las palabras en una oración)

            Ejemplos:   Incorrecto: Colocaron sondas vesicales a pacientes graves de 20 Fr.                                                   Correcto: Colocaron sondas vesicales de 20 Fr. a pacientes graves.

                             Incorrecto: Perro corriendo detrás del panadero con la boca abierta                                                   Correcto: Perro corriendo con la boca abierta detrás del panadero  

Conviene subrayar que el lugar ocupado por los modificadores y adjetivos puede variar sustancialmente el sentido del mensaje, pues aunque la flexibilidad existente en español permite anteponer o posponer los elementos oracionales o de la frase dentro de ciertos límites, no siempre permanece invariable el significado original.

Ejemplo:   El doctor indicó a la enfermera constantemente que humedeciese los apósitos.

                El doctor indicó a la enfermera que humedeciese constantemente los apósitos.

En el primer caso, el doctor reiteraba a la enfermera indiferente o incapaz que humedeciese los apósitos; en el segundo, que los mantuviese siempre húmedos.

Por otra parte, el valor semántico difiere en estos ejemplos:

a)        Paciente pobrepobre paciente

b)        Ciertos resultados – resultados ciertos

c)        Buen médico – médico bueno 

El contexto es propicio para citar el aforismo del eminente pedagogo cubano don José de la Luz y Caballero: “Lo que más facilita todo, es lo más difícil: el orden”.  

·        Epónimos 

Denominaciones de personas, lugares, épocas, enfermedades y síndromes, signos, síntomas, reacciones fisiológicas, tratamientos, intervenciones quirúrgicas, maniobras diagnósticas, posiciones, instrumental médico, términos anatómicos, reactivos, análisis, microorganismos, anticuerpos…  En medicina, su uso descubre el lado humanista, romántico e incluso lírico del médico, pero es indudable que generan muchas confusiones y contradicciones. 8

Los lectores pueden quedar perplejos ante las formas de referirse a la úlcera perforante de la mejilla: noma, estomatitis gangrenosa, “cancrum oris” y gangrena infecciosa de la boca; o al bocio tóxico: tirotoxicosis, bocio exoftálmico o enfermedad de Graves; o a la anemia eritrocitaria pura congénita: anemia hipoplásica congénita o síndrome de Diamond-Blackfan  Es preciso que aparezca en primer lugar la definición, característica esencial o especificidad de aquello de lo cual se escribe, a fin de evitar incomprensiones y ganar tiempo:

Ejemplo: Incorrecto: La  perla de las Antillas
                                La llave del Golfo
                                El verde caimán
                           
    El faro de América

Correcto: Cuba, la perla de las Antillas, 

·        Jerga médica

     Hay una forma especial de comunicarse entre profesionales de diferentes disciplinas o grupos, denominada jerga o argot, 9 que les permite mutilar palabras, cambiarlas anárquicamente de lugar u obligarlas a formar parte de construcciones gramaticales que solo la tolerancia, el conocimiento acerca del tema o el interés por colaborar les confiere algún el sentido, lo cual es injusto para los lectores en general y los estudiosos del lenguaje en particular.

     Así, por ejemplo, el empleo de eo por eosinófilos, cipro por ciprofluoxacina o mono por monocitos deja mucho que desear, como también: el Benedict fue negativo por la reacción de Benedict fue negativa, las femeninas y los masculinos por las pacientes y los pacientes, uni y bilateral por unilateral y bilateral, morbimortalidad por morbilidad y mortalidad, Gram + por bacteria grampositiva 

Y finalmente:      Fueron pocas las muertes ocurridas en niños.
                        Correcto: Pocos niños fallecieron.

                        5 pacientes se diagnosticaron como carcinomas.
                        Correcto: En 5 pacientes se diagnosticaron carcinomas.

Los molares llegaron en buen estado a la clínica estomatológica.
                        Correcto: Los molares estaban sanos. 

·        Acrónimos, siglas y abreviaturas 

     La formación de unos y otras se relaciona directamente con el nivel de creatividad de entidades sociales o comerciales, instituciones nacionales o de otro tipo, organismos y personas, de donde se deduce que mientras la imaginación sea tan fructífera y libre como hasta ahora, estas palabras especiales continuarán abundando y aturdiendo a los lectores si no cumplen determinados requisitos: 

Acrónimos

Son términos constituidos por la unión de elementos de 2 ó más palabras (por ejemplo: Mercosur  se formó de Mercado Común del Sur), 10 aunque también se denomina así a las siglas que se pronuncian como un solo vocablo: MINSAP (Ministerio de Salud Pública), ANIR (Asociación Nacional de Innovadores y Racionalizadotes), OVNI (objeto volador no identificado), SIDA (síndrome de inmunodeficiencia adquirida), radar (radio detecting and ranking), láser (light amplification by stimulated emission of radiation), modem (modulador/remodulador)… Algunos de estos pierden su originaria forma en mayúsculas y acaban convirtiéndose en palabras comunes, de manera que se escriben en minúsculas como cualquier sustantivo y admiten ser pluralizados: aniristas, ovnis, sida, radares, láser

Nadie está obligado a conocer todos los acrónimos, de modo que exceptuando los anteriores y otros, incorporados al léxico como una palabra más y que no necesitan ser especificados letra por letra, los demás han de ser aclarados previamente y retirados de títulos y resúmenes para evitar desconciertos.   

Siglas

a)       Deben escribirse con todos sus componentes la primera vez que aparezcan, señalando entre paréntesis las siglas para poder utilizarlas solas en otras partes del trabajo, por ejemplo: Organización Panamericana de la Salud (OPS).

b)      Se acudirá a las siglas si serán empleadas más de 3 veces en el texto. 11

c)       Se representan con letras mayúsculas en su totalidad, sin puntos ni espacios en blanco entre ellas (OPS), salvo que se inserten en un contexto escrito completamente en versales, donde se identificarán con puntos intermedios para diferenciarlas.  Sobre esto último cabe citar el ejemplo de Rodríguez Umaña: 12 Suprimir puntos puede hacer que conviertan al Fellow of the Royal Australian College of Surgeons (F.R.A.C.S.), en plural de prenda elegante (Fracs).

d)       Las siglas no se pluralizan (CDs, DVDs…), excepto aquellas aceptadas y conocidas de antemano, entre ellas: EE.UU. (Estados Unidos de Norteamérica), Bs.As. (Buenos Aires), DD. (diputados), SS (senadores), Pp. (páginas), RR.HH. (Recursos Humanos)…, pues las constituidas por una o dos palabras pueden formar plural repitiendo las letras iniciales.

e)       Se desaconseja su uso en títulos y resúmenes, pues muchas coinciden a pesar de referirse a contenidos diferentes, por ejemplo:

IR       insuficiencia renal, infección respiratoria o intervalo de resistencia

DVD  desviación vertical disociada, disco versátil digital o dos veces al día

            UCI     Unidad de Cuidados Intensivos o Universidad de Ciencias Informáticas  

-         En las siglas se cumplen los principios gramaticales de género y número, en oncordancia con las voces que les dieron origen, por ejemplo:

·         El UNICEF (Fondo de Naciones Unidas para la Infancia)

·         La UNEAC (Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba)

·         Los CMF (consultorios del médico de la familia) 

-         Tampoco se admite crear siglas que coincidan con otras muy conocidas, como bien se citaba en un documento de la Organización Panamericana de la Salud, por ejemplo: SIDA  (suero para inmunizar a diabéticos adultos)

-         Sigla es cada letra que compone la palabra, pero esta no puede fraccionarse; es decir, una parte en un renglón y el resto en el siguiente.  Constituye un vocablo indivisible. 

Abreviaturas  

Deben reservarse para sintetizar textos o acortar palabras, particularmente en tablas grandes u otras ilustraciones; pero al igual que las siglas y acrónimos, han de escribirse completas la primera vez, con su reducción entre paréntesis.  Viene al caso recordar que, por ejemplo:

Pte.  Puede significar: paciente, puente, presidente 

-         No se abrevian los nombres de países, calles, personas o apellidos, aunque pueden usarse iniciales en lugar de los nombres propios, 13 por ejemplo: R.A. Day; sin embargo, Rodríguez Umaña 12 desaprueba el empleo de la inicial del segundo apellido (ejemplo: Alfonso González R. o A. González R., pues los lectores pudieran pensar que el autor es R. Alfonso González, toda vez que Alfonso también funciona como apellido), por lo cual deben añadirse ambos apellidos completos o solo el paterno.

-         Los títulos, grados militares y otras formas de tratamiento suelen representarse en abreviaturas: doctor (Dr.), señora (Sra.), máster (MsC.), profesor (Prof.), teniente (Tte.), ingeniera (Ing.)…; pero es preferible no utilizarlas delante del apellido: licenciada Fernández, arquitecto Ramírez

-          Las medidas de longitud, talla, peso, volumen y tiempo se simplifican después de cifras, se escriben en minúsculas y no se pluralizan ni llevan punto final, por ejemplo: 12 cm, 5 g, 23 h…, en sustitución de centímetros, gramos y horas, respectivamente.  En este sentido, para que no se confunda la abreviatura de litro con el número uno, que es igual a la letra ele en algunos tipos de fuentes de los más usados, la Conferencia General de Pesos y Medidas admitió el uso de L (por ejemplo: 7 L), aunque puede utilizarse en minúsculas cuando no haya riesgo de error, por ejemplo: 15 mol/l. 12

-         Nunca se dividirán las abreviaturas y siglas, aun cuando consten de 2 ó más sílabas, ni se dejarán como tales al terminar una línea, en cuyo caso se escribirá la palabra completa  antes del punto final. 

·        Anfibología o ambigüedad

Interpretación confusa del mensaje por doble significado del contenido e imprecisión de términos. 

Ejemplo: El envío por correo electrónico de los informes técnicos a los doctores en  ciencias de los institutos nacionales aumenta su demanda. 

  ¿La demanda de los informes técnicos?

¿La demanda de los doctores en ciencias? 

Correcto: La demanda de los informes técnicos aumenta cuando se envían por correo electrónico a los doctores en ciencias de los institutos nacionales. 

Otro ejemplo: Las tabletas anticonceptivas no previnieron el embarazo en 5 de las adolescentes, pero sin duda estas fueron mal seleccionadas. 

¿Las tabletas fueron mal seleccionadas?

¿O las adolescentes?  

Correcto: Las tabletas anticonceptivas, sin duda alguna mal seleccionadas, no   previnieron el embarazo en 5 de las adolescentes.    

     También son ambiguos los vocablos: frecuentemente, periódicamente, unos pocos, algunos, etcétera…, pues cada lector puede conferirles el valor que estime; sin embargo, es imperativo recordar que en ciencia y ramas afines no puede interpretarse un fenómeno o concepto de diversas maneras. Hay que delimitar numérica o temporalmente esos adverbios. 
·        Cacofonía   

     Al revisar el texto conviene eliminar la acumulación, en un mismo párrafo o los siguientes, de vocablos con terminación idéntica, que ejercen el efecto de una rima involuntaria, 14  es decir, de sonidos iguales o semejantes que producen una repetición desagradable.

Ejemplos: La paciente lloraba de dolOR, pero otros enfermos a su alrededOR se sentían cada vez peOR.

      ComúnMENTE no tenían presENTE que las consultas se realizaban semanalMENTE.

Evaluación parciAL de una estrategia nacionAL para el control de la     hipertensión arteriAL          

También son cacofónicos los sonidos idénticos de final de palabra y comienzo de la siguiente:

                 Poco colabora. 
           
Tome medidas.  

E igualmente no resulta agradable la convergencia, a pesar de ser correcta, de este adverbio, pronombre y verbo: ya que, ya que son, que son. 

Ahora bien, se admiten cacofonías ingeniosas en advertencias o mensajes educativos:        Gota a gota el agua se agota.
Si fumas, te esfumas.  
Complacer con placer.
 

      En este contexto puede incluirse lo concerniente a la rima, cuando se funde con la prosa.

Muchas de las palabras que los poetas utilizan en sus composiciones, solo son propias del lenguaje poético; condición esta que les lleva a modificar caprichosamente la colocación de los vocablos 15 para expresar el pensamiento con el ritmo cadencioso que desean:

Ejemplo: “… porque tras mis orejas el cabello
               en  crespas ondas su caudal levanta,”         

   En prosa, José Martí hubiera escrito estos versos suyos:     

    … porque el cabello levanta su caudal tras mis orejas en crespas ondas,

Parafraseando lo expuesto por Gili y Gaya, 16 cabe admitir que la musicalidad exterior del lenguaje tiende a despertar la sensibilidad del auditorio, al crear circunstancias emotivas con las cadencias de entonación, pausas puramente expresivas y matices estéticos; recursos melódicos innecesarios en la redacción científica.   

Hasta el bardo simbolista Paul Verlaine recomienda en su Arte poética: 

¡A la elocuencia retuerce el cuello!
               
Continuamente, con mano ruda
               
ten a la rima bien dominada
               
¡cómo te arrastra si te descuidas!  

-       Consonancia (rima)

           Ejemplo: En el nuevo curso de posgrado, el profesor fue condecorado. 

-        Asonancia (rima musical)

             Ejemplo: La palabra dulce calma la ira; la respuesta violenta la multiplica. 

Según Pascal: “No basta con que una cosa sea bella: es preciso que se adapte al asunto”. 4 

II.  Precisión     

Escribir con precisión es escoger la palabra exacta, estrictamente necesaria, que se corresponde con el contenido de aquello de lo cual se trata y no se confunde con otro.  Los autores no pueden olvidar, ni siquiera por un momento, que el trabajo “hablará” por ellos, de manera que se impone convertirle en un emisario digno. 

·        Voz pasiva refleja 

En su forma y contenido, las oraciones pasivas reflejas tienen muchos puntos de contacto con las reflexivas e impersonales. 16  Cuando el sujeto es persona, el uso del pronombre se puede indicar reciprocidad y conducir al equívoco, como en este caso:       

             Los pacientes se examinaron con minuciosidad en la consulta externa.           

            ¿Quiénes los examinaron? ¿Los médicos? ¿Ellos mismos entre sí? 

       Aunque algunos autores 13 estiman que en los documentos cientificotécnicos no deben nombrarse personas gramaticales ni pronombres posesivos (mis, nuestro, nos…), en ciertos contextos puede no saberse con certeza quién o quiénes emitieron determinadas opiniones, (III) al negarse a los ejecutores del estudio su participación en el proceso mediante un verbo conjugado en voz activa, por ejemplo: 

       Se formularon varios diagnósticos diferenciales, pero se mantuvo siempre el de insuficiencia renal aguda. 

           ¿Quiénes los formularon? ¿Por qué no avalaron la aseveración con citas bibliográficas?

  ¿Acaso las omitieron?                  

Mirado desde cualquier ángulo, el mensaje es confuso.

Rojas 17 afirma categóricamente que el “nos” con pretensiones de indicar impersonalidad, apenas ha hecho la transferencia de la primera persona del singular a la primera del plural; posición que desaprueba por considerarla inadecuada.

Todo tema controvertido, como este, exalta los ánimos; pero sin llegar a ser excesivamente condescendiente cabría admitir que el uso indiscriminado del carácter impersonal es terreno propicio para la duda.  Conviene actuar cuidadosamente al respecto, sobre todo en los artículos de revisión de la literatura y metaanálisis. 

·        Lirismo 

     El lenguaje figurado o metafórico puede distraer a los lectores, indudablemente más interesados en obtener una clara y precisa información que en interpretar imágenes poéticas.

      Federico García Lorca deleitó con estas bellas metáforas:

“El trino amarillo del canario…”

“La cuchara muerta en el bolsillo del soldado…”

“… bebe el sudor sangriento de sus esclavos, torcido en oro:”

En un documento científico se escribiría sencillamente, en el primer caso: amarillo; en el segundo: víctima de la guerra o muerto en combate; y en el tercero: esfuerzo de los trabajadores explotados, convertido en riqueza. 15

 Aunque las alegorías y los símiles son muy comunes en el lenguaje literario, en los documentos técnicos hay que ser extremadamente recelosos con su empleo injustificado, de modo que puede prescindir de ellos cada vez que pueda, lo cual no equivale a decir que están proscritos en la redacción científica.  Puede quedar muy a tono una sentencia como esta: 

Las cenizas de su cigarro pueden ser muy pronto las suyas propias. 

·        Eufemismos 

Formas de decir o escribir suavemente y con decoro algunas expresiones o palabras que pudieran resultar muy duras, malsonantes o inadmisibles para determinados lectores, no vinculados directamente con las ciencias médicas o ramas afines.

            Los eufemismos y disfemismos, 18 que comparten muchas características comunes con las metáforas, están insertos en una tradición cultural, cuyo desconocimiento puede conducir a  malentendidos por ser fruto de la libérrima imaginación de las personas e impredecibles, de manera que  una palabra dada pudiera usarse con esa intención en una lengua concreta y constituir un tabú en otra. Esta modalidad lingüística se usa también para: mostrarse cortés o respetuoso (adulto mayor en lugar de viejo), elevar la dignidad de una profesión u oficio (empleada del hogar en lugar de criada); dignificar a una persona que sufre alguna enfermedad, discapacidad o situación penosa (persona con síndrome de Down en lugar de mongólica; persona viviendo con el VIH/sida en lugarde sidópata o sidoso…); atenuar una evocación penosa (exhalar el último suspiro en lugar de morir) o evitar agravios étnicos o sexuales (gay en lugar de homosexual, ), entre otras.

Las frases u oraciones consignadas a la izquierda de la llave deben ser reemplazadas por el vocablo que aparece a la derecha.

·        Doble negación 

Aunque no varía la esencia del mensaje, la doble negación tampoco favorece la rápida comprensión del contenido.  Lejos de ello, alarga innecesariamente la oración o párrafo donde aparece, pues el lenguaje técnico debe prescindir de tal énfasis literario para poder ganar en sencillez y concisión. 

Ejemplos:

1. El diagnóstico diferencial   no   se estableció  nunca   en  ninguno  de los pacientes.

 El diagnóstico diferencial no se estableció en los pacientes. 

2.  Aunque el médico vino,  no examinó a las embarazadas ni tampoco a  las puérperas.

 El médico no examinó a las embarazadas y puérperas. 

·        Plural de modestia 

 Un sujeto singular con verbo en plural diluye la responsabilidad en una pluralidad ficticia. 16

Igual discordancia deliberada se produce con el plural de modestia, donde un autor se refiere a sí mismo como si fuesen varios (obtuvimos, corroboramos…) y entra en conflictos con la realidad.

Mari Mutt 19 considera que usar la primera persona del plural cuando se trata de una sola, deviene una costumbre inaceptable en la redacción científica, a lo cual añade Day 20 que no debe temerse nombrar al agente de la acción, pues el empleo de “nosotros” para sustituir al “yo” resulta 'atrozmente pedante'.

Dejemos quieto el plural mayestático como fórmula de tratamiento utilizada por reyes y papas.

Finalmente y habida cuenta de que en demasía hasta la buena comida daña, es preciso saber alternar entre el enfático “yo”, el pronombre indefinido “uno, una” y la impersonalidad premeditada del que se dirige al lector tras bastidores para no terminar siendo egocéntrico o sensacionalista.  No siempre conviene ni es elegante dejarse ver; más aún, será razonable el uso de la primera persona del plural (nos, nosotros) cuando se escriba como portavoz de un grupo, aunque el artículo aparezca firmado solamente por quien lo divulgue ante la comunidad científica. 

·        Sinonimia 

           Los autores deben ser muy cuidadosos al sustituir ciertos términos por similares para evitar la monotonía, pues generalmente los sinónimos no son absolutos y pueden modificar en mayor o menor medida las relaciones intralingüísticas  en el mensaje.  Solo el contexto permitirá definir el verdadero significado léxico o gramatical de cada palabra. 

     Al respecto, 21 algunos lingüistas consideran que: 

b)       Un vocablo es más general que otro:          muerto   que  difunto

c)       Un vocablo es más intenso que otro:          víctima   que  fallecido

d)       Un vocablo es más literario que otro:          finado     que  occiso

e)       Un vocablo  es más profesional que otro:    cadáver  que  extinto 

     Según Vivaldi, 4 es preciso rehuir de las repeticiones malsonantes, pero también de los sinónimos raros o rebuscados para eliminarlas, que obliguen a consultar constantemente el diccionario.

        La variación elegante 22 y casi siempre innecesaria, confunde e irrita a los lectores. Sobre esa base, en un documento técnico sería improcedente sustituir, por ejemplo, el adjetivo importante  por: precipuo, toral, granado o enjundioso. 

     Salvo en los casos de repetición legítima, 4  un buen consejo sería tratar – en lo posible – de no reiterar fastidiosamente un vocablo, ya sea:

-         Suprimiéndolo por superfluo.

-         Cambiándolo por otro inteligible.

-         Dando un nuevo giro al párrafo o la frase. 

        A pesar de ello,  Pascal opinaba que si al suplir un término por redundante, se variaba u oscurecía sustancialmente el contenido, era preferible dejarlo, 1 sin remordimiento alguno.

     En la escritura en general y en el lenguaje cientificotécnico en particular, la recurrencia no constituye una complicación médica, así como tampoco un delito para los juristas ni un pecado para los feligreses; sin embargo, Navarro 23  comenta que no deben mezclarse sinónimos generales con terminológicos, lo cual significa que resulta inconveniente intercambiar indistintamente: eritrocitos, leucocitos y trombocitos con glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas.

      Considerando el hecho de que los lectores no suelen comunicarse telepáticamente con los autores para conocer los pensamientos más profundos de estos, es imperativo escribir tan cristalinamente como agua de manantial, porque en modo alguno están obligados a descifrar los jeroglíficos en las columnas de los textos o las paredes del contenido.  No todos son, además, arqueólogos. 

III. Brevedad 

 La brevedad consiste en rechazar toda palabra vacía, economizar vocablos sin llegar a la avaricia y lograr incluso la mayor eficacia comunicativa con el menor número de términos. Ya se sabe: más con menos.

        Esta premisa indispensable puede verse anulada por los siguientes defectos del lenguaje: 

·        Redundancia          

      Repetición de palabras inútiles o innecesarias por reiterar un concepto o significado ya implícito.                   Véanse los ejemplos:

                  

           Inadecuado

 

   Adecuado

mujeres embarazadas

embarazadas

vital importancia

vital

hijo varón

hijo

como ya se dijo antes

como ya se dijo

resumen abreviado

resumen

gasto cardíaco anterógrado

gasto cardíaco

pero sin embargo

pero o sin embargo

hermosa caligrafía

caligrafía

pierna de jamón

jamón

penetrantes gases lacrimógenos

gases lacrimógenos

mejor buena voluntad

mejor voluntad o buena voluntad

abismo sin fondo

abismo

autopsia de los cadáveres

autopsia

aterido de frío

aterido

blancas canas

canas

chiste gracioso

chiste

flor de azahar

azahar

juicio crítico

juicio

volaban por los aires

volaban

falso pretexto

pretexto

peligro potencial

peligro

prever con antelación

prever

hoy vigente

vigente

inmenso de grande

inmenso

tratamiento con electroterapia

electroterapia

riesgosa complicación

complicación

dolor neurálgico

neurálgico

exantema cutáneo

exantema

fabricación de nuevos hospitales

fabricación de hospitales

insistió reiteradamente

insistió

desfalco del erario público

desfalco del erario

caminó a pie

caminó

último extremo de la sala

extremo de la sala

acuerdos tomados en la reunión

acuerdos de la reunión

miel de abeja

miel

muy óptimo

óptimo

perspectiva futura

perspectiva

·        Barroquismo 

El estilo barroco es denso en cualquiera de sus manifestaciones artísticas; pero en la literatura médica enlentece el movimiento vital de las palabras y anula la avidez de los lectores por llegar rápidamente al final para informarse lo antes posible acerca del tema seleccionado.

Cuando la idea central no puede ser captada con nitidez por la superabundancia de elementos “ornamentales” que la decoran, el artículo será abandonado a su suerte por comprometer el tiempo útil de los interesados en desentrañar la maraña, formada por elipsis, polisemia, antítesis, paradojas, metáforas, adjetivaciones, hipérbaton forzado y efectos rítmico-musicales del lenguaje.

Emplear numerosos términos rebuscados, muy poco comunes, obligan a  buscar los significados en otras fuentes e impiden  la rápida comprensión del contenido.  Es preciso evitar el uso de términos raros para explicar otros, por ejemplo: Trate de consumir bandujo con mollar (es decir, morcón).

Como bien señalara Pío Baroja, citado por Vivaldi, 4   ”la pesadez y el confusionismo expresivo son antibiológicos y antivitales.”

Un autor partidario del barroquismo o estilo rococó no se conformará con escribir simplemente en la descripción de un caso clínico:

Debe ser tratado inmediatamente por el angiólogo.

Esa sencilla expresión se convertirá en lo siguiente:

              Es menester que sea atendido raudamente por el especialista en sistema vascular (arterial, venoso y linfático) y entidades nosológicas asociadas. 

El conocido escritor mexicano Alfonso Reyes asegura haberle perdido el respeto a un profesor  en sus años de mozalbete, cuando este le comentó coloquialmente: “Me arde la garganta; me lastimé al deglutir el bolo alimenticio”. 24

Imitando los ejemplos de Robert Day, esta conocida sentencia: “Es mejor precaver que lamentar”, reformulada por un escritor barroco terminaría pareciéndose más o menos a esta deformidad idiomática:

Conviene seguir providencias para cautelar en agraz situaciones aciagas que luego gravarán  

·        Elipsis 

Es la omisión de uno o más elementos mencionados en un contexto anterior o posterior del discurso, sin afectación del sentido.

Este tipo de “complicidad sintáctica” exige un código común entre autores y lectores, de manera que, por ejemplo, el cartel con la advertencia ¡Silencio! significa que no puede hablarse o que hablar alto molesta a otros.  Las señales del tránsito son mensajes elípticos gráficos.

La elipsis aligera la expresión y deja tácitos componentes gramaticales en cuya ausencia nadie repara; 16 sin embargo, tal reducción demanda mucha cautela, pues no siempre economizar palabras o enlaces estructurales constituye la mejor opción para resumir ideas o nociones.

Por ejemplo: Labor comunitaria dirigida a la prevención y promoción de salud en los ancianos.    

En este contexto, prevención y promoción se refieren a distintas acciones sanitarias, de modo que al prescindir del complemento preposicional correspondiente se produce una incongruencia semántica, puesto que se previene y promueve la salud a la vez.    

Debió escribirse: Labor comunitaria dirigida a la prevención de enfermedades y promoción de   salud en los ancianos

      O mejor aún:    Labor comunitaria dirigida a prevenir enfermedades y promover la salud en los ancianos 

Una forma especial se elipsis lo constituye la sinécdoque, pues mediante ese tropo – que requiere un conocimiento previo por parte de los receptores – se representan: la parte por el todo y viceversa, la especie por el género o al contrario, la materia de que está hecha una cosa por la cosa misma…

Ejemplos:   a) Te operará una excelente cuchilla.
                     
(Te operará un excelente cirujano.)

             b) Ahí viene la enciclopedia.
                (Ahí viene el sabio.)

             c) Es un sol.
                 (Es una persona deslumbrante.) 

Y en los peores casos: 

 a) Padece un Hodgkin.
                (Padece enfemedad de Hodgkin.)

              b) Paciente mitral
                 (Paciente con cardiopatía mitral)

              c) Resembró en Sabouraud.
                 (Resembró en medio de Sabouraud.)

               d) Trató un adenoma prostático.
                  (Trató a un paciente con adenoma prostático.)

f)    No metástesis
       (No presentaba metástesis.) 

      Gutiérrez et al 14 ejemplifican muy bien la ausencia de elementos gramaticales con esta oración:

                            Se envía el Mantoux + a Rayos.”

                           (Se envía al paciente con resultados positivos de la técnica de Mantoux al Servicio   de Radiodiagnóstico).    

       No sería descabellado reconocer que las oraciones o frases elípticas, anfibológicas e impersonales son consanguíneas. 

·        Verbosidad o ampulosidad 

La verborrea pomposa y rimbombante sofoca a los lectores por el empleo de construcciones gramaticales complejas, artificios idiomáticos y elementos lingüísticos superfluos.

Se impone revisar varias veces el texto original para eliminar palabras y frases ociosas, perífrasis y circunloquios.  Según Gutiérrez et al, 14 el estilo resulta ampuloso cuando se escriben varias voces cuando con una sola puede entenderse el mensaje, por ejemplo: “tomar medidas sobre la cuestión en lugar de “actuar”, “en la proximidad de” en lugar de “cerca”, “gran número de”  en lugar de “muchos”… 

      Un párrafo como el siguiente, insertado en un contexto conocido:

-   Todos los autores consultados, cuyas investigaciones revelan claramente resultados similares a los nuestros, plantean sin contradicción alguna que los pacientes con tal enfermedad pueden ser tratados en forma ambulatoria. 

Puede resumirse así:

-- Todos opinan que los pacientes con tal enfermedad pueden ser tratados ambulatoriamente. 

El exceso de vocablos inútiles afecta la concisión y comprensión de la escritura.    Un famoso escritor, preocupado por la presentación de su libro en otro país, envió este lacónico mensaje a su editor: ¿?; y recibió como respuesta: ¡ ! 

Para poder expresar correctamente las ideas y pensamientos, es perentorio escoger las palabras más adecuadas, las que convengan perfectamente a los intereses del emisor.

Algunos otros ejemplos pudieran ser:

Inadecuado

Adecuado

un número incontable de pequeñas arterias

numerosas arteriolas

desde el punto de vista de los hombres de ciencia

de acuerdo con los científicos

con la finalidad de que atiendan a los pacientes de la tercera  edad

para que atiendan a los ancianos

líquido rojo esencial para la vida

sangre

jarabe para calmar los accesos de tos

jarabe antitusígeno

productos que no dañan en modo alguno el ambiente

productos ecológicos

en todas las regiones situadas al sur de las Américas

en todas las regiones suramericanas

dadas las circunstancias de que aún no han autorizado su venta…

como aún no han autorizado su venta…

productos derivados de la sangre

hemoderivados

     Los autores ampulosos pertenecen a la categoría de barrocos más accesibles.

     Finalmente, aunque Antoine Albalat ha sentenciado: “Cada uno escribe como puede y como quiere, puesto que el estilo es la expresión individual del pensamiento”, conviene apartar la hojarasca y desdeñar la verborrea, a fin de ahorrar tiempo y esfuerzos. 25 

Valoración final 

 Queda aún mucha tela para cortar.

  La redacción científica, que es una modalidad especial de la buena escritura, exige para mayor precisión y rigurosidad el uso correcto de la acentuación (sábana verde no es igual que sabana verde, como tampoco 2 ó 3 elefantes que 203), puntuación (no significa lo mismo: hombre inocente, imposible ahorcar que hombre inocente imposible, ahorcar) y concordancia (no es adecuado escribir: Vinieron los que mejores saltan sino Vinieron los que mejor saltan); pero también de las partes de la oración y otros componentes gramaticales de la sintaxis figurada.

     En este artículo, como se afirma en el viejo adagio popular: “No son todos los que están ni están todos los que son”…, pero algo es más que nada.     

Referencias bibliogrÁficas 

1.       Albert T. Cómo escribir artículos científicos fácilmente. Gac Sanit 2002;16(4) [artículo en línea]. <http://wwwscielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0213112002000400010&lng=es&nrm=iso>[consulta: 21 enero 2007].

2.       La frase. Pionero 2007;(92):17.

3.       Sánchez Artola B. Legibilidad de la literatura médica: ¿se entiende lo que escribimos? Rev Electr Med Intens 2003;3(2) [artículo en línea]. <http://www.remi.uninet.edu> [consulta: 13 febrero 2007].

4.      Martín  Vivaldi G.  Del pensamiento  a la palabra. Curso de redacción (teoría y práctica de la composición y del estilo).  6ed. La Habana: Editorial Pueblo y Educación, 1970.

5.       Cueva O de la.  Manual de gramática española I.  La Habana: Universidad de La Habana, 1982:  10-5.

6.       Falta de sintaxis; error cometido contra la exactitud o pureza de un idioma.  En: Vicios del lenguaje [biblioteca virtual en línea]. <http://roble.pntic.mec.es/~msanto1/ortografia/vicios.htm>[consulta: 21 enero 2007].

7.      Solecismo [biblioteca virtual en línea].< http://retorica.librodenotas.com/Recursos-estilisticos-sintacticos/anacoluto-o-solecismo. htm >[consulta: 13 febrero 2007].

8.       Ezpeleta D. Virtudes e inconvenientes de los epónimos médicos.  En: 400 epónimos en Neurología Barcelona: ESMONpharma,  2004.

9.       Jiménez Arias ME. La jerga médica: ¿Gana o pierde adeptos? MEDISAN 1999;3(4):42-6 [artículo en línea].< http://www.bvs.sld.cu/revistas/san/vol3_4_99/san08499.pdf>[consulta: 7 enero 2007].

10.   Viera C. Breve manual sobre comunicación de la ciencia (2004) [biblioteca virtual en línea]. <http://www.scidev.net/ms/sci_comm/index.cfm?pageid=311>[consulta: 21 enero 2007].

11.   González Pascual AL. Defectos gramaticales y de estructuración literaria más frecuentes. Uso de términos incorrectos [biblioteca virtual en línea]. <http://www.cirugest.com/revista/Escritura%20correcta.pdf>[consulta: 7 enero 2007].

12.   Rodríguez Umaña H. Redacción de un artículo para una revista médica. Rev Colomb Cir Plást Reconst 2002 [artículo en línea] <http://www.medilegis.com/BancoConocimiento/C/CirugiaPlastica-V8No-3 redaccion/redaccion.htm  >[consulta: 13 febrero 2007].

13.   Rodríguez-Loeches Fernández J. Cómo escribir en ciencias médicas. La Habana: Editorial Academia, 1997:77-8.

14.   Gutiérrez Couto U 1, Blanco Pérez A 2, Casal Acción B. Cómo realizar una comunicación científica (II). Aspectos  lingüísticos. Rev Ter Ocup Galicia 2005;  (2) [artículo en línea]. < www.revistatog.com>[consulta: 13 febrero 2007].

15.   Cursos de superación para maestros.  La Habana: Ministerio de Educación, 1963: 38-9.

16.   Gili y Gaya S. Curso superior de sintaxis española. 4 ed. La Habana: Editorial Pueblo y Educación, 1975:73-7;253.

17.   Rojas M.  Manual de investigación y redacción científica [biblioteca virtual en línea]. <http://www.funtha.gov.ve/fundacite2005b/download/Manual%20Invest%20Redacion.pdf#search=%22redacci%C3%B3n%20cient%C3%ADfica%22>[consulta: 13 febrero 2007].

18.   Chamizo Domínguez PJ. La función social y cognitiva del eufemismo y del disfemismo [biblioteca virtual en línea].<http://www.medtrad.org/pana.htm>[consulta: 21 enero 2007].

19.  Mari Mutt JA. Manual de redacción científica [biblioteca virtual en línea]. http://caribjsci.org/epub1/sintaxis.htm [consulta: 12 diciembre 2006].

20.   Day RA. Cómo escribir  y publicar trabajos científicos. 2 ed. Washington, DC:OPS, 1995: 161-2. (Publicación científica: nr 558)

21.   Redacción y composición. Guía de estudio para curso dirigido. La Habana: Ediciones ENSPES, 1982; t 1:40-6.

22.   Rodríguez Umaña H. Redacción de un artículo para una revista médica. I.  Clases de artículos y estilos de redacción.  Rev Colomb Cir Plast Reconstr   2002;8(1):26-34.

23.   Navarro FA.  Diccionario crítico de dudas inglés-español de medicina.  2 ed.  Madrid: McGraw Hill-Interamericana, 2005.

24.   Ortega Rodríguez E. Redacción y composición. La Habana: Editorial Félix Varela, 2005;t 2:61-72.

25.  Cataldi Amatriain RM. Los Informes Científicos (cómo hacer tesis, monografías, artículos para publicar, etc). [biblioteca virtual en línea]. <http://www.bioeticayeducacion.com.ar/articulos0206.asp >[consulta: 7 enero 2007].

 Lic. María Elena Jiménez Arias1ra de Versalles No.198, Reparto Marimón, Santiago de Cuba


 1  Licenciada en Filología, especializada en Lingüística Hispánica.  Instructora

 

CÓMO CITAR ESTE ARTÍCULO

Jiménez Arias ME. ¿Qué trato merece la redacción científica? [artículo en línea]. MEDISAN 2007;11(1).<http://bvs.sld.cu/revistas/san/vol11_1_07/san04107.htm> [consulta: fecha de acceso].

Indice Anterior Siguiente