Indice Anterior Siguiente
MEDISAN 2007;11(1) 

 

REDACCIÓN Y COMPOSICIÓN 

Centro  Provincial de Información de Ciencias Médicas 

El estilo en función de párrafos utilitarios 

Lic. María Elena Jiménez Arias 1

“No hay placer como este de saber de dónde viene
cada palabra que se usa y a cuánto alcanza.”

José Martí 

     Hoy están ganando mucho terreno las formas sintéticas de expresión (suprimiendo el abuso de frases conjuntivas, elementos intercalados, adjetivaciones, construcciones gramaticales complejas…) y abunda menos el lenguaje saturado, que aunque puede ser elegante y correcto, en autores noveles se convierte en pedante y enmarañado. 1 Salvo en las narraciones y descripciones, que suelen caracterizarse por largos bloques repletos de detalles y minuciosidades, nada justifica despertar el bostezo en los lectores de artículos científicos por no haber sabido refrenar a tiempo la imaginación.

      Excepto el título y algún que otro elemento aislado, el cuerpo del artículo u obra escrita de mayor magnitud constará de un determinado número de párrafos, que según el diccionario consultado, 2 constituyen cada una de las divisiones de un texto, señaladas con letra mayúscula al principio de línea, así como después de punto y aparte al final del fragmento de escritura.

     Un párrafo tiene unidad y cohesión cuando todos sus componentes guardan una relación lógica entre sí y están redactados de manera tal que dicha integración puede ser percibida claramente por los lectores sin grandes esfuerzos mentales o abstracciones supremas, lo cual implica haber eliminado todo lo superfluo, puesto que solo así se consigue crear vínculos funcionales y verdaderos entre las partes.  Nada parecido a esto: “El agua es vital para animales y plantas, pero la asistencia médica debe ser rentable en los tres niveles de atención”. ¿Cuál es la correspondencia entre ambas opiniones? 

      Se impone mantener un orden regular o directo en la ubicación de cada término, por cuanto se sabe que su alteración injustificada, caprichosa y arbitraria, además de perturbar, desvía el interés por hiperbática o disparatada, por ejemplo: 

El paciente fue operado con un bisturí canadiense de urgencia en el nuevo quirófano por cirujanos buenos.

 

Lo correcto sería: El paciente fue operado de urgencia por buenos cirujanos con un bisturí canadiense en el nuevo quirófano

 

O también:             El paciente fue operado de urgencia por buenos cirujanos en el  nuevo quirófano  con un bisturí canadiense.

 

      Existen varios tipos de párrafos*, pero los más comúnmente empleados son: 

·         Párrafo español u ordinario: Aunque en el diccionario de la Real Academia de la Lengua  Española 2 se define este tipo de párrafo como aquel en el cual la primera línea va sin sangrar y la última centrada al medio, prefiero seguir el esquema representado por González y Fraguela: 3

a)      La línea final no debe ser más corta que la sangría (5 espacios más adentro) ni utilizarse un interlineado mayor entre párrafos. Suele ser el escogido para casi todo el texto.

     _____________________
_______________________
_______________________
_______________.

Ejemplo: El virus de la inmunodeficiencia humana ha devenido el “promotor” de una verdadera pandemia. Deben fortalecerse todas las buenas voluntades en contra del
 

·         Párrafo americano o moderno

b)  No se usa sangría, de modo que para diferenciar un párrafo del otro –- particularmente cuando la última línea finaliza en el margen derecho -- debe dejarse un espacio mayor entre el anterior y el siguiente. Es el modelo a seguir en los resúmenes.

     _________________________
     _________________________
     _________________________
     _________________________
     _________________. 

·         Párrafo francés

c) Es el idóneo para las enumeraciones, diálogos, parlamentos teatrales, listas u otras presentaciones similares.

1.      _______________________
_______________________
_______________________
_______________.

2.      _______________________
_______________. 

También es la modalidad que lleva la primera línea llena y las demás sangradas. 2  

     Los otros esquemas se denominan: forma epigástrica, composición quebrada, triángulo español y base de lámpara, fundamentalmente. Son los indicados para dedicatorias, poesías, proverbios y citas de textos.

    

Longitud de párrafos y oraciones

 

Un párrafo está completo cuando proporciona toda la información necesaria con el mínimo de vocablos y el máximo de claridad, corrección y sentido; 4 requisitos que exigen reiterar sus características esenciales: unidad (discutir un tópico en cada párrafo), argumentación (ofrecer las explicaciones y detalles que apoyan el argumento y la idea central), orden (presentar las nociones en una secuencia lógica) y coherencia (configurar un todo integrado y continuo de valoraciones u opiniones). 5

     Lo anterior apunta hacia la conveniencia de no excederse en su estructura.  En  casi en todos los manuales de redacción se fijan límites al número de palabras que debe contener un párrafo para ser considerado corto o largo; al respecto, Vivaldi 6 se muestra partidario del primero, porque además de ser más asimilable, rápido y escueto, exige menos esfuerzo creador en quien escribe, si bien añade que no debe abusarse de esa forma de construcción.  Todo con mesura.

    Los párrafos cortos deben destinarse a subrayar ideas importantes o concluyentes y recomendaciones precisas, de modo que pueden incluso presentarse dentro de recuadros para que sobresalgan de entre los demás.  Esas pocas líneas (3 ó 4), que se destacarán tanto como los pequeños oasis en los grandes desiertos, serán recordadas siempre por refrescantes, llamativas y vitales.

     Según Repilado, 4 y sobre la base de lo anterior, los párrafos marcadamente breves resultan interesantes y distintos en el contexto general; razón que justifica redactarlos con corrección y acierto, pues serán recordados más que los otros por su cortedad.  Para Viera, 7 defensor de esa tendencia,  el sentido común nos dice que es bueno facilitar la vida de los lectores para que puedan asimilar mentalmente y con rapidez el mensaje emitido.

      La preferencia por los párrafos largos favorece la aparición de descuidos, discordancias gramaticales y elipsis violentas, que en los cortos son fáciles de notar. 8

      Un párrafo se forma a partir de 2 ó más líneas, constituidas por una, dos o más oraciones; pero en uno de 5 renglones solo puede utilizarse un adverbio terminado en mente, pues su convergencia con otro igual o un tercero le confiere a la prosa una entonación en verso.

Hasta en las presentaciones en power point u otros tipos de proyecciones o muestras gráficas (carteles, transparencias, diapositivas…) se recomienda que los párrafos sigan la regla de 6 x 6: no más de 6 líneas y en cada línea no más de 6 palabras, lo cual apunta hacia la conveniencia de limitar la extensión de la escritura, pues agota leer incontables renglones que seguramente pudieron ser reducidos a la mitad, sin menoscabo de su contenido.

Cuando los autores se ven obligados a escribir un determinado número de páginas,  mostrarán desinterés por sintetizar sus mensajes, pues de lo contrario no cumplirán el requisito impuesto.  Es preciso puntualizar e insistir en el axioma de que cuando una persona ha dicho o escrito lo esencial, lo ha dicho o escrito todo, de donde se deduce que después de eso comenzará a inflar, adornar, repetir o delirar innecesariamente por necesidad.

      Para Mari Mutt, 9 los párrafos deben tener de 7 a 14 líneas como promedio, aunque es mejor alternar los de esa longitud con otros más cortos (3-6 líneas) y más largos (15-20 líneas).  Para Rodríguez Umaña, 10  un buen párrafo se logra con alrededor de 200 palabras (13-15 renglones), escritas con letra redonda de 12 puntos.

      En definitiva, como los párrafos están constituidos por oraciones, es imperioso referirse a ellas.  Algunos autores 11 estiman que 4 ó 5 son suficientes, en aras de la brevedad; sin embargo, se piensa que una secuencia de oraciones cortas contiene demasiadas señales de alto y produce una lectura desagradable. 9

     Mientras más larga es la oración, mayor distancia se establece entre el  sujeto y el verbo, lo cual puede oscurecer el significado o hacer que el lector olvide el material trascendente al colocar tanta información entre ambos elementos, pues le será difícil enlazar las palabras iniciales con las finales para comprender el sentido en la primera lectura.  Cuando una oración abarca más de 4 ó 5 líneas, sería prudente tratar de dividirla en 2 ó resumirla a 3 renglones como máximo.

Aunque no hay norma absoluta al respecto, una oración no debe exceder de 30 palabras, por cuanto son probables los defectos de sintaxis al sobrepasar las 50. 10

      Las personas que escriben para los demás, pero particularmente si el producto es un documento técnico, deben preocuparse por ser lo menos verbosas posible. No es vergonzoso calcular el número de palabras para ajustarlo a un esquema razonable.  Incluso fray Luis de León comentaba  …cuenta a veces las letras y las pesa y las mide y las compone…” 12 ¿Por qué nosotros no?

      En resumen: cada 15 palabras hay que proponerse eliminar 3 ó 5 siempre que no se comprometa el sentido, pues los párrafos aceptables deben fluctuar entre 7 a 10 líneas los largos y entre 3 a 5 los cortos.

      Comoquiera que el absolutismo no es aconsejable por lo radical.  Cada autor o autora seguirá el camino que más convenga a sus intereses; pero si ejercita el poder de síntesis, seguramente podrá escribir sus resultados, experiencias o apreciaciones con menos vocablos de los que imagina, pues las ideas secundarias pueden ser suprimidas si llegase el caso, toda vez que se limitan a esclarecer o ampliar las formuladas como principales. 

Párrafos de transición

      Para que cumplan su objetivo, estos párrafos requieren establecer una clara relación con los anteriores y posteriores, 5 ya sea

-         Repitiendo una palabra de la oración final del párrafo anterior.

-         Comenzando con una idea incompleta o desarrollada de modo general en el párrafo precedente.

-         Usando elementos de transición.

      Los enlaces extraoracionales para lograr la fluidez entre los párrafos son generalmente locuciones conjuntivas de este tipo, que garantizan la continuidad del discurso sin romper abruptamente el contraste, la transición o conexión entre las ideas enunciadas en unos y otros. Entre esas partículas, que deben ser empleadas con precaución para que no se conviertan en muletillas, con el consiguiente peligro de monotonía e inelegancia, 6 figuran:  

Por consiguiente,

Habida cuenta de que

Al respecto,

Ahora bien,

Por otra parte,

Por tanto,

De modo que

Con todo,

Asimismo,

Por el contrario,

Por esta razón,

Finalmente,

De igual manera,

Por último,

Estilo en los párrafos 

Para garantizar la elegancia y originalidad en los párrafos, se impone evitar: 

-         La igualdad de letras, sílabas o palabras al iniciar 2 ó más párrafos consecutivos, pues las personas pueden confundirse y obviar alguno, creyendo haber leído el anterior.

-         El comienzo o terminación de más de 3 renglones con la misma letra.

       Ejemplo: Las enfermedades más comúnmente diagnosticadas con certeza durante el 2006 en
              los  poblados  santiagueros  fueron  las siguientes:  las respiratorias,  las diarreicas y
              las cardiovasculares.
              (En este caso es la ele: Las, los y las.) 

-         La convergencia de una misma sílaba o palabra al inicio o final de 2 ó más líneas consecutivas: Ejemplo: afecciones más comúnmente diagnosticadas con certeza durante el 2006 en                      áreas de salud…
                      biendo que  los  animales de  experimentación, a pesar del cuidado, se habían
                     lido de sus pequeñas jaulas  

-         Un subtítulo al final de la página con menos de 2 líneas de texto por debajo de él (si ocurre, es preciso comenzar en la cuartilla siguiente con dicho subtítulo, dejando ese espacio sin llenar en la cuartilla anterior). 

-         La conclusión de un capítulo con menos de 5 renglones (se aconsejan  7 ó más). 

-         En defensa de la uniformidad, si 2 palabras son correctas con tilde o sin ella, deberá utilizarse en todo el texto la que se escoja, pero no ambas indistintamente.

   Ejemplo: cardiaco  __ __ cardíaco 

-         La numeración arábiga o romana no podrá intercambiarse descuidadamente cuando identifiquen las mismas variables o condiciones:

Ejemplo: 1. Masculino
              II. Femenino 

-        El tipo de fuente seleccionado se mantendrá en todo el texto y adecuará  a los cambios que se realicen para acentuar títulos, ideas u otros, ya sea aumentando el tamaño o utilizando las palabras en cursivas, mayúsculas o negritas. 

-         Las terminaciones de párrafos deberán tener no menos de 5 letras o signos, descontando el punto final. 

-         Luego de punto y seguido no deberá quedar, al final de línea, palabra o sílaba alguna menor de 3 letras: A / menudo; En / consonancia; La /magnitud…  

-        No deben dividirse las cantidades representadas por guarismos o millares: 5/ 000; 125/ 000; 30 000 000. 

-        La fecha se dividirá como sigue: 21 de / mayo / de 1999; 8 de / diciembre / de 2006. 

-        No se admite finalizar una línea con cifras o palabras que constituyan una unidad, para continuar en la siguiente: 34/ cm; siglo/ xix; Carlos / V; capítulo/ III; 512/ páginas; 12/ pesos …  

-        Los títulos de libros y nombres de publicaciones seriadas se subrayarán dentro del texto, pero los artículos y capítulos de monografías se entrecomillarán. 

-         Asimismo, no se combinarán palabras y números para referirse a un mismo asunto, por ejemplo: ocho de los 15 electrocardiogramas, sino 8 de los 15 electrocardiogramas; sin embargo, al iniciar un párrafo o después de punto y seguido, los valores numéricos se escribirán siempre con palabras. 

-         Las páginas, las leyes, los años, los decretos y resoluciones, así como los números de las casas se indicarán sin espacio alguno entre ellos, aunque incluyan millares:

Pp.2145 – 2238
Ley 1524
año 2006
Decreto 1821
Calle 5 No.1265 

-         Ha de existir un espacio mecánico de separación entre los números y los símbolos (35 °C,  2 %,  $ 67).  De igual modo, después de todo signo de puntuación (coma, punto y coma, corchete, rayuela u otro) se dejará un espacio en blanco; y después de punto y seguido, dos. 

-         Los elementos de una enumeración deben ser homogéneos: sustantivos con sustantivos, verbos con verbos, adjetivos con adjetivos… 

Ejemplos con verbos: 

         Calcular la cifra de leucocitos por mm3.
         •         Medir la tensión arterial en reposo.
         •         Relacionar los síntomas con los signos.
        
     de los niveles de glucemia en ancianos hospitalizados…  
                
(Obtención es un sustantivo)
         
·         Obtener los niveles de glucemia… 

Ejemplos con sustantivos:

         Elaboración de un plan emergente
         
         Búsqueda de soluciones a corto plazo
        
         Análisis del banco de problemas
         
      las decisiones oportunas
               
(Tomadas es un participio)
        
          Toma de decisiones oportunas 

Ejemplos con artículos: 

          La elaboración de un plan emergente
         
          La búsqueda de soluciones a corto plazo
        
          Análisis del banco de problemas
        
          La toma de decisiones oportunas 

(El sustantivo análisis debe estar precedido del artículo El) 

Citas textuales 

Cuando el escritor médico está convencido de que el autor del trabajo consultado ha expresado una idea o planteamiento de modo tal, que es imposible formular su contenido de forma más adecuada o modificarlo con otras palabras, puede tomarla textualmente.  También cuando el texto exige una cita directa, copia fiel de la original, para confirmar o apoyar la  argumentación de un concepto o resultado.      

En ambos casos debe ir entrecomillada, con el punto dentro cuando se cita un texto íntegro:

Como expresara Gandi: “Aprende como si fueras a vivir eternamente, pero vive como si  fueras a morir mañana”.

Pero en caso contrario, cuando la cita es parte inseparable del texto donde aparece, el punto se coloca después de las comillas, pues pertenece a toda la construcción:

El escritor norteamericano W. Osler aseguró en una ocasión que “ser buen médico significa poseer conocimientos y 3 H: humanidad, humor y humildad”.

Cuando se omite alguna parte de la cita textual, antes o después, se colocarán las comillas y 3 puntos suspensivos:

“… No ha de desperdiciarse ocasión alguna de consolar toda tristeza, de acariciar la frente mustia, de encender  la mirada lánguida…”

Las citas textuales solo se entrecomillan cuando no exceden de 5 líneas; pero rebasado ese límite se consignarán más adentro del texto, a un espacio (o sencillo), con letra más pequeña (puede ser 10) y sin comillas.  En la guía de estilo consultada, 13 se recomienda proceder de esa manera con las citas de 40 ó más palabras. 

El principio en que debe basarse el atacar las enfermedades, es crear un cuerpo robusto, pero no crear un cuerpo robusto con el trabajo artístico de un médico sobre un organismo débil, sino crear un cuerpo robusto con el trabajo de toda la colectividad social.
Y la medicina tendrá que convertirse un día, entonces, en una ciencia que sirva para orientar  a todo el público hacia sus deberes médicos…                                                                                                                                                                                                                                                                                Che  

Por otra parte, cuando en una cita textual aparece escrita una palabra con alguna incorrección, inmediatamente después de ella se señalará entre paréntesis (sic) y se proseguirá copiando el resto.  Ese adverbio latino, que significa así, se usa para indicar que una frase o palabra utilizada en un escrito es la misma que consta en el original de que se trate, aunque parezca inexacta o incorrecta.

      Se impone ser comedido con las citas textuales, pues cuando proliferan en el trabajo, el lector se habrá enterado de lo que piensan u opinan muchas personas sobre un tema en particular, pero no sabrá en esencia cuáles son las ideas originales del autor del artículo; por tanto, además de ser pocas y breves, han de estar plenamente justificadas (porque aportan un dato interesante sobre el asunto o porque es preciso exponer un determinado contenido con los mismos vocablos que se emplearon para expresarlo).  En cualquier otra circunstancia debe prevalecer la propia forma de escribir o formular criterios. 

Por último, es muy sensato comenzar exponiendo una idea general que capte la atención de los lectores y al mismo tiempo les informe sobre el contenido del texto. 5 Si les agrada el estilo, seguramente continuarán leyéndolo todo hasta el final.

Algunas editoriales inician el primer párrafo de cuentos, fábulas, novelas o poesías con una letra capital, sobre todo en literatura infantil; pero no así los textos de otra naturaleza (sociales, científicos, políticos, históricos…)

 

Propuestas de clasificaciones 

La Facultad de Filosofía y Humanidades de Chile 14 se adhiere a la siguiente clasificación: 

      1.       Párrafo de enumeración (idea básica + idea particular 1, idea particular 2 + otras)
2.       Párrafo de comparación y contraste (idea básica + semejanzas + diferencias)
3.       Párrafo de causa y efecto (idea básica + causas + consecuencias o viceversa) 

Otra categorización 15 contempla:  

      1.       Párrafo de enumeración
      2.       Párrafos expositivos
      3.       Párrafos argumentativos y contraargumentativos
      4.       Párrafos de apertura o introducción
      5.       Párrafo de cierre o conclusión

Jiménez Calderón 16 sugiere los siguientes métodos de desarrollo: 

            1.   Párrafos de narración
2.      Párrafos de descripción
3.       Párrafos de ejemplos
4.       Párrafos de clasificación y división
5.       Párrafos de comparación y contraste
6.       Párrafos de proceso
7.       Párrafos de causa y efecto
8.       Párrafos de definición
9.       Párrafos de argumentación y persuasión 

     De todas maneras, aunque los esquemas varíen en dependencia de los autores y modelos de composición, comparten características básicas:  

·         El párrafo es una unidad de discurso y no una serie de oraciones separadas por punto y seguido, que se suceden sin ton ni son en torno a un tema común, pues internamente también se reagrupan para mantener un significado coherente e inteligible.

·         La subordinación o coordinación de oraciones produce un efecto acumulativo o reiterativo, respectivamente, en la estructura del párrafo, de modo que abusar de su empleo engorda el mensaje, lo cubre de palabras grasientas y favorece su tendencia a  la obesidad. 

·         Por último, alternar párrafos largos y cortos dará un ritmo variado al texto, como en las sinfonías los tramos lentos y rápidos. 17 

     Un buen final para este artículo es la máxima solidaria de Repilado: 4

“… cuando navegamos por estos mares de las letras, ¡ayuda tanto saber dónde están los arrecifes escondidos!” 

Referencias bibliogrÁficas 

  1. Ortega Rodríguez E.  Redacción y composición II.  La Habana: Editorial Félix Varela, 2005:61-92.

  2.  Real Academia de la Lengua Española.  Diccionario bilingüe (español-inglés). Biblioteca de Consulta Microsoft Encarta 2004 [consulta: 25 enero 2007].

 3.       González González VM, Fraguela Martínez JR.  El libro: arte, técnica, oficio.  Pinar del Río: Ediciones Loynaz, 2005:32-4.

  4.       Repilado R.  Dos temas de  redacción.  2 ed.  La Habana: Editorial  Pueblo y Educación, 1975: 51-117.

5.       Torres L. El desarrollo de los párrafos.  En: Guía para la redacción de las composiciones [biblioteca virtual en línea]. <http://www.acs.ucalgary.ca/~latorres/401red2.html> [consulta:3 de febrero 2007].

6.       Martín Vivaldi G.  Del pensamiento a la palabra.  Curso de redacción.  Teoría y práctica de la composición y del estilo.  La Habana: Editorial Pueblo y Educación, 1970:112-5.

7.        Viera C. Breve manual sobre comunicación de la ciencia (2004) [biblioteca virtual en línea].   <http://www.scidev.net/ms/sci_comm/index.cfm?pageid=311>[consulta: 21 enero 2007].

8.       Gili y Gaya S.  Curso superior de sintaxis española. 4 ed.  La Habana: Editorial Pueblo y Educación, 1975:28-9.

9.       Mari Mutt JA. Manual de redacción científica [biblioteca virtual en línea]. <http://caribjsci.org/epub1/sintaxis.htm> [consulta: 12 diciembre 2006].

10.   Rodríguez Umaña H. Redacción de un artículo para una revista médica. Rev Colomb Cir Plást Reconst 2002 [artículo en línea].<http://www.medilegis.com/BancoConocimiento/C/CirugiaPlastica-V8No-3-redaccion/redaccion.htm>[consulta: 13 febrero 2007].

11.   Barrachina Mir S, Pérez JA. Frases y párrafos.  En: Plantilla para la redacción de documentos [biblioteca virtual en línea]. <http://lorca.act.uji.es/e08/html/plantilla.html> [consulta: 3 de febrero 2007].

12.   Henríquez Ureña P, Alonso A. Gramática española. 1ra reimp.  La Habana: Editorial Pueblo y Educación, 1977:240.

13.   Universidad Metropolitana. Guía de estilo para la elaboración de trabajos, monografías, ensayos e informes (Caracas, 2005) <http://www.unimet.edu.ve/postgrados-web/docs/estilo.doc> [consulta: 3 de febrero 2007].

14.   Facultad de Filosofía y Humanidades. La escritura con propósitos académicos [biblioteca virtual en línea]. <www.plataforma.uchile.cl> [consulta: 18 enero 2007].

15.   La construcción del texto. Planificación y composición [biblioteca virtual en línea]. <http://littera.deusto.es/prof/bizcarrondo/LPM/cons.doc> [consulta: 18 enero 2007].

16.   Jiménez Calderón CE.  Redacción de párrafos (2003) [biblioteca virtual en línea].< http://www.gestiopolis.com/recursos6/Docs/Emp/la-redaccion-de-parrafos.pdf> [consulta: 18 enero 2007].

17.   El ritmo del discurso [biblioteca virtual en línea]. <http://webs.ono.com/libroteca/apuntes6.htm> [consulta: 18 enero 2007].

 Lic. María Elena Jimánez Arias. 1ra de No. 198, Reparto Marimón, Santiago de Cuba

1 Licenciada en Filología, especializada en Lingüística Hispánica.  Instructora  

CÓMO CITAR ESTE ARTÍCULO 

Jiménez Arias ME. El estilo en función de párrafos utilitarios [artículo en línea]. MEDISAN 2007;11(1).<http://bvs.sld.cu/revistas/san/vol11_1_07/san06107.htm> [consulta: fecha de acceso].
Indice Anterior Siguiente