COMUNICACIÓN BREVE

 

 

Protagonismo del equipo de ortodoncia en el tratamiento de pacientes con fisuras labiopalatinas

 

Role of the orthodontics team in treating patients with cleft lip and palate

 

 

MsC. Grethel Cisneros Domínguez 1 y MsC. Yadira Hernández Borges 2

 

1 Especialista de I Grado en Estomatología General Integral. Máster en Atención Comunitaria. Residente de II Año   en Ortodoncia. Instructora. Clínica Estomatológica de Vista Alegre, Santiago de Cuba, Cuba.
2 Especialista de I Grado en Estomatología General Integral. Máster en Atención Comunitaria. Instructora. Clínica   Estomatológica de Vista Alegre, Santiago de Cuba, Cuba.

 

 


RESUMEN

El tratamiento de pacientes con fisuras del labio y paladar ha significado un gran avance en el perfeccionamiento de los equipos de salud multidisciplinarios, puesto que esa malformación congénita exige la participación coordinada de varios especialistas de diferentes ramas de las ciencias biomédicas como única forma de obtener buenos resultados, con protagonismo de los ortodoncistas, quienes aprovechan el potencial de crecimiento y desarrollo de los niños durante esta etapa de la vida para lograr el éxito terapéutico en conjunto.

Palabras clave: fisura labiopalatina, malformación congénita, equipo de salud multidisciplinario, ortodoncia.


ABSTRACT

The treatment of patients with cleft lip and palate has meant a breakthrough in the improvement of multidisciplinary health teams, since this congenital malformation demands the coordinated participation of several specialists from different branches of biomedical sciences as the only way to obtain good results, with the role of the orthodontists who take advantage of the potential for children's growth and development during this stage of life to achieve the therapeutic success on the whole.

Key words: cleft lip and palate, congenital malformation, multidisciplinary health team, orthodontics.


 

 

INTRODUCCIÓN

Desde hace siglos, el tratamiento de pacientes con fisuras labiopalatinas ha sido eminentemente quirúrgico, por lo cual cuando nace un niño "fisurado" la actitud inmediata del médico es consultar el caso con especialistas en cirugía plástica, pediátrica o maxilofacial, entre otros, para que cada uno valore la posible recuperación estética y funcional de este.

Todo niño con problemas para respirar, deglutir, masticar y hablar, debe ser atendido por un equipo multidisciplinario, integrado por cirujanos, pediatras, ortodoncistas o foniatras, así como también por especialistas con un conocimiento integral sobre el tratamiento de estos pacientes.

El concepto de equipo permite que los especialistas puedan ejercer individualmente sus conocimientos y al mismo tiempo compartir experiencias enriquecedoras con los demás, orientadas en todo momento hacia el bienestar del paciente. De hecho, ninguno de ellos debe intentar solucionar por sí solo el problema, ya que al tratar de modificar la posición dental (tratamiento ortodóncico exclusivo), sin corregir la deformidad del esqueleto facial, se obtienen perfiles desarmónicos y recidivas de la maloclusión. El de cirugía plástica puede prever cómo encajarán los dientes luego de una osteotomía de maxilar y mandíbula, así como preparar los moldes para esta mordida antes y después de la operación para obtener los mejores resultados.

Esta alteración del desarrollo no solo ocasiona consecuencias estéticas, pues si es una fisura de labio o paladar, o ambos, interfiere diferentes funciones en el niño; en las fisuras completas se afecta la alimentación, la audición, la respiración nasal y la fonación. De hecho, frecuentemente estos pacientes tienen reflujo de alimentos que pueden ocasionar infecciones respiratorias altas, relacionadas con el flujo aéreo nasal, y otitis derivadas de la afección en su función tubaria; también existe riesgo elevado de padecer problemas de comportamiento, autoestima baja y dificultades en la relación con sus padres. 1

De todo lo anterior se deriva que el mejor conocimiento sobre las fisuras labiales y palatinas es un reto para la actuación médica, de manera que en las investigaciones se debe indagar sobre la causa que la origina, riesgos de su repetición en hermanos o hijos de los afectados, enfermedades asociadas, técnicas de corrección quirúrgica, así como momento propicio para aplicarlas.

 

EL TRATAMIENTO ORTODÓNCICO EN LAS FISURAS LABIOPALATINAS

El tratamiento en los pacientes con labio y paladar hendido ha evolucionado a lo largo de los siglos y cada vez resulta más complejo. A los efectos, se han ido perfeccionando las técnicas quirúrgicas y se han creado los equipos de salud multidisciplinarios que tratan al niño desde que nace hasta la edad adulta.

Desde el nacimiento podrá ser necesaria la colaboración del ortodoncista a la hora de realizar un tratamiento prequirúrgico en busca del alineamiento de las arcadas alveolares, para facilitar el cierre de la parte anterior de la fisura y la reconstrucción del suelo nasal (figura 1).

El cierre del labio y el paladar, así como la técnica quirúrgica empleada, son determinantes para obtener resultados positivos, tanto estéticos como funcionales. 2,3

La ortodoncia es una especialidad estomatológica dirigida a la prevención, detección y eliminación de todos los factores que interfieren en el crecimiento y desarrollo normal de los maxilares, que permite un equilibrio morfofuncional entre las diferentes partes del aparato estomatognático y restablece la estética bucal. 4

El ortodoncista evalúa la posición y alineación de los dientes y coordina un plan de terapéutico basado en los aspectos siguientes:

- Edad, estado general de salud y antecedentes patológicos personales y familiares

- Cualidades específicas de la anomalía

- Tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias.

- Implicación de otras partes o sistemas del cuerpo

- Opinión o preferencia

En los pacientes con fisura labioalveolopalatina, el ortodoncista valorará y decidirá la necesidad del uso de aparatos ortopédicos previos, así como también tomará las impresiones para modelos de estudio (figura 2) y citará para la consulta con un equipo de salud multidisciplinario.

Dicha impresión del maxilar se hará con pasta zinquenólica, silicona o alginato, siempre que el paciente no presente síntomas de infecciones respiratorias altas (figura 3).

Se explicará a los familiares la importancia de que el niño, ese día, permanezca en ayunas hasta que sea valorado por el especialista. Al momento de la maniobra, el alginato deberá estar cubierto en la cubeta con una gasa extendida en la zona de la fisura, para evitar el atascamiento del material en la cavidad nasal y la posible broncoaspiración del paciente. En el caso de los neonatos o de pacientes con otras malformaciones que requieran cuidados especiales, este proceder debe realizarse en hospitales pediátricos y, en algunos casos, se recomienda la asistencia de un anestesiólogo, quien contará con aspiración y equipos de resucitación manual.

El ortodoncista describirá el estado actual de los pacientes en relación con el crecimiento facial y la oclusión, para lo cual utilizará fotografías, modelos de estudios y exámenes cefalométricos; 4-6 también determinará la necesidad de instalar aparatos ortopédicos preoperatorios y orientará al técnico para la confección de estos, en combinación con capelina si fuera necesario y explicará a los padres los beneficios que se obtendrán con este proceder.

Asimismo, evaluará la alineación de la premaxila y el prolabio con respecto a los maxilares, así como también observará si existe evidencia clínica de alineación completa o mejoría significativa y remitirá al paciente a la consulta de cirugía maxilofacial.

Si la fisura no afecta el reborde alveolar no es necesario utilizar aparatos ortodóncicos; pero si es completa, con protrusión del segmento mayor, se coloca una bandeleta elástica soportada por capelina, que cubra el prolabio.

En caso de una fisura palatina aislada, si no hay colapso maxilar transversal, se colocará una placa pasiva aliviada; pero si lo hubiera, se utilizará placa aliviada con tornillo unilateral o bilateral para expansión, según el grado de afección. Si los segmentos están muy separados, se pondrá dicha placa con tornillo de expansión abierto, para aproximarlos.

Si se trata de una fisura labioalveolopalatina, el tratamiento depende de la magnitud de la lesión. Si los segmentos están alineados se instalará una placa pasiva aliviada, pero si hay colapso maxilar transversal se utilizará placa aliviada con tornillo unilateral o bilateral para expansión, teniendo en cuenta el tipo de afectación; si los segmentos están muy separados, se ubicará una placa con tornillo de expansión abierto para cerrarlos. En caso de fisuras bilaterales se instalará capelina con bandeleta labial elástica para la retroposición de la premaxila y el prolabio.

El estomatólogo general integral efectuará actividades de promoción de salud, aplicará laca de flúor y tratamientos curativos contra la caries dental, así como también realizará las extracciones dentarias indicadas por el ortodoncista. De hecho, en todas las formas de fisuras descritas, el tratamiento indicado por el cirujano maxilofacial es el quirúrgico. 6

A los efectos, el protagonismo de los ortodoncistas seguirá siendo fundamental para controlar la aparición de compresiones maxilares por inclinación del segmento maxilar fisurado, tanto antes de la alveoloplastia secundaria como después de esta, para mantener una adecuada coordinación de las arcadas y realizar un posible tratamiento ortodóntico preortognático por hipoplasia o retrusión maxilar.

Debido a la complejidad en cuanto a deformidad, malformación o disrupción que presentan los pacientes con hendiduras maxilofaciales, requieren un enfoque de rehabilitación multidisciplinario. 7-10

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. Pinillo AN. Bibliomed sobre anomalías congénitas. Rev Cubana Med Gen Integr 2004; 20(3). <http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-21252004000300012&lng=es&nrm=iso&tlng=es> [consulta: 12 marzo 2011].

2. Duque AM, Astrid B, Huertas PE. Labio y paladar fisurados en niños menores de 14 años. Colombia Méd 2002; 33(3):108-12. <http://www.imbiomed.com.mx/1/1/articulos.php?method=showDetail&id_articulo=20699&id_seccion=1609&id_ejemplar=2128&id_revista=108> [consulta: 12 marzo 2011].

3. Galicia MS. Labio y paladar hendido. Revisión bibliográfica. Visión Dent@l (México) 2005; 1(7):34-41.

4. Matos CT, Borges T, Viera GL. Fisuras labioalveolopalatinas en el servicio de ortodoncia. Rev Cubana Ortod 1999; 14(1):13-7. <http://bvs.sld.cu/revistas/ord/vol14_1_99/ord03199.htm> [consulta: 12 marzo 2011].

5. Vila Morales D. Presentación de una nueva clasificación integradora de las malformaciones craneofaciales. Rev Habanera Cien Méd 2006; 5(3). <http://www.ucmh.sld.cu/rhab/vol5_num3/pdf/rhcm04306.pdf> [consulta: 12 marzo 2011].

6. Vila Morales D, Leyva Mastrapa T, Alonso Fernández L, Sánchez Cabrales E, Lazo Montero JC. Equipo cubano interdisciplinario de cirugía craneofacial en pediatría. Resultados de un quinquenio. Rev Cubana Estomatol 2010; 47(1). <http://www.bvs.sld.cu/revistas/est/vol_47_01_10/est06110.htm> [consulta: 10 diciembre 2010].

7. Vila Morales D. Alteraciones del desarrollo del cráneo, la cara, la boca y el cuello. En: Santana Garay JC. Atlas de patología del complejo bucal. La Habana: ECIMED, 2010.

8. Garmendia Hernández G. Malformaciones congénitas. En: Guías prácticas de estomatología. La Habana: ECIMED, 2003:355-63.

9. Garmendia Hernández G, Felipe Garmendia AM, Vila Morales D. Queilonaso y estafilorrafia precoz en un tiempo quirúrgico. Resultados posoperatorios 1990-2006. Rev Habanera Cien Méd 2008; 7(1). <http://www.ucmh.sld.cu/rhab/rhcm_vol_7num_1/rhcm07108.htm>[consulta: 10 diciembre 2010].

10. Rey D, Gómez DF. Perspectivas de diagnóstico y tratamiento ortodóncico por asimetrías faciales. Rev Iberoamericana Ortod 2000; 19(1):22-9.

 

 

Recibido: 16 de junio de 2011
Aprobado: 22 de julio de 2011

 

 

MsC. Grethel Cisneros Domínguez. Clínica Estomatológica Vista alegre, calle 6, entre 9 y 11, reparto Vista Alegre, Santiago de Cuba, Cuba.
Dirección electrónica:MsC.Grethel Cisneros Domínguez