Indice  Anterior Siguiente
MEDISAN 2002;6(2):12-17

   Formato .PDF

Hospital Pediátrico Sur Docente

Aplicación de la terapia floral de Bach en niños con manifestaciones de temor y miedo

Dra. Martha Cruz Torres, 1 Dr. Jesús Ángel Quintero García 2 y Enrique Fong Hernández 3

RESUMEN

Se hizo un estudio descriptivo y transversal sobre la evolución de 40 pacientes que acudieron a las consultas de Medicina Tradicional y Natural y de Psicología, respectivamente, del Hospital Infantil Sur de Santiago de Cuba durante el cuatrimestre marzo-junio de 1999, por presentar desequilibrios y otras alteraciones de la salud relacionados con el miedo, que fueron tratados con esencias florales de Bach para determinar la efectividad de la terapia floral como opción terapéutica en niños y adolescentes con trastornos emocionales de esa índole. La favorable evolución observada en la mayoría de ellos puso de manifiesto la utilidad de este tratamiento para eliminar las manifestaciones de temor y miedo, tan comunes en la infancia, y mejorar la calidad de vida de los afectados.

Descriptores: NIÑO; MEDICINA TRADICIONAL; MEDICINA ALTERNATIVA; TERAPIA COMBINADA; MIEDO; TRASTORNOS DE LA CONDUCTA INFANTIL; SÍNTOMAS AFECTIVOS; HOSPITALES PEDIÁTRICOS

---------------------------------

Las emociones son reacciones afectivas de aparición brusca, gran intensidad y carácter transitorio, que se acompañan de cambios somáticos ostensibles. 1 En niños y adolescentes, los estados de ánimo que suelen provocar desequilibrios son: la indecisión y el miedo, y por ser este último el de mayor incidencia, fue escogido como tema central para el presente estudio.

Las investigaciones científicas han probado, y continúan haciéndolo, que los estados mental y emocional de una persona influyen positiva o negativamente sobre la aparición de diferentes enfermedades, para cuyo tratamiento se han usado, y siguen empleándose, diversas alternativas terapéuticas, entre las que figuran los "remedios florales" de Bach, que consisten en 38 infusiones naturales, extraídas de flores silvestres de la región de Gales (Gran Bretaña), cuyas propiedades curativas fueron descubiertas por el médico galés Edward Bach entre 1926   y 1934. Estas infusiones actúan sobre los estados emocionales y forman un sistema médico, cuyo axioma básico establecido por Bach dice: "La enfermedad es el resultado de un desequilibrio emocional que se produce en el campo energético del ser vivo y, que si este persiste, se produce la enfermedad en el cuerpo físico". 2 El agente curativo deberá actuar sobre las causas y no sobre los efectos.

A diferencia de las hierbas medicinales, que vibran a una frecuencia similar con la materia, los remedios florales tienen una signatura vibracional mayor. 3 - 5

Al inundar el campo de energía con estas frecuencias más elevadas, todo el organismo se alinea con el flujo cósmico. Las notas discordantes de la emoción negativa que frenan las vibraciones y hacen sentir mal a las personas, son puestas en armonía. 6 - 9

La razón de este trabajo fue abundar en dicha terapia para obtener más conocimientos sobre la eficacia de las esencias florales de Bach en niños con manifestaciones de temor y miedo, pues como su propio descubridor dijera: "El ser humano vuelve a ser él mismo en un punto donde cesó de serlo." 3

MÉTODOS

Se hizo un estudio descriptivo, transversal y retrospectivo de 40 pacientes mayores de 2 y hasta 16 años, que acudieron a las respectivas consultas de Medicina Natural y Tradicional y de Psicología del Policlínico de Especialidades Infantil Sur de Santiago de Cuba en el cuatrimestre marzo-junio de 1999, por presentar desajustes emocionales relacionados con temor y miedo, para cuyo tratamiento se tomó en cuenta lo establecido en la Declaración de Helsinki 1 sobre las investigaciones en seres humanos con fines terapéuticos.

En la aplicación del tratamiento se utilizaron los siguientes materiales:

Se emplearon los remedios florales que a continuación se mencionan:

Rock Rose (heliantemo)

·         Contra el miedo extremo, pánico, miedo irracional con manifestaciones de sudor en las manos, taquicardia y colitis.

·         Para después de haber presenciado algo muy desagradable.

·         Contra el miedo a quienes le rodean.

·         Contra el miedo a la muerte.

Cherry Plum (cesarífera)

·         En estado de rabieta incontrolable, especialmente en niños que se tiran al piso o se golpean la cabeza contra las paredes.

Mimullus (mímulo)

·         Miedos diversos: salir a la calle, viajar en avión, al dolor, a la muerte, al cáncer, a una operación.

·         Manifestaciones psiconeurovegetativas del miedo: transpiración, taquicardia, locuacidad, tensión, inhibición para hablar, tartamudez.

Red Chestnut (castaño rojo)

·         Para aquellos que sienten tanto temor, que terminan corriendo el riesgo de atraer con sus energías aquello que tanto temen que suceda.

·         En niños que tienen reacciones inesperadas y contradictorias de un momento a otro.

Aspen (álamo)

Holly (acebo)

·         Útil en la infancia, particularmente cuando el primogénito se siente celoso por la llegada de un nuevo hermanito.

Los remedios fueron formulados en gotas con vehículo acuoso.

Presentación

En frascos de 30 mL, de color ámbar, con una dilución de 2 gotas de cada remedio floral de Bach antes citado y que necesitara el paciente.

Si el paciente presentaba algún síntoma de miedo, además de celos, se combinaban los remedios contra el miedo con Holly.

Dosis: Vía oral

Se indicaron 4 gotas directamente sobre la superficie lingual 6 veces al día, hasta que se obtuviera una mejoría.

Para evaluar la respuesta al tratamiento se consideró:

·         Mejorados: Los pacientes en quienes no se manifestaron los síntomas que denotaran temor y miedo.

·         No mejorados: Los pacientes en quienes no hubo modificaciones en cuanto a los síntomas que denotaran temor y miedo.

Duración del plan terapéutico: hasta 4 meses.

Los síntomas y signos valorados incluyeron: sudoración, timidez, pena, celos, impulsividad y agresividad, mentira-negación-evasión, indecisión, tartamudez y miedo a la oscuridad.

Se aplicó además psicoterapia de apoyo a la familia y en la escuela. El paciente recibió tratamiento psicoterapéutico, asesorado por la psicóloga.

RESULTADOS

Las manifestaciones de miedo (tabla 1) predominaron en los pacientes de 7-11 años (37,5 %), aunque las diferencias numéricas no fueron tan acentuadas en relación con los otros 2 grupos etarios. En cuanto al sexo, el femenino prevaleció sobre el masculino (57,5 y 42,5 %, respectivamente).

El tratamiento comenzó a ser efectivo al mes de aplicado, cuando 11 (28,5 %) experimentaron mejoría, mientras que 16 (40,0 %) la lograron a los 2 meses y 13 (32,5 %) a los 3.

         Tabla 1. Pacientes con manifestaciones de miedo según grupos etarios

Grupos etarios (en años)

No.

%

2 - 6

13

32,5

7 - 11

15

37,5

12 - 16

12

30,0

Total

40

100,0

Entre las manifestaciones de temor y miedo (tabla 2), los dos primeros lugares fueron ocupados por la indecisión (75,0 %) y la pena (65,0 %); y salvo la tartamudez, que solo se presentó en un niño (2,5 %), los restantes síntomas y signos estuvieron representados en porcentajes fluctuantes entre 32,5 y 45,0.

De los 40 integrantes de la casuística, 36 (90,0 %) mejoraron ostensiblemente con la terapia floral de Bach.

        Tabla 2. Manifestaciones de temor y miedo

Manifestaciones *

No.

%

Indecisión

30

75,0

Pena

26

65,0

Timidez

18

45,0

Mentira-negación-evasión

18

45,0

Miedo a la oscuridad

17

40,2

Celos

16

40,0

Sudoración

13

32,5

Impulsividad y agresividad

13

32,5

Tartamudez

1

2,5

* En un mismo paciente podían concomitar 2 ó más.

DISCUSIÓN

Los resultados de nuestras investigaciones en niños y adolescentes han revelado que entre los estados de ánimo más comúnmente encontrados en ellos, figuran: temor, miedo e indecisión, los cuales se agrupan como síntomas de neurosis.

Las neurosis se derivan de trastornos conflictivos, cuyas manifestaciones neuróticas son consecuencia de simples hábitos adquiridos. Al respecto, Stern 4 incluye entre las más importantes en la infancia: ansiedad, fobias, obsesiones e histeria.

La ansiedad, que se caracteriza por el sentimiento de peligro inminente, se manifiesta corporalmente mediante la angustia (palidez, sudoración, agitación) y se estima que ya está configurada desde el nacimiento: en el segundo trimestre de la vida aparece la reacción de miedo ante circunstancias o personas desagradables.

Las fobias resultan tan frecuentes en los niños, que su aparición se considera normal a esas edades. Los elementos fóbicos son múltiples: animales, objetos, oscuridad, fantasmas, personas y otros.

Obsesiones: Los rituales de neurosis obsesivas se realizan de manera compulsiva. Algunos niños se comportan como pequeños adultos, meticulosos con sus cosas, perfeccionistas en el colegio o demasiado obedientes; pero otras manifestaciones de esa naturaleza pueden reaparecer incluso después de los 5 años, tales como: lavarse las manos repetidas veces, necesidad de tocar determinados objetos o abstenerse de hacerlo.

Histeria: Suele producirse en los últimos nacidos de una familia -- y sobre todo en los hijos de personas mayores --, después de los 4 años, con su máxima incidencia a partir de los 9 a 10 años.

Según las edades predominan:

De 2 a 4 años: Miedo a la oscuridad, las catástrofes, los seres imaginarios (fantasmas y brujas) y la separación de los padres.

De 5 a 6 años: Continúa el miedo a la oscuridad y aparece el miedo a la muerte, que se proyecta a la figura de la madre.

De 7 a 9 años: Temor al ridículo y daño físico.

De 10 a 12 años: Temor al proceso escolar, los accidentes, las enfermedades y los conflictos familiares.

De 13 a 16 años: Miedo a la pérdida de la autoestima y al fracaso en las relaciones sociales.

El temor es un comportamiento emocional aprendido y proporcionado por uno mismo, que actúa como un bloqueador energético y una ilusión de la mente; es un llamado de ayuda que distorsiona la percepción de los hechos y fracciona la voluntad. 3 - 5

El temor genera energía incoherente: cuando aumenta de nivel, la persona se siente frustrada; y cuando no es canalizado, se enferma.

Todo conflicto no resuelto en solitario provoca un trastorno físico u orgánico, una decodificación cerebral. La enfermedad constituye la somatización de la emoción en desequilibrio. 8, 9

El presente estudio permitió corroborar que la terapia floral de Bach es un tratamiento efectivo para controlar las emociones de temor y miedo, tan habituales en la infancia y adolescencia, con lo cual mejoran la calidad de vida y el propio ser humano.

Por todo lo anteriormente expuesto se recomienda incorporar la mencionada terapia como una forma más para tratar a niños con manifestaciones de miedo, así como vincularla a las consultas de Psicología y divulgar sus beneficios por los medios de difusión masiva, a fin de que toda la población esté informada acerca de esta ventajosa opción terapéutica.

ABSTRACT

Application of Bach Floral Therapy in Children with Fear Manifestations

A descriptive and cross-sectional study was made on the clinical course of 40 patients who visited the Natural and Traditional Medicine and Psychology Consultations, respectively, from the Southern Children Hospital in Santiago de Cuba during the quarter March-June, 1999, for showing imbalances and other health alterations related to fear. They were treated with Bach floral essences to determine the effectiveness of floral therapy as therapeutic option in children and adolescents with emotional dysfunctions of that nature. The favorable clinical course observed in most of them showed the utility of this treatment to eliminate the manifestations of fear, so common during childhood, and to improve the quality of life of those affected.

Subject headings: MEDICINE, TRADITIONAL; ALTERNATIVE MEDICINE; COMBINED MODALITY THERAPY; FEAR; CHILD BEHAVIOR DISORDERS; AFFECTIVE SYMPTOMS; HOSPITALS, PEDIATRIC

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1.      Cruz M. Tratado de pediatría. Barcelona: Espaxs; 1983:1467-9;1687.

2.      Stern C. Remedios florales de Bach. En: Tratado completo para su uso y prescripción. Buenos Aires: Ediciones Continente; 1992. p.16-24.

3.      Wildwood Ch. Flores de Bach: los remedios más eficaces de salud natural. Barcelona: Grijalbo;1999;29-30.

4.      Stern C. Flores de Bach. Nuevos avances técnicos y clínicos. Buenos Aires: Ediciones Continente; 1992:27-140.

5.      Cadenas JA. El gran repertorio de las flores de Bach. Guadalajara: Ediciones JAC; 1994:145-6.

6.      Bach E. Bach por Bach. En: Obras completas de escritos florales. Buenos Aires: Ediciones Continente; 1993. p.11-31.

7.      Chancellor PM. Flores de Bach. En: Manual ilustrado. Buenos Aires: Lidium; 1994.p.5-12.

8.      Pastorina ML. La medicina floral de Edward Bach. Buenos Aires: Club de Estudio; 1987:15-22.

9.      Leveratto RA. La medicina de Bach. Buenos Aires: Errepar; 1992:2-9.

Lic. Martha Cruz Torres      Luz Caballero No. 64½ e/ Iglesias y Jardines, Reparto Veguita de Galo, CP 90200. Santiago de Cuba


1 Licenciada en Biología. Especialista de I Grado en Higiene Escolar.
2 Especialista de I Grado en Administración y Organización de Salud. Master en Medicina Natural y Tradicional. Homeópata.

3 Especialista de I Grado en Psiquiatría. Instructor
 

CÓMO CITAR ESTE ARTÍCULO

Cruz Torres M, Quintero García JA, Fong Hernández E. Aplicación de la terapia floral de Bach en niños con manifestaciones de temor y miedo [artículo en línea]. MEDISAN 2002;6(2). <http://bvs.sld.cu/revistas/san/vol6_2_02/san03202.htm> [consulta: fecha de acceso] 

Indice  Anterior Siguiente