Indice  Anterior Siguiente
MEDISAN 2002;6(3):20-24

  Formato .PDF

Área de salud Chivirico, municipio de Guamá

Accionar de enfermería en la sexualidad del adulto mayor.  La Zarza, enero-marzo del 2002

Lic. Susel Mustelier Sagarra 1 y Dra. Mavis Taylén Diez Monterdes 2

RESUMEN

El aumento de la expectativa de vida al nacer y los índices de envejecimiento de la población cubana incrementan la necesidad de incorporar nuevas estrategias de trabajo, que permitan al personal de enfermería actuar eficazmente ante los problemas del adulto mayor y promover su salud. Partiendo de ello se realizó un estudio descriptivo y transversal de 25 ancianos pertenecientes al consultorio médico de La Zarza, ubicado en Chivirico, municipio de Guamá de la provincia de Santiago de Cuba, para exponer la experiencia obtenida durante el primer trimestre del 2002 con el accionar de enfermería en la sexualidad de los senescentes. La investigación reveló que los hombres poseían poco o erróneo conocimiento sobre sexualidad, que el abandono sexual era provocado por la pérdida de la confianza en sí mismos, que las acciones de enfermería independientes fueron las más aplicadas y que la labor mantenida de este personal logró estrechar la relación con los gerontes, mejorar su calidad de vida y detectar precozmente algunas enfermedades.

Descriptores: ANCIANO; CONDUCTA SEXUAL; EDUCACIÓN SEXUAL; PROCESOS DE ENFERMERÍA; CONSULTORIOS MÉDICOS

------------------------

El Sistema Nacional de Salud de Cuba se esfuerza por mantener la calidad de vida de las personas de la tercera edad, tomando en cuenta que actualmente constituye uno de los principales problemas sanitarios a escala mundial.1 Debe tenerse bien definido que el proceso de envejecimiento no conduce inexorablemente a la incapacidad y que tampoco deviene un factor que disminuye el interés sexual, pues la sexualidad forma parte de la personalidad e identidad y representa una necesidad humana que se expresa a través del cuerpo: es el elemento básico de lo femenino y lo masculino. 1 - 3

La sexualidad humana se ha convertido en una especialidad de la salud, por cuanto permite vivir y conocer el mundo desde ángulos diferenciados fenotípicamente. 4

El hombre refleja la realidad en su pensamiento y gracias a ello puede acumular muy variadas experiencias, en cierta medida relacionadas con la conducta individual. 2, 4, 5

La sexualidad puede definirse como un conjunto de mecanismos y reacciones biológicas, psíquicas y emocionales, que si bien se basan en el instinto de reproducción, se hallan presentes durante toda la vida y se manifiestan de muy diversas maneras; de hecho, aunque por un lado constituye un mecanismo de comunicación interpersonal y está muy ligada a la obtención y ofrecimiento de sensaciones placenteras y gratificantes, por otro puede convertirse en una fuente de inhibición. Su extraordinaria complejidad y participación en múltiples facetas del ser humano hacen que igualmente pueda llegar a relacionarse con términos como frustración, enfermedad, embarazo no deseado o violencia. 2

El aumento de la expectativa de vida al nacer y los índices de envejecimiento de la población cubana incrementan la necesidad de incorporar nuevas estrategias de trabajo, que permitan al personal de enfermería actuar eficazmente ante las demandas del adulto mayor, así como ser capaces de promover su salud y diagnosticar sus problemas más inminentes, aplicando el proceso de atención de enfermería (PAE) como marco teórico y esencia de la profesión, cuya finalidad consiste en satisfacer los requerimientos sanitarios, especialmente de los ancianos, las familias y la comunidad. 6 - 8

En esta etapa se materializa el plan de cuidados, teniendo en cuenta el establecimiento de prioridades particulares y basando sus acciones en el enfrentamiento de los factores adversos o situaciones específicas identificadas en los diagnósticos de enfermería, dirigidas a eliminar o disminuir su incidencia por medio de actividades dependientes, independientes e interdependientes. 9

Desde 1996 ha venido aplicándose el proceso de atención de enfermería en el municipio de Santiago de Cuba, con buenos resultados. La capacidad de aceptar, comprender y no enjuiciar la conducta sexual de los demás, permite atender con calidad a los gerontes, por cuanto el hecho de que una pareja se establezca en la tercera edad es una realidad cada vez más frecuente en Cuba. 5

Sobre la base de lo anteriormente planteado se decidió exponer la experiencia obtenida con las principales acciones de enfermería en la sexualidad del adulto mayor; valorar el grado de conocimiento por sexo sobre los factores que inciden en el abandono sexual, así como precisar la evolución de los ancianos atendidos.

MÉTODOS

Se realizó un estudio descriptivo y retrospectivo para evaluar el accionar de enfermería en la sexualidad del adulto mayor durante el período de enero a marzo del 2002 en el consultorio La Zarza, área de salud Chivirico, perteneciente al municipio Guamá de la provincia de Santiago de Cuba. La población encuestada estuvo constituida por 35 ancianos, todos los cuales accedieron a participar en la investigación.

Los datos primarios de interés se obtuvieron a través de auditorías, conversatorios y dinámicas de grupos; procedimientos estos encaminados a indagar sobre factores negativos existentes (trastornos emocionales, pérdida del cónyuge , mitos, enfermedades u otros), acciones de enfermería (dependientes, interdependientes e independientes) y respuestas de los gerontes (satisfactorias o no).

En el trabajo se consideraron criterios implícitos (aceptación con participación en el estudio) y explícitos (no-abstención con no-participación en el estudio) y se utilizó el porcentaje como medida de resumen.

RESULTADOS

En cuanto al grado de conocimiento sobre sexualidad (tabla 1) se puso de relieve que los hombres conocían menos acerca de ello o tenían más conceptos erróneos al respecto (37,1 %) que las mujeres.

        Tabla 1. Grado de conocimiento sobre sexualidad por sexo

Sexo

No

Total

No.

%

No.

%

No.

%

Masculino

13

37,1

 

 

13

37,1

Femenino

4

11,4

 

 

4

11,4

Ambos

 

 

18

51,4

18

51,4

Total

17

18

35

100,0

Fuente: Historia clínica individual con PAE y entrevista.

Entre los factores que incidían en el abandono sexual (tabla 2), el primer lugar fue ocupado por la pérdida de confianza en sí mismos (28,5 %) y el segundo, compartido, por los trastornos emocionales y la pérdida del cónyuge.

        Tabla 2. Factores incidentes en el abandono sexual

Factores

No.

%

Emocionales

9

25,7

Pérdida del cónyuge

9

25,7

Pérdida de confianza en sí mismo

10

28,5

Afrontamiento familiar inadecuado

1

2,8

Mitos, prejuicios

2

5,7

Enfermedad

5

14,2

Fuente: Historia clínica individual y familiar, con PAE realizado

Las acciones de enfermería independientes predominaron sobre las otras categorías (tabla 3), al representar 78,5 % del total de las realizadas.

El grado de satisfacción de la población estudiada, referido por sus integrantes, fue satisfactorio.

      Tabla 3. Acciones de enfermería en la sexualidad del adulto mayor

Acciones

No.

%

Dependientes

70

20,0

Interdependientes

5

14,2

Independientes

275

78,4

Total

350

100,0

Fuente: Historia clínica individual y ficha familiar con PAE

DISCUSIÓN

En la vejez se mantienen los sentimientos, las necesidades y las relaciones sexuales, pero en el ciclo de estas últimas se producen algunos cambios: en la mujer, debido a la posmenopausia, hay menor lubricación vaginal; mientras que en el hombre, como consecuencia del deterioro de la función reproductiva, la respuesta sexual es más lenta. 3 – 5, 10 En los dos sexos se reduce la tensión muscular; sin embargo, ninguno de los cambios señalados impide el normal desempeño sexual.

La pérdida de confianza en sí mismo no constituye una enfermedad como tal, pero con el tiempo puede convertirse en ello.

La erección del pene es controlada por los nervios de la médula espinal, en el extremo inferior del sistema nervioso central, e involucra la sincronización de varias reacciones. Para que la respuesta sexual humana sea efectiva, se requiere un estímulo sexual inicial con el umbral suficiente, capaz de provocarla, que puede estar dado por el tacto, el olfato, la visión o la audición, lo cual no significa que los ancianos pierdan el poder de excitarse y expresar su sexualidad, aunque con el transcurso del tiempo presente alguna dificultad. 5

Las acciones de enfermería representan una gran ventaja, tanto para el paciente como para el profesional que las aplica. En este trabajo, donde se utilizaron las diferentes formas, prevalecieron las independientes porque están encaminadas a resolver los problemas o situaciones clínicas que son responsabilidad directa y dependen del grado de competencia y pericia del personal que brinda el cuidado. 9 Obviamente, los resultados de estas acciones fueron satisfactorios.

El conocimiento sobre sexualidad en la tercera edad no es un mito, sino una realidad del sentimiento más puro y sincero, indispensable para la vida. En este estudio se logró elevar ese grado de conocimiento en los senescentes, fortalecer la motivación y la interacción médico-enfermera/adulto mayor, familia y comunidad, así como diagnosticar precozmente algunas enfermedades.

Por ello es recomendable que las personas vayan adquiriendo información previa sobre los cambios que ocurrirán inevitablemente en su respuesta sexual, para que puedan ser comprendidos como un fenómeno fisiológico normal del envejecimiento; por tanto, una vejez tranquila y sexualmente activa se prepara desde la adolescencia. En este sentido, el personal sanitario en general y de enfermería en particular, debe enfocar sus acciones a mantener el equilibrio del hombre sano con el medio y a restaurar la salud del enfermo, a fin de que lleguen a la tercera edad con la argumentación y orientación pertinentes sobre normas conductuales que mejorarán su calidad de vida. 11 - 13

ABSTRACT

Influence of Nursing in the Elderly Sexuality. La Zarza, January-March, 2002

The increase of life expectancy when being born and the indexes of the Cuban population's aging increase the necessity to incorporate new work strategies that allow the nursing personnel to work efficiently when facing the elderly problems and to promote their health. Taking this into account, a descriptive and cross sectional study of 35 old men belonging to La zarza home office , located in Chivirico, Guamá Municipality from Santiago de Cuba province was carried out, to expose the experience obtained during the first trimester of the 2002 with the nurses work in the sexuality of the senescents. The investigation revealed that men possessed little or erroneous knowledge on sexuality, that the sexual abandonment was caused by the loss of trust in themselves, that the independent nursing actions were those most applied, and that this personnel's maintained work was able to tighten relationships with the elderly patients, to improve their life quality and to detect some illnesses early.

Subject headings: AGED; SEX BEHAVIOR; SEX EDUCATION; NURSING PROCESS; PHYSICIANS’ OFFICES

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1.      Carnvall DL, Patrick M. Tratado de geriatría y gerontología. 2 ed. México, DF: Interamericana, 1998:20-32.

2.      Océano Grupo Editorial. Educación sexual y educación cívica. En: Enciclopedia autodidáctica interactiva. Barcelona, [2000?]; vol 8:2132-73.

3.      Sala M. Sexualidad en la vida adulta. En: Núñez de Villavicencio M. Psicología y salud. La Habana: Editorial Ciencias Médicas, 2001:165-75.

4.      Masters W, Johnson V, Kolodny R. La sexualidad humana. La Habana: Editorial Científico-Técnica, 1988:399-418.

5.      Leyva Martín Y, Artiles de León I, Flórez Madan L, Cano López AM, Bravo Fernández O, Castro Espín M, et al. Salud sexual, sexualidad y trastornos sexuales. En: Álvarez Sintes R. Temas de medicina general integral. La Habana: Editorial Ciencias Médicas, 2001;vol 1:46-56.

6.      Recader ShR. Enfermería materno-infantil. 16 ed. Washington, DC: OPS/OMS, 1995:261-70.

7.      Iyer M. Proceso de enfermería y diagnóstico de enfermería. Barcelona: Interamericana, 1993:18-25.

8.      Juall Carpenito L. Proceso y diagnóstico de enfermería. Barcelona: Iberoamericana, 1993:10-20.

9.      Duanys Neyra N, Llorente YB. Proceso de atención de enfermería en el nivel primario de salud. Rev Cubana Enfermer 2000;16(3):180-4.

10.  Según H. Hacia una sexología humanizada. Buenos Aires: Editorial Planeta, 1992:9-17.

11.  Arzola E. Enfermería gerontológica. Conceptos para la práctica. Washington, DC: OPS, 1993: 15-21. (Serie Paltex)

12.  Prieto Ramos O, Vega García E. Temas de gerontología. La Habana: Editorial Científico-Técnica, 1996:181-8.

13. Trincado Agudo MT. Calidad en enfermería. Rev Cubana Enfermer 1995;11(1):7-13

Lic. Susel Mustelier Sagarra. Consultorio Médico de la Familia La Zarza, Chivirico, municipio Guamá, Santiago de Cuba  


1 Licenciada en Enfermería. Miembro Adjunto de la Sociedad Cubana de Enfermería
2 Especialista de I Grado en Medicina General Integral  

CÓMO CITAR ESTE ARTÍCULO

Mustelier Sagarra S, Diez Monterdes MT. Accionar de enfermería en la sexualidad del adulto mayor. La Zarza, enero-marzo del 2002. [artículo en línea]. MEDISAN 2002;6(3). <http://bvs.sld.cu/revistas/san/vol6_3_02/san05302.htm> [consulta: fecha de acceso]

Indice   Anterior  Siguiente