Indice Anterior Siguiente
MEDISAN 2004;8(2):16-19

Formato .PDF

REVISIONES

Hospital General Santiago

Diferentes aplicaciones del tratamiento segmentario en fisioterapia

Dra. Marcia Sandra Hernández Zayas, 1 Dra. Ana María Martínez Fontanilles 2 y Dra. Martha Flanders Álvarez 3

RESUMEN

Se realizó una revisión bibliográfica sobre las aplicaciones clínicas del tratamiento segmentario con diversas modalidades de agentes físicos y fisioterapia, donde se señalan los efectos y usos de esta técnica en diferentes afecciones musculoesqueléticas y de órganos internos, con ejemplificación de algunos de estos métodos. Se enfatiza en las coincidentes recomendaciones planteadas por los autores consultados acerca de su empleo exclusivo o combinado con la terapia local, esta última cada día menos común, y se concluye que debido a la gama de procederes disponibles en el territorio, poco complejos, de rápida acción y sin gastos adicionales, el tratamiento segmentario debe ser el más frecuentemente indicado.

Descriptores: ELECTROTERAPIA; CAMPOS ELECTROMAGNÉTICOS; TERAPIA POR ULTRASONIDO; MÉDULA ESPINAL.
Limite: HUMANO

---------------------

La terapia con agentes físicos, ya sean materiales o artificiales, se ha convertido en una buena opción para el médico asistencial, teniendo como premisa que el desarrollo tecnológico y los importantes avances experimentados por la ciencia en todos sus campos, han aportado valiosos conocimientos, bien documentados y renovadores de la mentalidad limitada de enmarcar los tratamientos en 2 categorías: medicamentosos y quirúrgicos.

Hasta hace algunos años, estos medios terapéuticos eran aplicados exclusivamente por algunos profesionales, pero hoy día se ha extendido su uso en variedad de modalidades y muchos autores 1 recomiendan incluir la terapia segmentaria, además del tratamiento local de los diferentes trastornos.

En nuestro medio, a pesar del notable desarrollo de la medicina, se utilizan escasamente las indicaciones de esta técnica, que es realizada de forma habitual en otras latitudes e incluso generalmente preferida a otros métodos.

En este artículo se describirá el tratamiento segmentario con distintos procederes electroterápicos o de otro tipo, con el fin de aportar una fuente de consulta disponible sobre el tema.

Al respecto, en la médula espinal se distinguen 31 segmentos, que topográficamente se dividen en: 8 cervicales, 12 torácicos, 5 lumbares, 5 sacros y 1 coccígeo.2 Un tratamiento a nivel cervical actuaría sobre afecciones de hombro, codo y manos, pues los segmentos cervicales inervan los miembros superiores, en tanto otro que incluyera los segmentos lumbar y sacro lo haría sobre los inferiores, debido a que la médula inerva las diferentes regiones del organismo

Electroterapia de baja y media frecuencias en el tratamiento segmentario

Para Jeffrey, citado por Basford, 3 la ubicación del electrodo y la elección de los parámetros de estimulación continúan siendo más un arte que una ciencia. Con frecuencia, los electrodos se colocan sobre la zona dolorosa que será tratada, aunque también sobre localizaciones paravertebrales y nervios proximales, distales e incluso contralateral con respecto al sitio del dolor.

Desde que Trabert descubrió la corriente que lleva su nombre, describió 4 posicionamientos típicos de electrodos, que concuerdan con la filosofía segmentaria de la electroterapia, donde la polaridad depende de la zona a tratar 4 y ejerce una influencia ortosimpática en el nivel segmentario.

Kibler et al y Schöeler han señalado la posibilidad de utilizar las corrientes ultraexcitantes (Trabert) para la terapia segmentaria de las zonas hiperalgésicas e influir de ese modo en el proceso patológico, partiendo de las zonas de irritación o campos afectados. Entre las numerosas ventajas de la electroterapia segmentaria sobresale el tratamiento a las afecciones óseas. 2 Muchos seguidores de Trabert permanecen fieles a su teoría, que continúan aplicando hasta ahora con buenos resultados. 4 Hoy en día, con esta forma de electroterapia se pueden emplear el tratamiento segmentario solo, el local único o ambos combinados.

Bien sea con la ultraexcitante u otra corriente de la gama de las bajas o medias frecuencias, puede ejemplificarse con una variedad interesante de la técnica en pacientes con epicondilitis humeral externa:

•  Inicialmente serán tratados los segmentos C7 y C8, pero la detección de trastornos tróficos en el espicóndilo obligará a hacerlo en los segmentos dorsales T7-T8.

En opinión del facultativo, al procedimiento inicial puede agregarse seguidamente un electrodo C7-C8 y colocar otro en el epicóndilo; pero a veces se desplaza este último a lo largo del miembro superior dañado (de arriba abajo) hasta la zona del epicóndilo doloroso, manteniendo fijo el primer electrodo en la posición ya referida.

En cuanto a la decisión de tratar con corrientes de Bernard según la clase y localización del dolor o enfermedad, la técnica de posicionamiento de electrodos, entre otras, puede ser la segmentaria, pues tanto esta corriente como la Trabert e interferenciales son muy usadas para mejorar los trastornos musculoesqueléticos, entre ellos la atrofia ósea aguda del miembro inferior, por el efecto simpaticolético conseguido al aplicar las diadinámicas, donde parece ser que la difásica durante 3 minutos con los electrodos ubicados a ambos lados de las vértebras lumbares tercera a la quinta proporciona resultados favorables..

Campos magnéticos y tratamiento segmentario

A fin de eliminar el dolor, bien en un punto o sitio hiperálgico localizado en un miembro, puede recomendarse la utilización de campos electromagnéticos. Aquí también debe ser expuesta, además del área a tratar, la zona de la columna vertebral al nivel de las glándulas suprarrenales en caso de afectación del miembro inferior o de las vértebras cervicales si el dolor se ha extendido a la extremidad superior. 5

Ultrasonidos y tratamiento segmentario

Si la terapéutica ultrasónica fuese la elegida, se aconseja combinar la aplicación paravertebral y local en todos los casos.

La ocurrencia de una mejoría circulatoria en personas con trastornos vasculares como consecuencia del uso de esta energía en forma segmentaria, ha sido descrita por varios autores, entre los que figura Becker.

Lota afirma haberla utilizado localmente a baja intensidad (0,5-1 watt/cm 2 ), con recuperación circulatoria e incremento de la temperatura cutánea y muscular, en tanto la aplicación segmentaria de ultrasonidos mejoró la circulación en la piel.1

La línea de razonamiento “somático” postula que un paciente con manifestaciones clínicas en el codo, por ejemplo, debe ser tratado específicamente en esa área, combinando la terapia con paravertebral en C6-T1; sin embargo, esta tendencia fue sustituida por la filosofía autonómica en aplicaciones vertebrales, lo cual implica que los segmentos C8-T9 deben ser también o exclusivamente tratados, pues el efecto producido a estos niveles podría conducir a una depresión excitatoria consecutiva a la actividad ortosimpática, con un efecto indirecto sobre el codo al aplicar el ultrasonido.

La energía ultrasónica es también muy indicada para combatir trastornos del sistema osteomioarticular en su aplicación segmentaria.

Llama poderosamente la atención que en todos los agentes físicos citados, para usarlos con el proceder objeto de la presente revisión, la duración del tratamiento se reduce de forma considerable, pues mientras localmente los tiempos oscilan entre 10, 15 y 20 minutos, la técnica paravertebral los disminuye a 2, 3 y hasta 5 minutos apenas, lo cual constituye un verdadero beneficio.

Terapia segmentaria en trastornos de órganos internos

Las afecciones de órganos internos se manifiestan, en mayor o menor grado, a través de alteraciones en las áreas vegetativas de la pared vascular; criterios que han trascendido desde hace mucho, a partir de los trabajos de Head, Mackenzie, Hansen y otros. 2 El nivel de esta actividad refleja está determinado por el del sistema nervioso ortosimpático espinal del órgano dañado, de manera tal que pueden detectarse cambios patológicos consistentes en dermatomas (áreas de Head) y miotomas (zonas de Mackenzie). Estos sitios, frecuentemente con puntos muy sensibles, devienen un lugar necesitado de terapia segmentaria, por lo que se impone conocer la segmentación del cuerpo humano 6 para inhibir esa actividad refleja ortosimpática y poder contrarrestar los síntomas y signos localizados en piel, músculos y órganos internos.

En relación con las corrientes interferenciales, los electrodos se colocan cerca o sobre la columna vertebral para normalizar los desequilibrios de balance neurovegetativo, pues al estimular las grandes fibras nerviosas toracolumbares (T8-L2) se actúa sobre la actividad vegetativa de los tejidos segmentarios correspondientes (órganos internos, circulación craneal y extremidades).

Las corrientes sinusoidales moduladas de frecuencia sonora, aplicadas en la amplipulsoterapia, tienden a aliviar también los trastornos de órganos internos. Murillo propone tratar el asma bronquial y la endosteítis de la extremidad inferior con maniobras paravertebrales entre los omóplatos y a nivel T12-L5, respectivamente, en régimen alterno.

El empleo de las corrientes de Bernard con terapias segmentarias en zonas hiperalgésicas suele hacerse efectivo en las siguientes condiciones:

•  Discinesias o cálculos de conductos biliares

Colocación de electrodos en sentido paravertebral derecho

Positivo craneal

Negativo caudal

En el segmento dorsal T7-T9 (T10)

Tipos de corriente: Difásica por 2 minutos o en cortos períodos durante igual intervalo, combinándola con aplicación en los arcos costales lateral y anterior derechos durante cortos o largos períodos de 3 minutos.

•  Trastornos gástricos de origen nervioso

Colocación de electrodos en el segmento dorsal T5-T9, paravertebral izquierdo

Tipos de corriente: Difásica o en largos períodos por 2 minutos

•  Bronquitis espasmódica y asma bronquial

Colocación paravertebral de electrodos a ambos lados, entre T1-T6

Tipo de corriente: Difásica y en cortos períodos de 3 a 5 minutos

Otros autores han utilizado incluso las corrientes diadinámicas para tratar las taquicardias paroxísticas y los cálculos uretrales.

En el asma bronquial, el tratamiento con ultrasonido puede indicarse como sigue:

A 1,5 cm paravertebral, entre T4-T2, con desplazamiento semiestacionario y ascendente por 2 minutos, lo cual se justifica porque en estos segmentos se encuentran los ganglios parasimpáticos, que al recibir la energía ultrasónica, garantizan la relajación de la musculatura lisa de los bronquios, con aumento en la broncodilatación-vasoconstricción de las glándulas secretoras7 y disminución de la secreción bronquial. 8

Nashol 9 estimuló directamente la médula espinal en 11 pacientes con vejiga espástica y autonómica en un estudio no controlado, en los cuales obtuvo 73 % de efectividad al emplear la TENS (estimulación nerviosa eléctrica transcutánea) con parámetros seleccionados de 100 - 300 useg/15 - 40 herz.

ABSTRACT

Different Applications of the Segmental Treatment in Physiotherapy

A literature survey on the clinical applications of the segmental treatment with diverse modalities of physical agents and physiotherapy was carried out, where the uses and effects of this technique are shown in different internal organ and musculoskeletal conditions, with examples of some of these methods. The coincident recommendations stated by the authors consulted with about its exclusive use or in combination with the local therapy are emphasized. The latter is much less common. It is concluded that due to the range of available procedures in the territory, which are of quick action, without additional expenses and not very complex, the segmental treatment should be the most frequently indicated.

Subject headings: ELECTROTHERAPY; ELECTROMAGNETIC; ULTRASONIC THERAPY; SPINAL CORD
Limit: HUMAN

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. Hoogland R. Terapia con ultrasonido. Amsterdam : Enraf Nonius, [s.a]:6-29.
  2. Petersmann K. Indicaciones prácticas para el tratamiento con corrientes diadinámicas de Bernard. Berlín: Siemens-Erlangen, 1998:7-14.
  3. Basford RJ. Electroterapia. En: Krusen J. Medicina física y rehabilitación. 4 ed. Buenos Aires: Editorial Médica Panamericana, 2000:388-413.
  4. Murillo M. Manual de medicina física. Madrid: Harcourt, 1998:12; 85-92.
  5. Madronero de la Cal A. Utilización terapéutica de los campos magnéticos. II. Revisión de sus diferentes aplicaciones. Patol Ap Locom 2004;2(2):90-104.
  6. Hogen KM, Mittelneijer E, Smits I, Stralen C van. Terapia interferencial. Ámsterdam: Enraf Nonius Delft, 1986:28-9.
  7. Rehabilitación en la atención primaria de salud, 2003 [monografía en CD-ROM] [consulta: 18 oct 2004].
  8. Kenneth LW. Neurology and neurosurgery illustrated. London : Churchill, 1996:440.
  9. Nashol BS, Grimes J, Friedman H, Semans J, Avery R. Operative stimulation Phys Ther 1983;63:1593-6.

Dra. Marcia Sandra Hernández Zayas. Julio Sanguily nr 10, entre Trocha y Primera, Reparto Flores, Santiago de Cuba. Zona Postal 3 CP 90300


1 Especialista de I Grado en Medicina Física y Rehabilitación. Máster en Medicina Natural y Tradicional. Instructora
2Especialista de I Grado en Medicina Física y Rehabilitación. Instructora
3 Especialista de I Grado en Medicina Física y Rehabilitación

CÓMO CITAR ESTE ARTÍCULO

Hernández Zayas MS, Martínez Fontanilles AM y Flanders Álvarez M. Diferentes aplicaciones del tratamiento segmentario en fisioterapia [artículo en línea]. MEDISAN 2004;8(2). <http://bvs.sld.cu/revistas/san/vol8_2_04/san04204.htm> [consulta: fecha de acceso].

Indice Anterior Siguiente